Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: La factura, al detalle

SI ESTÁS PLANIFICANDO LA REFORMA DE TU HOGAR, CONOCER LOS PASOS QUE HAY QUE SEGUIR ANTES, DURANTE Y DESPUÉS SERÁ DE GRAN AYUDA PARA EVITAR QUE SE CONVIERTA EN TODA UNA PESADILLA. PAGOS EN NEGRO, AUSENCIA DE PRESUPUESTOS, PERDER EL DERECHO A POSIBLES AYUDAS DISPONIBLES... DESCUBRE CÓMO EVITAR ALGUNOS ERRORES QUE PUEDEN SALIR MUY CAROS Y DISFRUTA DE TUS OBRAS CON TODA TRANQUILIDAD.

La factura, al detalle

Para prevenir contrariedades, conviene recordar que todo aquello que no esté documentado carece de valor jurídico. La factura servirá para probar que se ha realizado un servicio por el que se ha desembolsado un pago estipulado previamente por contrato, y debe contener una serie de datos imprescindibles:

  • Nombre legal de la empresa (con el que se dio de alta en Hacienda y la Seguridad Social).
  • CIF de la empresa.
  • Datos de quien paga la reforma.
  • Fecha de pago y cuenta de destino.
  • IVA abonado.

En el caso de que haya un contrato detallado o un proyecto, es aconsejable que haga referencia a los trabajos realizados y a su importe, ya que, si solo aparece “pago por reforma”, no quedará claro, en caso de disconformidad, lo que supuestamente se ha incumplido. En cualquier caso, debe rechazarse cualquier sugerencia de realizar pagos en negro, ya que se estaría totalmente desprotegido ante cualquier reclamación, además de que significaría estar incurriendo en una ilegalidad. “Si consiguieras ponerla, te tocaría hacer frente a una multa por no haber pagado el IVA correspondiente (y a la empresa también)”, afirma García. Es recomendable conservar la factura durante al menos los dos años que dura la garantía sobre la mano de obra, y tener en cuenta que algunos elementos (como saneamientos o calderas) aportan garantías más extensas: si han formado parte de nuestra reforma, será imprescindible conservar este justificante, ya que será necesario para hacer efectiva la garantía.

¿Y si tengo que reclamar?

En el caso de producirse irregularidades durante el desarrollo de una obra (o al finalizar la misma), lo primero que debemos hacer es ponernos en contacto con la empresa y, además, hacerlo por escrito, para que quede constancia tanto del problema como del hecho de que el cliente se lo ha comunicado. Y si no recibimos una respuesta satisfactoria por parte de esta –lo normal es que se refleje en el contrato el tiempo que tiene la empresa para responder–, será necesario contar con la evaluación de un perito, para que este valore las posibles discrepancias entre las labores contratadas y las que finalmente se han ejecutado. Lo habitual es que el gasto que supone este peritaje lo cubra el seguro que hay que tener contratado con la obra.

Si después de dar este paso no ha sido posible solucionar el problema, convendrá presentar una reclamación. Esta deberá interponerse en una Oficina de Consumo local o de la comunidad autónoma correspondiente, en caso de que la empresa esté adherida al Sistema Arbitral de Consumo o haya aceptado adherirse para este caso concreto. En caso contrario, será necesario acudir a la vía judicial; si el importe reclamado no supera los 2.000 euros, será posible hacerlo sin la intermediación de un abogado o procurador. No obstante, en cualquier caso, deberemos adjuntar todas las pruebas documentales de las que dispongamos.

9 datos que debe tener un (buen) presupuesto

  1. Información de la empresa: nombre completo o la razón social, dirección y teléfono.
  2. Datos del cliente: a quién va dirigido el presupuesto.
  3. Tiempo: fecha y plazo de validez (hasta qué fecha la información y los precios son válidos).
  4. Licencias necesarias y su coste: trabajos de demolición, desescombro, fontanería, albañilería o electricidad pueden necesitar una licencia de obra y suponer un coste adicional. Cada municipio tiene su propia legislación, por lo que es necesario informarse en el ayuntamiento.
  5. Contenido: debe ser detallado y preciso. Cada estancia que se va a reformar debe estar desglosada en varios apartados en los que se especifiquen todas las acciones que se llevarán a cabo y los costes de cada una: materiales, mano de obra (cuántos operarios son necesarios), el tiempo estimado de trabajo…
  6. Finalización: fecha de entrega que, en caso de ser superada, debe tener como consecuencia una indemnización, que debe quedar prevista en el presupuesto o en el contrato de obra.
  7. Garantía y seguro: período de garantía y forma para reclamar. Seguro de responsabilidad civil.
  8. Obligaciones a las que se compromete la empresa: la limpieza del portal o la reparación de daños.
  9. Precio: el coste total de la reforma y el IVA correspondiente.

¿Tengo derecho a un IVA reducido?

Quienes realicen obras de rehabilitación, renovación y reparación de sus viviendas pueden beneficiarse de un tipo de IVA reducido del 10% (frente al 21% general), siempre y cuando cumplan con una serie de requisitos:

  • Pueden beneficiarse las personas físicas o las comunidades de propietarios, siempre que la vivienda tenga uso personal (no comercial).
  • Puede aplicarse tanto a una primera como a segunda y sucesivas residencias, siempre que la construcción de la misma haya concluido al menos dos años antes del inicio de la reforma.
  • El coste de los materiales debe ser inferior al 40% del total de la obra.
  • Puede aplicarse a diferentes tipos de obras, como, por ejemplo, fontanería, carpintería, electricidad, pintura, escayolistas, instalaciones y montajes. Infórmate en la Agencia Tributaria.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones