Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación

Patés : Información nutricional

De hígado de cerdo, de jamón, de pollo, de atún… La variedad de patés es cada vez mayor. es positivo para satisfacer nuestros gustos, pero complica la decisión de compra. ¿En qué debemos fijarnos para elegir bien?

Información nutricional

A la hora de valorar las características nutricionales solemos mirar la información que se muestra en la etiqueta para conocer sobre todo la cantidad de calorías que aportan y el contenido de grasa. Sin embargo, es mucho más importante observar la lista de ingredientes e interpretar la información nutricional como una información complementaria a la misma. Es casi más revelador saber de dónde proceden esos nutrientes que el dato numérico en sí mismo.

Por ejemplo, si nos fijamos en la cantidad de proteínas, veremos que la mayoría de las marcas analizadas presentan valores muy similares, en torno al 12%, pero en unos casos se trata de proteínas procedentes de pescado (como en el Paté de atún Eroski, con un 14%), en otros de carne de ave (como en el Paté de pollo Casa Tarradellas y en el de pavo La Piara) y en otros de hígado o carne de cerdo (como en Tapa negra La Piara).

En principio sería preferible priorizar las de pescado y las de carne de ave sobre las de carne roja, pero no debemos olvidar que nos encontramos ante patés, así que sus características son diferentes a las de esos alimentos de forma aislada. Es decir, no deberíamos pensar que estamos comprando carne o pescado.

Grasas y calorías

Observando la lista de ingredientes, podemos deducir en muchos casos la composición nutricional. Por ejemplo, si vemos que el ingrediente mayoritario es tocino de cerdo, es de esperar que la proporción de grasa sea elevada y que, además, la mayor parte sea saturada, tal y como ocurre en los patés de hígado de cerdo (Tapa negra e Ibérico de La Piara y Finas hierbas e Hígado de cerdo de Eroski), con un 21-27% de grasa y con alrededor del 9% de grasas saturadas. Sin embargo, si el principal ingrediente es carne magra, carne de ave o pescado, la cantidad de grasas y de grasas saturadas será menor, como ocurre en el Paté de pavo La Piara o el Paté de atún Eroski, con un 12% de grasa y alrededor del 1,5% de grasas saturadas.

Si hablamos de la energía, estamos en un caso parecido. Las grasas son muy calóricas (aportan 9 kcal por cada gramo), así que los patés muy grasos (los de hígado de cerdo) son los que más calorías aportan, concretamente unos 255-295 kcal por cada 100 gramos, frente a las 185 kcal de media que aporta el resto de las marcas analizadas.

La cantidad de sal

El dato más útil que podemos encontrar en la información nutricional es el que se refiere a la cantidad de sal. Un alimento se considera muy salado si contiene un 1,25% de sal o más. En este caso los productos que menos sal contienen son el Paté de hígado de cerdo y el de atún de Eroski, ambos con un 1,4%. Los que aportan más sal son los de Casa Tarradellas y el de finas hierbas Eroski, con un 2%, y sobre todo, la Crema de anchoas La Piara, con un 4%. Es decir, todos los patés analizados tienen una elevada cantidad de sal. Es cierto que cuando consumimos estos productos normalmente no comemos 100 g de una vez, sino más bien una ración de unos 30 g, así que el aporte de energía, grasa o sal, no es tan alto. Pero sí puede tener un impacto significativo si estos productos se destinan a un consumo habitual (por ejemplo, para el almuerzo o la merienda de cada día), especialmente en algunos casos, como la Crema de anchoas La Piara, en el que una sola ración (30 g) contiene 1,2 g de sal.

Nutri-Score 

Todos los productos salen mal parados por su alto aporte de energía, grasa, grasas saturadas y sal, su escaso o nulo aporte de fibra y vegetales. Por eso la mayoría obtiene una calificación D, salvo Tapa negra La Piara y Paté a las finas hierbas Eroski, que tienen una E, y los patés de atún Eroski y pavo de La Piara, con una C. Las principales diferencias se deben principalmente a las distintas proporciones que estos productos presentan con respecto a la energía, la grasa, las grasas saturadas y la sal.

Recomendaciones de compra 

Para hacer una buena elección conviene leer la etiqueta y prestar especial atención a los siguientes aspectos:

  1. Denominación de venta. Nos indica las características reales del producto, así podremos ver que un paté “ibérico” que muestra una imagen de lonchas de jamón en su envase, es en realidad un “paté de hígado de cerdo ibérico”.
  2. Proporción del ingrediente que caracteriza el producto. En la lista de ingredientes encontramos esta información. Así podremos ver que una “crema de anchoas” contiene tan solo un 17% de anchoas.
  3. La cantidad de sal. En este producto, es el dato más destacado de la información nutricional. Si el producto posee más de 1,25% de sal, es demasiado.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones