Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Accidentes: cómo prevenirlos y cómo actuar si ocurren

Antes de emprender cualquier reparación eléctrica en el hogar hay que desconectar la corriente. Y, ante la menor duda, contratar a un profesional: nos va la vida en ello

Accidentes: cómo prevenirlos y cómo actuar si ocurren

Baño y cocina, extremar las precauciones

Los lugares más peligrosos del hogar en materia de seguridad eléctrica son el baño y la cocina, por los cortocircuitos y descargas que se pueden sufrir cuando nuestras manos o cuerpo húmedos entran en contacto con un aparato eléctrico, enchufe o interruptor. Cocina y baño deben contar con toma de tierra, y en la cocina los enchufes han de colocarse a más de un metro de los grifos. Si nuestra cocina cuenta con un enchufe localizado en ese radio de acción debe estar protegido con tapas como las que se emplean para impedir que los niños jueguen o metan los dedos en el enchufe, así se evitará la entrada de agua en el interior del enchufe. Otro aspecto a vigilar es la distribución de las tomas. Hay que determinar cuántas y cuáles son las realmente necesarias. Como mínimo, una cocina debería tener varias tomas de 10 amperios (A), para conectar el frigorífico y electrodomésticos como la batidora o la cafetera, además de tomas de 16A para el lavavajillas y la lavadora, y de 25A para el microondas, el horno y la cocina eléctrica. Respecto a la zona que rodea la bañera o ducha, en el plano vertical que va desde la base de la bañera hasta una altura de 2,25 metros, no se deben instalar enchufes, interruptores o aparatos de iluminación. Tampoco se pueden colocar interruptores, pero sí tomas de corriente de seguridad o protegidas por diferenciales a un metro de la zona que rodea la ducha o la bañera.

Evitar sustos

Cuando una descarga eléctrica recorre el cuerpo humano, se producen lesiones cuya gravedad depende de las circunstancias en las que se desarrolle el accidente. Una electrocución puede originarse por contacto directo, cuando por ejemplo se toca un punto por el que circula corriente (un enchufe), o indirecto, si se contacta con un punto por el que no debe circular corriente pero que, por alguna razón, queda en tensión, como un cable que hace contacto con un aparato. La regla de oro para evitar este tipo de accidentes cuando se manipula la corriente o cualquier aparato eléctrico es tener las manos bien secas y no caminar descalzo o con los pies húmedos antes de utilizar, enchufar o desenchufar cualquier aparato. Tampoco se deben tocar aparatos conectados a la red cuando se permanece dentro de la bañera o ducha, ni utilizar electrodomésticos cerca del fregadero. Y siempre que se vaya a manipular la instalación, se debe cortar el suministro eléctrico y comprobar la ausencia de tensión antes de iniciar cualquier trabajo. Incluso cuando se pretenda simplemente cambiar una bombilla, lo más seguro es desconectar el interruptor automático. Los electrodomésticos también merecen especial cuidado: además de leer con atención el apartado relativo a la potencia en las instrucciones, hay que desenchufarlos tras cada uso, y no hacerlo tirando del cordón, sino de la clavija aislante. Otra precaución básica es no utilizar aparatos con cables pelados, clavijas rotas o enchufes deteriorados.

En caso de accidente

Ante un accidente de origen eléctrico, lo primero es mantener la calma y desconectar sin dilación alguna el interruptor general o, en su caso, desenchufar el aparato. Para ello, quien vaya a cortar el suministro debe situarse en una superficie seca y extremar las precauciones, no sea que se convierta en víctima de un nuevo accidente. Si no llega con la mano, puede recurrir al uso de algún objeto seco y no metálico para desconectar la electricidad. Sólo una vez la corriente desconectada se puede tocar a la víctima, si la hubiere. Lo más apropiado es llamar inmediatamente al servicio médico y mantener al herido tapado y en postura cómoda hasta que llegue el personal sanitario.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones