Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Análisis documental para elaborar un diagnóstico sobre la situación de la publicidad de los alimentos en nuestro país : Publicidad de los alimentos: la amenaza de la confusión

Los expertos consideran que la publicidad de los alimentos introduce conceptos confusos, pese a que la ley y los códigos éticos tratan de proteger a los consumidores

Estrategias frente a la normativa

Las estrategias
/imgs/20160201/ninadedo.jpg

La ENS dice que “los anuncios televisivos han sido considerados tradicionalmente la principal estrategia de marketing de comidas y bebidas”. Pero han surgido otros como: la información llamativa en el envoltorio de los alimentos, la publicidad subliminal a través de la inserción de productos (en programas de televisión y videojuegos), el uso de Internet, los patrocinios, las promociones, los premios y la publicidad localizada en eventos y espacios de interés, como acontecimientos deportivos o colegios, etc.

En el libro “Consume y calla”, la psicóloga experta en trastornos alimentarios de la conducta, Ana Isabel Gutiérrez, expone algunos de los trucos que las empresas utilizan en la venta de sus productos alimentarios: jugar con la sintaxis, las palabras o las imágenes para orientar el mensaje que se quiere emitir al consumidor: “si mientras les anuncio algo me acaricio con una sonrisa la tripa y les digo que me siento ligera, ¿ustedes que entienden?”.

La asociación ecologista VSF Justicia Alimentaria Global destaca 9 reclamos publicitarios muy concretos: “natural”, “enriquecido”, “artesano”, “sano”, “propiedades milagrosas”, “tradicionales”, “casero”, “0%” y “light”. Sobre el concepto “natural”, el nutricionista Julio Basulto, explica que “mientras que la población asocia la palabra ‘natural’ a algo saludable, lo cierto es que el fabricante puede utilizarla en un extracto de una planta que ha sufrido un sinfín de modificaciones físicoquímicas, pero cuyo origen es, de forma indiscutible, la naturaleza”. Recuerda que, según el Grupo de Revisión y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas (GREP-AEDN), una de las características que define a los productos fraudulentos es que contengan “afirmaciones que sugieren que el producto es seguro, ya que es ‘natural'”. Pero insiste: “una alimentación equilibrada es como un abrazo: no necesita ‘palabras comodín’ para que sepamos que es saludable”.

A su vez, diferentes blogs de expertos nutricionistas consultados destacan decenas de ejemplos de frases, denominaciones de producto y expresiones confusas. Por ejemplo, “más saludable que…”, “aceite de origen vegetal”, “patatas no transgénicas” y un largo etcétera. Y la ENS añade otras frases publicitarias de éxito sobre la forma artesanal en la elaboración de los productos, como “los bizcochos de la abuela”, “hecho como en otros tiempos”, “cocina elaborada con sosiego y tranquilidad”, etc.

Gutiérrez apunta que la mayoría de las trampas se esconden detrás de un asterisco o en la letra pequeña: “los anuncios no mienten, esconden la verdad tras letras diminutas”.

La norma

Para controlar el mal uso del marketing nutricional y sus efectos en los hábitos alimentarios y la salud de la población, la Comisión Europea aprobó en 2006 el Reglamento CE) n.º 1924/2006, relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos.

Varios de los autores del monográfico de la ENS, llevaron a cabo en 2012 un exhaustivo estudio sobre el “Uso del marketing nutricional en productos anunciados por televisión en España”. Concluyeron que “el incumplimiento de los requisitos del Reglamento en determinados tipos de alegaciones nutricionales, la presencia habitual de alegaciones de salud no autorizadas y el perfil nutricional menos saludable de la mayoría de productos con alegaciones nutricionales y/o de salud podrían estar induciendo a error a los consumidores españoles”.

En concreto, entre otras comprobaciones, se observó un “preocupante” nivel elevado de inclumplimiento (del 75%) de la alegación relativa a productos light y que un tercio de los productos con la alegación nutricional sobre bajo contenido en sal tampoco cumplía el Reglamento. Asimismo, los lácteos, algunos alimentos de la base de la pirámide alimentaria (pan, arroz, galletas y cereales de desayuno) y caldos, salsas y aliños son los productos que recurren con mayor frecuencia al marketing nutricional.

Por todo ello, la ENS recomienda “monitorizar de forma sistemática el grado de cumplimiento del Reglamento Europeo e introducir el uso de los perfiles nutricionales para determinar los productos susceptibles de llevar alegaciones nutricionales y/o de salud”.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones