Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Salud y variedad

Si eres un incondicional de este fruto pero añoras aquel sabor "de huerta" o "de casa", estás de suerte: se puede recuperar. Por fin los tomates volverán a saber a tomate. Varios expertos nos explican cómo. La ciencia se ha aliado con el paladar. Y pronto lo hará también el precio

Salud y variedad

‘ROJO SALUD’

El licopeno es el pigmento responsable de su color. De alto poder antioxidante, ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Pero no solo hay un tipo de tomate. ¿Todos tienen la misma cantidad de licopeno? No, influyen diversos factores:

  1. La variedad. Por ejemplo, los tomates pera contienen diez veces más licopeno que las variedades más comunes de ensalada.
  2. El grado de madurez. Los ejemplares maduros son más ricos en este compuesto que los verdes.
  3. El tipo de cultivo. Los tomates plantados en invernadero o madurados fuera de la planta tienen menor cantidad de licopeno.
  4. La manera de prepararlo. En casa podemos potenciar el licopeno que tomamos a través del tomate: triturarlo, cocinarlo y aliñarlo con aceite facilita al organismo la absorción de esta sustancia.

La aventura de elegir bien.

Plantéate un reto: comprar un tomate sabroso. Parece sencillo, pero plantarse ante una estantería o caja llena de tomates y tratar de elegir el mejor es toda una aventura digna de Indiana Jones. Consiste en extender la mano envuelta en un guante de plástico, tocar ese que “nos salta a la vista”, presionar (no vaya a estar demasiado maduro) y escoger si le cuadra a nuestro “sexto sentido”. Toda una lotería. Y, hasta que no llegamos a casa, no sabemos si la aventura habrá tenido un final feliz o todo lo contrario. Por tanto, ¿cómo elegir bien y no llevarse un disgusto cuando el tomate ya está en la boca? Lo primero que hay que saber es que el verano es la mejor época para el tomate. Así que, si se quiere acertar, mejor comprarlos en julio, agosto y septiembre. Además, es aconsejable escoger variedades autóctonas. Son más sabrosas en comparación con los híbridos.

Ya sabes cuándo, ahora hay que fijarse en el cómo. Coge el guante de plástico y toca el tomate. Se debe escoger una pieza de piel lisa y peciolo (pezón que sostiene la hoja) fresco. Su consistencia no debe ser ni demasiado blanda ni demasiado dura. Un término medio. Por último, el color rojo debe ser uniforme, lo que indica que se ha recolectado en el punto óptimo de maduración.

Si los tomates que te llevas a casa cumplen estos requisitos, disfrutarás al máximo de su ensalada de tomate, tu salmorejo o tu salsa de tomate. Aventura superada.

UN TIPO PARA CADA RECETA

Por suerte, no solo tenemos una clase de tomate. Existen casi 100 variedades que pueden clasificarse en dos grandes grupos: para cocinar y para ensalada. Esto permite infinidad de posibilidades en la cocina. Buena noticia para aquellos que son creativos en los fogones, pero muy mala para los indecisos a quienes la variedad abruma.

VARIEDADES PARA ENSALADA:

  • ”’Montserrat (5,36

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones