Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Motor > Mantenimiento del automóvil

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizados 160 aparcamientos públicos de pago y rotación en 18 capitales españolas : Parkings: han encarecido el doble que el IPC pero su calidad apenas mejora

En los últimos cuatro años el precio medio de una hora de estacionamiento ha aumentado un 33%, cuando el IPC acumulado es del 14%. Uno de cada cinco parkings suspende en calidad, debido a carencias en servicios, información y seguridad

Los precios no entienden de crisis

/imgs/20090101/tema2.jpg
Desde el 1 de septiembre de 2007 todos los aparcamientos, ya sean públicos o privados, deben cobrar por minuto de estacionamiento y renunciar a los abusivos redondeos al alza. Sin embargo, esta nueva ley no ha impedido que los precios, en algunos casos, se hayan doblado en cuatro años, o que en otros estacionamientos se aplique el conocido como “minuto de oro”. Bajo esta expresión se esconde un precio más elevado por el primer minuto de estancia, una práctica común en los estacionamientos seleccionados en Vitoria (cuesta de media 0,50 euros). Junto a Vitoria, las instalaciones estudiadas en Valladolid, Oviedo y Valencia (0,20, 0,18 y 0,16 euros) son las más onerosas por ese primer minuto. Por el contrario, esos 60 segundos iniciales resultan más económicos en los parkings escogidos en A Coruña y Alicante, apenas dos céntimos de euro.

El precio medio por estacionar una hora ronda los dos euros (1,9). Este desembolso representa un incremento de medio euro, cerca de un 33%, respecto a la media de 2005. Los mayores incrementos respecto a 2005 se hallaron en los aparcamientos estudiados en Vitoria (0,75 más, un 79%), en Zaragoza (80 céntimos más, un 62% de incremento); en Pamplona, 0,72 euros (un 52%) y en Valencia, 77 céntimos de euro (un 45% más que en 2005). En el extremo contrario, Madrid y Almería, con subidas de 0,19 euros (9%) y 0,25 euros (26%). Sin embargo, el precio en Madrid por estacionar el coche 24 horas es el doble de caro que lo que se pagaba hace cuatro años (34,4 euros por día completo de media frente a los 17,12 de 2005). Barcelona y San Sebastián repiten los puestos más onerosos (al igual que en 2005), con 32,4 y 22,7 euros por 24 horas.

El menor desembolso medio se constató en Alicante (10,9 euros) y en Oviedo (12,8 euros), la mitad de lo que se paga por el mismo tiempo en los estacionamientos más costosos. En cuatro años, el precio por aparcar el automóvil un día completo se ha incrementado en algo menos de 5 euros: de 15,26 euros a 20 euros, un aumento similar en términos porcentuales al registrado por una hora de aparcamiento. Además de los precios por hora, en algunos aparcamientos hay que sumar la tasa de acceso. Este sobreprecio se aplica en la mitad de los aparcamientos estudiados en Pamplona (con precios entre 0,05 y 0,25 euros) y en seis de los ocho tomados en cuenta en Valladolid (el coste por acceder al garaje se sitúa en los 0,14 euros de media). Asimismo, en todos los parkings analizados en Oviedo y en seis de los ocho de Alicante se cobra entre 5 y 20 céntimos de euro aunque no se estacione el vehículo y el conductor salga apenas un par de minutos después de haber entrado.

El precio medio por una hora de estacionamiento asciende a 1,9 euros,
aunque en Barcelona sube hasta los 2,7

En casi una de cada tres instalaciones visitadas se obligaba al usuario a pagar la tarifa máxima diaria en caso de pérdida del billete. Para evitar este abuso, el estacionamiento debería contar con cámaras de identificación de matrículas para conocer el tiempo exacto que ha permanecido ese automóvil aparcado y cobrar únicamente esa fracción. Ocurre en todos los garajes públicos analizados en Barcelona, Granada y Pamplona, en los que, pese a perder el ticket, el usuario no tiene que desembolsar más dinero del que debería. Cuando el conductor entra en un aparcamiento de rotación, es fundamental que conozca todos los datos sobre la instalación. De hecho, la legislación exige que se indique “por cualquier medio” y de forma “perceptible” (en lugares visibles) los precios, horarios, normas de uso y funcionamiento del aparcamiento. Obliga además a disponer de hojas de reclamaciones.

Pese a las normativas, la información ofrecida al usuario sólo obtuvo un mediocre ‘aceptable’, una nota inferior al ‘bien’ logrado en 2005. En 6 de los 160 parkings estudiados no exponen claramente sus tarifas a la vista de los usuarios. Lo más acertado es que esas señales con los precios vigentes se sitúen en la entrada al garaje, la taquilla o máquinas donde se efectúe el pago del servicio, así como en las escaleras, ascensores o entradas peatonales de acceso a las instalaciones, como ocurre en la mitad de los estacionamientos estudiados.

Los horarios no eran visibles en uno de cada cuatro aparcamientos. La señalización también era insuficiente: en casi la mitad no había una señal de ‘encienda las luces’ y en el 28% ni siquiera se limitaba la velocidad, recomendada a 10 ó 20 kilómetros por hora. En la entrada era muy común señalar la altura máxima permitida. Sólo en el 46% de los casos se vio una barrera oscilante pintada con franjas rojas y blancas o una barrera de luz que controlase la altura de los vehículos. La señalización de las plazas libres tampoco es la idónea: en un 84% de los casos no disponía de algún sistema que guiase a los conductores hacia ellas (pueden ser señales luminosas) en el interior del recinto.

Es fundamental dirigir el tráfico de vehículos y el de peatones por diferentes lugares para evitar posibles atropellos. Sin embargo, un 10% de los parkings no disponían de una señalización completa de las salidas para vehículos y peatones. En muchas ocasiones, el cliente necesita ubicarse en el parking, especialmente en aquellos que son muy grandes, pero sólo en uno de cada cuatro se vio un cartel con el plano de la instalación, y en el 18% ni siquiera guiaban a los usuarios hacia las máquinas de pago. Otra de las normas es comunicar la existencia de un libro de reclamaciones, pero en uno de cada tres casos no se hacía. Sólo un 10% indicaba un número de teléfono de atención al cliente.

Obligaciones y responsabilidades del titular del aparcamiento

  1. Facilitar un espacio adecuado para que el usuario pueda aparcar con total comodidad.
  2. Entregar un resguardo o justificante en papel u otro soporte duradero donde aparezca la fecha y hora de entrada del usuario al parking, identificación del coche y si se hace entrega de las llaves del vehículo.
  3. Restaurar en el mismo estado en que fue entregado el vehículo, sus componentes y accesorios. No se incluyen en esta norma los accesorios no fijos y extraíbles (aparatos de música y teléfonos móviles) de los que no se responsabilizan los dueños del aparcamiento en caso de robo o deterioro. Lo más adecuado es que sea el propio usuario el que los retire.
  4. Los aparcamientos que cuenten con servicio de custodia (consignas o taquillas) se responsabilizarán de la restitución de los accesorios depositados, siempre que hayan sido declarados por el usuario a la entrada del aparcamiento y que respete las medidas de seguridad que se le indiquen por parte del personal encargado del aparcamiento.
  5. Los aparcamientos podrán establecer precios y tarifas distintos para sus servicios de consigna, en el caso de que dispongan.
  6. Los aparcamientos deberán indicar claramente las tarifas de precios, horarios y normas de uso del aparcamiento y disponer de hojas de reclamaciones a disposición de los clientes.
  7. El propietario del aparcamiento tendrá derecho de retención sobre el vehículo como garantía de pago del precio del aparcamiento.
  8. También podrá proceder a la retirada del vehículo cuando esté aparcado de forma continuada durante más de seis meses en el mismo lugar del aparcamiento y por su estado se presuma el abandono de éste.
  9. El titular del aparcamiento responderá de los daños y perjuicios causados por el incumplimiento de la ley.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones