Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Deporte aventura: 93 empresas y 11 especialidades deportivas, a examen : Mucho que mejorar en comodidad y bastante en seguridad

Mochila a cuestas, muchas generaciones de aficionados al deporte inmerso en la naturaleza se han adentrado en la montañas y grupos excursionistas han practicado el senderismo o trekking en todas las épocas

Buceo y tabla comparativa

El descubrimiento del mundo submarino o la sensación de estar “planeando” tranquilamente a treinta metros de profundidad en aguas cristalinas siempre ha atraído al hombre. Algunos prefieren un poco más de riesgo, disfrutando junto a los tiburones martillo, otros gozan fotografiando todo el colorido de los corales. Hay dos formas de buceo deportivo: el buceo a pulmón libre con snorkel (tubo respirador) y el buceo con escafandra autónoma. Esta última modalidad está basada en el sistema SCUBA, que permite al buceador respirar bajo el agua a mayor profundidad y durante más tiempo, aunque estos dos factores son los que marcan, en parte, el grado de dificultad de la inmersión El equipo necesario para realizar una inmersión consta de traje de neopreno (dependiendo de la época del año y del lugar donde se bucee habrá que tener en cuenta el grosor), aletas, cinturón con pesos, chaleco para facilitar la inmersión, gafas, botellas de aire y un regulador que suministra el aire al buceador.

Además, hace falta un profundímetro, un finímetro (para saber cuánto aire nos queda) y un reloj sumergible. Estos tres aparatos pueden ser sustituidos por un ordenador de inmersión. La mayoría de las organizaciones que ofrecen titulaciones imparten cursos “rápidos” para introducir al inexperto, de una duración media de entre cinco y siete días, dependiendo de la climatología y la zona geográfica donde se desarrollen. Se enseña a manejarse en las profundidades, vaciar la máscara dentro del agua, consumir la menor cantidad de aire y compartir el aire de las botellas con los compañeros, entre otras cosas. También existe la opción de realizar una única inmersión con el instructor, en cuyo caso no hace falta tener ningún tipo de preparación especial. Las organizaciones que ofrecen titulaciones y tienen sede o delegación en España son: FEDAS (Federación Española de Actividades Subacuáticas), BSAC (Asociación Británica de Buceo), PADI (Asociación Profesional de Instructores de Buceo de Estados Unidos), ACUC y SSI (norteamericanas), FFESSM (francesa) y VDST (alemana). El buceo es un deporte que todas las personas pueden practicar. Basta con hacerse un chequeo médico y descartar cualquier problema que impida sumergirse en el mar.

Actualmente en España hay unas 50.000 personas con la titulación necesaria para practicar este deporte. Bucear es positivo para luchar contra el estrés y resulta saludable para los pulmones de los fumadores, para la circulación periférica de las mujeres, para personas con sobrepeso – es un deporte que pueden practicar sin problemas -, y para quienes sufren discapacidad física. En Estados Unidos, los hospitales lo recomiendan como terapia para niños. En España hay que tener más de 14 años para obtener el título básico. Ver a un mero en una grieta, a las gorgonias mecerse en las tenues corrientes submarinas, por ejemplo, ayudará a estos niños a tener una mejor comprensión de su entorno y a ser más respetuosos con los océanos y su fauna y flora.

Recomendaciones

  • Es imprescindible iniciarse con buenos instructores y hacerlo con equipos adecuados en lugares donde las aguas sean limpias, transparentes y no haya grandes corrientes. De esa manera, disfrutar de la nueva y transparente dimensión marina está garantizado.
  • El traje debe ajustarse perfectamente al cuerpo, y las aletas deben ser las adecuadas según la estatura.
  • Gafas y tubo deben estar perfectamente limpios y la embocadura ha de ser cómoda.
  • Se puede practicar en un club de buceo, pero conviene asegurarse de que sus servicios incluyan embarcación, traslado en vehículo, duchas, almacenaje del equipo y estación de carga.
  • Es obligatorio bucear siempre en un grupo mínimo de dos personas.
  • No se debe tratar de sobrepasar la profundidad permitida por la titulación que se posee.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones