Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Calcular la potencia y ahorrar en la factura

Antes de emprender cualquier reparación eléctrica en el hogar hay que desconectar la corriente. Y, ante la menor duda, contratar a un profesional: nos va la vida en ello

Calcular la potencia y ahorrar en la factura

¿Cómo calcular la potencia que se necesita?

Se calcula que hay unos 16 millones de viviendas que tienen contratada una potencia insuficiente. Y el problema se agrava cuando esta situación se da en una vivienda de las de instalación eléctrica antigua. Endesa e Iberdrola proponen el uso de simuladores eléctricos disponibles en sus páginas web. Como referencia, para un uso normal de luz, frigorífico, calentador de agua, aspiradora, plancha y lavadora, la potencia mínima recomendada es de 4,6 kW (kilovatios). Si se pretende utilizar también lavavajillas, horno eléctrico, vitrocerámica, secadora y otros pequeños electrodomésticos, la potencia necesaria se dispararía hasta casi 7 kW. Y si la vivienda dispone de calefacción eléctrica y sistema de aire acondicionado, se requiere al menos 9 kW. La mayoría de las viviendas tienen contratada una potencia de entre 2,5 y 5 kW, y la segunda franja más común es la de 5 a 10 kW. No obstante, con una potencia inferior a 2,2 Kw se puede disponer de luz y usar pequeños electrodomésticos. De todos modos, la norma legal establece que, en nuevas construcciones, la potencia no será inferior a 5,7 Kw en cada vivienda aunque luego los usuarios la puedan modificar de acuerdo a sus necesidades.

Que no falten enchufes

Pocos enchufes para tanto aparato, interruptores de la luz mla ubicados y escasez de tomas de televisión son problemas comunes a muchos hogares. Si se va a renovar la instalación, el consejo es claro: colocar el mayor número posible de puntos de luz, enchufes y tomas de teléfono y TV; así se evitarán las molestas reformas posteriores, porque está comprobado que casi siempre acaban resultando insuficientes. Si el salón mide menos de 10 m2 basta con instalar un punto de luz, un enchufe, una toma de calefacción eléctrica y otra de aire acondicionado. Cuando la superficie es mayor, hay que doblar el despliegue. Cada dormitorio debe contar con al menos un punto de luz con interruptor, tres enchufes, una toma de calefacción y otra, en su caso, para el aire acondicionado.

10 chispazos para ahorrar en la factura de la luz

  1. La calefacción puede suponer hasta el 41% de la factura eléctrica del hogar. Merece la pena adoptar medidas para reducir este despropósito de gasto. Apunte tres muy simples: acostúmbrese a temperaturas un poco menos calientes en casa, instale juntas o burletes en ventanas y puertas que eviten las fugas, y cuando oscurezca cierre las persianas y corra las cortinas. Puede reducir más del 30% su gasto de calefacción.
  2. Siempre que sea posible, utilice la luz natural.
  3. Sustituya las bombillas tradicionales por lámparas de bajo consumo. Proporcionan la misma luz, duran ocho veces más y ahorran hasta un 80% de energía.
  4. En las estancias que requieren más luz durante más tiempo (cocinas, porches) utilice siempre tubos fluorescentes. Duran entre 8 y 10 veces más que las bombillas incandescentes y permiten un ahorro de energía de hasta del 80%.
  5. El encendido de las fluorescentes requiere un mayor consumo, por lo que debe evitar que se enciendan y apaguen de manera continuada: si van a permanecer menos de 20 minutos apagadas, es más económico dejarlas encendidas.
  6. Si va a cambiar sus electrodomésticos, compre los que luzcan etiquetas energéticas A+ y A++: permiten ahorrar hasta un 70% respecto a uno con etiqueta D.
  7. En la cocina, sustituya cuando es posible el uso del horno por el del microondas: supone un ahorro de entre un 60% y un 70%.
  8. Aproveche el calor residual de la cocina apagando la placa 5 minutos antes de retirar el recipiente. Use recipientes de diámetro ligeramente mayor al de la zona de cocción y con fondo difusor de calor: el ahorro en la energía para cocinar será del 20%.
  9. Elimine la capa de hielo del congelador, si no lo hace gastará hasta un 30% más de energía.
  10. En la lavadora y el lavavajillas, siempre que sea posible, emplee programas de lavado que no exigen temperaturas elevadas: el mayor consumo de electricidad de la lavadora es calentar del agua. Una colada a 30ºC en lugar de 60ºC reduce el gasto energético a la mitad.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones