Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Análisis documental para conocer los hábitos de uso de las redes sociales por parte de la población infantil y adolescente : Niños y adolescentes cautivados por las redes

El 66% de los jóvenes de entre 10 y 17 años tienen ya su propio perfil en una red social, una herramienta de interacción y expresión de su identidad, al margen de los adultos

Perfiles: configuración y legalidad

Perfiles

EU Kids Online comprobó en 2011 que el 56% de los adolescentes españoles de entre 9 y 16 años encuestados que usa Internet tenía un perfil en una de las plataformas sociales online. Por edades, mientras el 11% de los menores de entre 9 y 10 años confirmaba tenerlo, entre los de 11 y 12 años esa proporción era del 42%, entre los de 13 y 14 años de un 74% y entre los adolescentes de 15 y 16 años de un 89%. Hay que recordar que, en España, la edad mínima legal para disponer de un perfil en una red social online es de 14 años. Aun así, según esta investigación, aproximadamente el 40% de los niños y niñas entrevistados de entre 9 y 13 años contaban con uno.

Un año después, la encuesta del Ministerio de Interior observó que el 66% de los jóvenes consultados de entre 10 y 17 años tenían su propio perfil en una red social. Es más, el 22% de ellos confesó tener más de uno.

Además, en esa investigación, también se consultó a más de un millar de padres sobre si sus hijos (de 10 a 17 años) tenían permiso para tener un perfil propio en una red social: un 40% respondió que no, un 33% solo bajo su supervisión y otro 27% en cualquier momento. Por su parte, entre el millar de jóvenes preguntados, el 43% aseguraba que sus progenitores les permitían tener su propio perfil siempre que quisiesen, al 28% solo con permiso, un 2% admitieron que sus progenitores no lo sabían y al 27% no les permitían tenerlo.

Configuraciones y contactos

Los investigadores de EU Kids Online indican que, a la hora de considerar la seguridad del menor en las redes sociales, es importante tener en cuenta el número de contactos que tengan y el modo en el que hayan configurado su perfil.

Así, la mayoría de los menores con perfiles en redes sociales que participaron en esta encuesta tenían entre uno y cincuenta contactos en su perfil. Solo había un 8% de los usuarios de estas redes que afirmaban tener más de 300 contactos. Aunque los expertos explican que el número de contactos no tiene por qué ser negativo en sí mismo, sí que “puede implicar, especialmente en el caso de los menores, una falta de criterio o de atención sobre determinados contactos que pueden llegar a ser peligrosos”.

En cuanto a la privacidad, cerca del 70% de los menores entrevistados entre 11 y 16 años que tenían perfil lo configuraban privado. Sin embargo, solo un 48% de los niños de 9 a 10 años lo hacían (el del 36% era público). Los expertos advirtieron que “el hecho de que sean los más pequeños quienes no configuran adecuadamente su perfil de seguridad hace pensar que a esas edades el menor aún no ha adquirido las habilidades suficientes para discernir estos aspectos”. Aseguran, además, que España es “el país en el que más menores afirman mentir sobre su edad en el perfil de la red social (el 27%), posiblemente con la intención de poder dar de alta uno”.

El Ministerio de Interior, por su parte, observó en 2014 que un 48% de los menores entre 10 y 17 años consultados definía el perfil como privado (solo para que sus amigos pudieran verlo), otro 33% parcialmente privado (para ser visibles a los amigos de sus amigos) y el del 16% era público (para que todos pudieran verlo). Los elementos de sus perfiles eran los siguientes: el 65% había puesto una fotografía con su cara, el 44% también el apellido, el 32% tenía una imagen que no reflejaba su identidad, el 30% indicaba la edad real, el 24% el colegio, el 20% ponía una edad que no era real, el 4% su dirección y su teléfono y un 9% otros datos que no eran reales.

En este sentido, el director del Centro de Seguridad para los Menores en Internet, Guillermo Cánovas, opina que los adolescentes cada día cuidan más la privacidad de su perfil: “están más preocupados que los adultos por su reputación digital. Lo que digan, opinen y hagan sus amigos y conocidos con ellos es de máxima importancia”. Pero ¿qué les lleva a facilitar información sensible que pueda perjudicarles? Según Cánovas, “es una concesión para conseguir más aceptación y, en ocasiones, popularidad.

Lucía Merino, por su parte, explica que “las redes sociales online son para los jóvenes un espacio en el que todo puede ser mirado y todo puede ser mostrado, lo que supone una fuerte satisfacción simbólica para ellos”. Destaca el término “extimidad”, definido como “la exposición de forma pública de aquello que se considera del ámbito privado”. Como consecuencia, se difuminan “las fronteras entre la esfera pública y privada”.

La atracción de chatear

El chateo es una de las actividades principales que realizan los adolescentes en estas plataformas online sociales, tal y como concluye la investigación realizada por los profesores de la universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Tres cuartas partes de los encuestados reconocen que lo hacen con mucha frecuencia. Además, la mitad se sirve de ellas para ver vídeos o fotos de amigos, un 48% se dedica a enviar mensajes y el 43% a actualizar su perfil.

Según Cánovas, Internet tan solo es un canal para los adolescentes, puesto que hablan exactamente de lo mismo que comentan en la red social cotidiana offline: “para ellos no existe esa diferencia entre vida online y vida offline“.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones