Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien

Guía de compra: pasta : Con la mejor salsa y al dente

Es un alimento básico por sus beneficios en nuestra dieta (puede consumirse casi todos los días), de precio asequible pero que también admite ahorros considerables

Con la mejor salsa y al dente

Cada oveja con su pareja y cada tipo de pasta con su salsa. Por su forma y tamaño, hay pastas que casan mejor si se acompañan con una salsa que se adapte a ella y potencie su sabor (consultar cuadro).

Tipo de pasta Salsa recomendada
Pastas largas (tallarines, espaguetis, cintas) Salsa de tomate o ligeramente especiada (napolitana), salteados de marisco (fruti di mare), salsa alioglio (ajo y aceite), carbonara ligera con nata y huevo o salsa pesto
Pastas tubulares (macarrones, plumas) Salsas más contundentes como: salsa boloñesa, salsa carbonara con tocineta, salsa funghi, salteados con tocineta, bacón o salchichas con salsa de tomate o con bechamel
Formas pequeñas (fideos, estrellas) Para la elaboración de sopas, caldos y fideua
Formas grandes (conchas, regatones) Para potajes como la escudilla o salsa con verduras. Para rellenar con foie o con setas y luego servir con una sala ligera o como guarnición

La cocción de la pasta es un detalle al que, en ocasiones, no se le presta la atención necesaria. Para asegurarse, conviene seguir siempre las estimaciones del fabricante. Y es que el modo en el que se cocine influye en que esta sea fuente de energía lenta o todo lo contrario, que se convierta en un alimento rico en azúcares de fácil y rápida asimilación. Esto último explica que al poco tiempo de su consumo se vuelva a tener hambre. Con el fin de que la pasta sea una fuente excelente de hidratos de carbono complejos de absorción lenta ha de quedar cocida “al dente”, es decir, cocida por fuera y semicruda en su interior. El modo apropiado de cocer la pasta es calentar un litro de agua con un chorrito de aceite por cada 100 gramos de pasta. En cuanto rompe a hervir el agua, se añade un puñado de sal y la pasta. Después se remueve de vez en cuando para lograr que quede suelta. Para saber si ha alcanzado este punto, se puede sacar de la cazuela un macarrón o un espagueti, partirlo por la mitad y comprobar si el interior queda algo cruda (de color diferente). En ese momento se retira del fuego y se escurre.

Un clásico que admite ahorros del 40%

La pasta es un clásico entre los clásicos de cualquier despensa. A diferencia de otros productos más estacionales, cuyo precio fluctúa, la pasta es totalmente atemporal. Esto obviamente influye en el precio, que se mantiene casi invariable a lo largo del año.

Ante esto, el consumidor puede seguir varias estrategias con el propósito de ahorrar. La primera es la de aprovechar la diferencia en precios que los distintos formatos de una misma pasta suelen presentar: los paquetes de 1 kg son, por definición, algo más baratos que los de 500g de producto.

Otra forma de ahorrar es permanecer atentos a las ofertas de distintas marcas. Ahora bien, estas son fórmulas de ahorro que no se basan en el poder de decisión del consumidor: son prácticas puntuales que dependen más del deseo del fabricante o de la marca en cuestión.

Algo que sí está en su mano es comparar lo que unas ofrecen frente a otras: elegir marcas blancas o combinarlas con otras de fabricante permite reducir el presupuesto que se destina a la compra de pasta.

Para comprobarlo, EROSKI CONSUMER ha realizado una comparativa entre dos familias tipo: la A compuesta por 3 miembros y la B, con 6. Para determinar las cantidades de pasta en cada cesta de la compra, se han tenido en cuenta las recomendaciones de consumo de este alimento, 6 raciones a la semana distribuidas de la siguiente manera: dos platos de sopa, dos platos principales de pasta (uno de pasta al huevo y otro de fresca rellena) y dos en las que este alimento es un ingrediente secundario, como ensalada de pasta y otro como guarnición.

En cuanto a las raciones, se ha tomado como referencia 80g para los platos principales y 40g para las sopas y las guarniciones.

Nº de miembros Consumo mensual recomendado Total coste marca más barata
Familia A 3 4,5 kg Sopa
(2 paquetes de 500 g)
0,98 euros
(Fideos EROSKI Basic)
Plato principal
(4 paquetes de 500 g, 2 al huevo y 2 fresca rellena*)
2,00 euros
(Spaguetti al huevo EROSKI)
6,36
(Tortelloni 4 quesos EROSKI)
Plato secundario
(3 paquetes de 500 g: 2 para ensalada y 1 de guarnición)
2,10 euros
(Farfalle con vegetales EROSKI)
0,59
(Espirales EROSKI)
Familia B 6 9 kg Sopa
(4 paquetes de 500 g)
1,96 euros
(Fideos EROSKI Basic)
Plato principal
(8 paquetes de 500 g: 4 paquetes al huevo y 4 fresca rellena*)
4 euros (Spaguetti al huevo EROSKI)
12,72
(Tortelloni 4 quesos EROSKI)
Plato secundario
(6 paquetes de 500 g: 4 para ensalada y 2 de guarnición)
4,2 euros
(Farfalle con vegetales EROSKI)
1,18 euros (Espirales EROSKI)
Nº de miembros Total coste marca más cara Total ahorro al mes Total ahorro al año
Familia A 3 1,84
(Fideos Gallo nº 2)
0,86 euros
Ahorro del 46%
10,32 euros
2,98 euros
(Spaguetti al huevo Gallo)
0,98 euros
Ahorro del 33%
11,76 euros
11,56
(Tortellini 5 quesos Buitoni)
5,2 euros
Ahorro del 45%
62,40 euros
2,64
(Margaritas con vegetales Gallo)
0,54 euros
Ahorro del 20%
6,48 euros
0,92
(Hélices Gallo)
0,33 euros
Ahorro del 35%
3,96 euros
Familia B 6

3,68
(Fideos Gallo nº 2)

1,72 euros
Ahorro del 47%
20,64 euros
5,96 euros (Spaguetti al huevo Gallo) 1,96 euros
Ahorro del 33%
23,52 euros
23,12
(Tortellini 5 quesos Buitoni)
10,4 euros
Ahorro del 45%
124,8 euros
Plato secundario 5,28 euros
(Margaritas con vegetales Gallo)
1,08
Ahorro del 20%
12,96 euros
1,84 euros (Hélices Gallo) 0,66 euros
Ahorro del 36%
7,92 euros

Más preguntas con respuesta

  • ¿Es mejor comer pasta al mediodía que por la noche? Es fácil encontrar información que señala que los carbohidratos ingeridos por la noche aumentan la ganancia de peso. De nuevo se trata de una creencia sin sostén científico. Ninguna guía dietética de referencia hace alusión (por falta de plausibilidad argumental) al momento en que debe ingerirse un alimento.
  • ¿Engorda? Buena parte de la población cree que la pasta “engorda”. Nada más lejos de la realidad. El más reciente consenso de prevención y tratamiento de la obesidad, firmado por once sociedades españolas de nutrición, revisó a fondo esta cuestión y llegó a la conclusión de que las dietas con mayor contenido de carbohidratos complejos (como los contenidos en la pasta) se asocian con un menor peso corporal. Es más, aconseja incluir una importante presencia de carbohidratos para prevenir la obesidad. El contenido de carbohidratos complejos en la pasta seca asciende a casi el 75% de su peso, de ahí su importancia en toda dieta sana, sobre todo si se trata de pasta integral.
  • ¿Es malo cocerla mucho? Hervir mucho la pasta hace que sus nutrientes se diluyan (por su mayor retención de agua). Por otra parte, una cocción más prolongada hace que sea más digerible (algo muy interesante para las pastas integrales en personas no habituadas a tomar mucha fibra) y existe la preocupación de que ello pueda generar más obesidad, debido a la mayor rapidez de absorción de sus carbohidratos. No obstante, el consenso de obesidad antes detallado señaló que no existen evidencias que permitan afirmar que la carga glucémica de la dieta se asocie a un incremento del peso corporal en adultos.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones