Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: No todas las suscripciones sirven para lo mismo

Esta Navidad, al comprar una PS5 o una Xbox Series X, es probable que el pack más deseado no sea el que viene con tal o cual videojuego para estrenarla, sino el regalo de unos cuantos meses gratis a plataformas desde donde jugar con ellos. Ya lo llaman “la barra libre de los videojuegos”.

No todas las suscripciones sirven para lo mismo

Hay que tener cuidado, porque no todo lo que es una suscripción dentro de una videoconsola nos dará acceso a una tarifa plana de videojuegos para descargar. Existen varias opciones:

  • Suscripción para juego online. Como ejemplo, Sony ofrece PS Now y tiene también PlayStation Plus. Es una cuota diferente e independiente que nos ofrece servicios como el multijugador online para los videojuegos –ojo, hay ciertos títulos muy populares como el Fortnite a los que se puede jugar online sin pagar– y una serie de juegos de regalo cada mes. Estos sí nos los podemos quedar y descargar las veces que queramos, siempre que sigamos pagando la suscripción. Algo parecido ocurre con Nintendo Switch Online o Xbox Live Gold.
  • Pase de temporada, presente en muchos juegos. Se trata de un pago único que nos permite disponer de todos los contenidos (expansiones, paquetes de objetos, mejoras estéticas…) que se ofrecerán durante un tiempo determinado y únicamente para el juego que lo hemos comprado. Si queremos disponer del mismo contenido en otro que también lo ofrezca, hay que pagar de nuevo por ese otro pase.
  • Suscripción individual, por juegos. Existen títulos como World Of Warcraft –siempre de moda– que requieren una suscripción individual para poder jugar. Y el mes que no la paguemos, dejaremos de tener acceso al videojuego. No suena mal como premio ante un buen expediente escolar en el cuatrimestre.

‘Streaming’, ¿igual que las suscripciones?

El streaming es una tecnología que nos permite jugar a través de Internet. La ventaja de esta funcionalidad de juego en la nube es que, en realidad, estamos ejecutando el título en un servidor, por lo que realmente no resulta necesario un dispositivo en particular. Podemos acceder tanto desde un teléfono móvil, como desde un ordenador o una videoconsola. En algunos casos, se están integrando en los propios televisores smart TV. Únicamente necesitamos un mando de juego con bluetooth, para móviles también, y una buena conexión a Internet (preferiblemente fibra simétrica superior a 100 Mpbs o una cobertura 4G al máximo) para disfrutar de los juegos. Pero en su principal virtud tiene también el mayor hándicap: si no tenemos conexión a Internet no se puede acceder a los juegos de ninguna manera.

La posibilidad de jugar a los videojuegos en streaming es una funcionalidad de los servicios de suscripción en el mercado. Hay algunos como Google Stadia, en los que todos los videojuegos se ejecutan a través de esta tecnología y no permiten la descarga para jugar en la propia videoconsola, ordenador y dispositivo. Microsoft, en cambio, lo incluye como parte de su suscripción más completa, Game Pass Ultimate, que da acceso a xCloud. En el caso de Sony está integrado con la suscripción estándar de su catálogo, Playstation Now. Si nos vamos a otras grandes marcas del videojuego, como Nintendo, con su servicio de pago Switch Online, no está disponible el streaming.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones