Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

: Qué se puede hacer en la nube

Fotos, vídeos, apuntes, documentos... El disco duro de los ordenadores poco a poco se va quedando pequeño y es hora de buscar nuevas alternativas para guardar nuestra vida digital. Cuando la falta de espacio de los dispositivos electrónicos es acuciante, la opción elegida por muchos usuarios son los servicios cloud. Pero ¿qué ofrecen estas plataformas? ¿Son seguras?

Qué se puede hacer en la nube

Las utilidades son variadas y, en gran parte, dependen de los propios servicios. Algunos como iCloud, Amazon Cloud Drive o Google Drive no solo permiten tener sincronizadas carpetas de archivos entre varios dispositivos, esto significa que todos los cambios que realice cada usuario autorizado en el documento, se guardarán de manera inmediata. También ofrecen la posibilidad de hacer una copia automática de las fotos que se hacen con el móvil. Y, como añadido, en estas plataformas se puede guardar una copia de seguridad de todo nuestro sistema, ya sea de un PC o del móvil, por si tenemos que restaurar el equipo tras algún problema. Es la forma más segura de almacenar toda la información que contienen nuestros dispositivos y recuperarla en caso de pérdida o accidente.

En la mayoría de servicios no hace falta compartir toda la información de nuestro dispositivo, sino que se puede elegir qué carpetas o archivos son los que se sincronizarán con la nube. También ofrecen la posibilidad de guardar los archivos de forma manual directamente en la nube, sin que se encuentren en nuestro disco duro. Esta opción nos ayuda a aumentar los gigabytes de almacenamiento disponibles en nuestros dispositivos sin tener que adquirir un disco duro o una tarjeta de memoria extra.

Qué permisos solicitan estas plataformas

Los servicios de almacenamiento online nos solicitarán diferentes permisos cuando queramos activar sus funciones. De manera generalizada, son muy seguros y sus aplicaciones garantizan que no se hace un mal uso de los permisos que les ofrecemos. El imprescindible es el de acceso al almacenamiento, ya que va a sincronizar los archivos y carpetas que nosotros queramos. Por otra parte, algunas como Dropbox o Google Drive, en sus aplicaciones móviles nos permiten tomar fotos o escanear documentos y subirlos a la nube, por lo que nos pedirá que aceptemos el permiso de poder utilizar la cámara. Finalmente, es común también que nos soliciten el acceso a nuestra agenda de contactos para poder enviar enlaces o autorizar que puedan hacer cambios en alguna carpeta o archivo.

Cómo guardar nuestros archivos de forma segura

Muchos usuarios se preguntan si los servicios en la nube son seguros. Las noticias sobre servicios online que han sido pirateados y que han dejado las contraseñas expuestas son habituales y son motivo de miedo para muchos usuarios. La realidad es que los datos en las nubes están tan seguros como si estuvieran en nuestro propio ordenador y el eslabón más débil de la cadena vuelve a ser el usuario y su PC, más que el propio servidor. Por eso, es recomendable tomar una serie de precauciones personales a la hora de utilizar estos servicios.

  1. Usa contraseñas fuertes. Compuestas de mayúsculas, minúsculas, números y algún carácter especial (+,*,-,…).
  2. Emplea la autenticación en dos pasos. Todos los servicios de almacenamiento en la nube de calidad cuentan con esta función que, además de la contraseña, nos solicitará un código que recibimos por SMS o el uso de algún tipo de identificación biométrica desde nuestro móvil (huella dactilar, cara, iris…).
  3. Cifra los archivos antes de subirlos. Si bien las propias plataformas cuentan con sistemas de cifrado para que, incluso si alguien se los descarga, no pueda leerlos, podemos añadir una capa más de seguridad a los más delicados con un cifrado de origen desde nuestro ordenador con alguna aplicación destinada a este fin.
  4. Mantén actualizadas las aplicaciones si utilizas la sincronización automática. Como norma general, una buena práctica de seguridad informática es “no pasar” de las actualizaciones de los programas que más utilizamos, ya que suelen corregir fallos de seguridad detectados.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones