Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Tráfico en las capitales : Muchas diferencias en fluidez

Desplazarse de un punto a otro de nuestras capitales no entraña la misma dificultad ni el mismo coste en unas que en otras. Y el despliegue de transporte público también difiere mucho.

Zona Este

En Murcia y Castellón, tres veces más lento que en Valencia

Podría parecer que transitar en nuestras ciudades nos equipara como usuarios; que todos, más o menos, padecemos la misma problemática: atascos en horas punta, dificultades para encontrar un taxi o bus en el momento necesario, retrasos constantes por los problemas de tráfico y de aparcamiento del coche, goteo incesante de dinero (parking, OTA, multas, transporte público) … Pero la realidad desmiente esta supuesta equivalencia.

La revista CONSUMER ha investigado, con un sistema propio de análisis, sobre el tráfico en nuestras ciudades. Y ha realizado un informe que sorprende en más de una conclusión: la fundamental es que se registran notables diferencias en la fluidez del tráfico de las ciudades de nuestro ámbito. Se analizan la rapidez y el coste económico que, en el tráfico urbano, suponen los medios de transporte que están a disposición del ciudadano en las ciudades de Barcelona, Castellón, Valencia, Alicante y Murcia.

Sin duda, Valencia es la ciudad dónde más rápido resulta moverse utilizando cualquiera de los cinco medios de transporte que se han estudiado (coche privado, autobús, taxi, moto y metro). Alicante se sitúa en segunda posición en fluidez del tráfico urbano, seguida muy de cerca de Barcelona. En el lado opuesto, y a gran distancia de las tres citadas, están las otras dos capitales. Murcia es dónde más cuesta recorrer un kilómetro (tres veces más que en Valencia), seguida por Castellón, con un tráfico sólo un poco más ligero.

El estudio ha seleccionado tres rutas en cada ciudad. En las cinco capitales se ha calculado el tiempo necesario para ir desde el ayuntamiento hasta la mayor estación de autobuses y hasta el campo de fútbol, así como el tiempo que se emplea en llegar desde la estación de RENFE hasta el campo de fútbol. Estos tres itinerarios se han efectuado a las 9 de la mañana, a la una del mediodía y a las cinco de la tarde. Y cada día de la semana, de lunes a jueves, se ha utilizado un medio de transporte diferente.

El tráfico más fluido, en Valencia.

Valencia, con diferencia, es la ciudad por la que se circula de forma más fluida en el centro urbano, porque todos los transportes se mueven más rápido que la media de las cinco capitales. También en Valencia el metro es más rápido que en Barcelona, únicas ciudades del estudio en las que existe este servicio. Tras la ciudad del Turia (con una media global, para todos los mediso de transporte, de poco más de cuatro minutos por kilómetro recorrido) se sitúan Alicante y Barcelona. En Alicante, con una media de algo más de 6 minutos por kilómetro, sólo el autobús resulta un poco lento. El resto de los medios de transporte se sitúan por debajo de la media, igual que en Barcelona, cuya media global también es de seis minutos y medio por kilómetro.

La ciudad más lenta es Murcia, cuya media entre los cuatro medios de transporte (esta ciudad carece de metro) ronda los 13 minutos por kilómetro urbano, el triple que en Valencia. Un darto elocuente: el recorrido en coche que en Valencia significa poco más de cuatro minutos, en Murcia supone casi 20 minutos. También en taxi y moto es Murcia la ciudad más lenta. Castellón es la segunda peor ciudad en cuanto a fluidez general de circulación, y registra los peores tiempos en el autobús, que es cuatro veces más lento que en Valencia.

El informe revela asimismo que el medio de transporte más rápido en tres de las cinco ciudades es el ciclomotor, con una media de cuatro minutos y medio para cada kilómetro cubierto. A pesar de esto, el recorrido que en Valencia requiere en moto menos de tres minutos, en Murcia supone más de cinco. Tras la moto, el taxi se revela como el segundo medio más rápido, y es el transporte más veloz en Barcelona y Alicante. Recorrer un kilómetro en coche (cerca de los nueve minutos por kilómetro) necesita, de media en todas las capitales, el doble de tiempo que en moto. Y el más lento de todos los transportes es, de lejos, el autobús. Tres veces más lento que la moto, con una media para las cinco capitales de casi 15 minutos por kilómetro.

Sólo en Murcia es más lento desplazarse en coche que en los buses urbanos. En posición intermedia quedan el coche (excepto para Murcia) y el metro en Barcelona y Valencia. Conviene aclarar que, en la prueba práctica, se ha incluido también el tiempo necesario para llegar hasta el medio de transporte de que se tratara, bien hasta el lugar de estacionamiento del coche o moto, bien hasta la parada del bus, taxi o metro.

Transporte público, muy desigual.

Desde diversas instancias, oficiales y populares, se trata de incentivar el uso de los transportes públicos (o, al menos, así se comunica) para agilizar el tráfico en las ciudades y reducir tanto la contaminación atmosférica y acústica como el gran consumo de energía generados por el uso excesivo del coche privado para recorrer tramos urbanos. CONSUMER ha comparado el despliegue de transporte público en cada una de las 5 ciudades estudiadas. Se comprueba que hay diferencias abismales.

Barcelona es la ciudad con mayor dotación relativa (en proporción al número de habitantes) de taxis y autobús. En la ciudad condal hay casi siete taxis por cada mil habitantes, mientras que Castellón y Murcia no llegan siquiera a un taxi por mil habitantes. En los autobuses, se tomó como referencia el número de asientos que la flota de buses urbanos de cada ciudad ofrece a los usuarios. Barcelona es, nuevamente, la ciudad más equipada. Existen cerca de 19 asientos por cada mil habitantes. Murcia, la peor dotada, posee menos de dos asientos por cada mil habitantes. El resto de las capitales oscilan entre los 17 asientos de bus por cada mil habitantes Valencia y los poco menos de 4 de Castellón. Enormes diferencias, por tanto, también en el parque de buses.

Los minusválidos lo tienen mal.

En cuanto a adaptación de estos medios de transporte a los minusválidos, la situación difiere mucho de la anterior: en taxis, destaca Murcia, con casi un 10% de sus taxis adaptados. Alicante, Valencia y Barcelona no alcanzan siquiera el 1% y Castellón no llega al 3%.

Respecto a buses adaptados, sobresale Alicante con el 40% de su flota adaptada a estos usuarios especiales. Castellón ofrece el 20% de sus buses adaptados. Cerca se encuentra Barcelona, con el 17%. Murcia se queda en el 12 %. La peor de todas es Valencia, que no ofrece siquiera el 5% de sus buses a los minusválidos.

Por el contrario, esta es la única ciudad que ha puesto en funcionamiento, de forma experimental, buses ecológicos, que utilizan una mezcla de combustibles diferentes al gasoil y que contaminan menos.

Circular cuesta lo suyo.

La ciudad donde el tráfico urbano tiene un coste más elevado, donde más caro resulta (de media, incluyendo todos los transportes del estudio) recorrer un kilómetro, es Murcia, con un coste superior a las 116 pesetas, seguida de Castellón, que ronda las 100 pesetas. Estas son las ciudades, recordemos, donde el tráfico es también más lento. La ciudad por la que más barato resulta circular motorizado es Valencia (también era la de tráfico más rápido), cuya media de coste no alcanza las 50 pesetas por kilómetro. Barcelona ronda las 60 pesetas por kilómetro recorrido y Alicante está cercana a las 80 pesetas.

Para hacer el cálculo de los costes se ha tenido en cuenta: para el coche, el precio de la gasolina súper con un consumo medio de 9.5 litros por 100 kilómetros, lo que nos da un gasto de 121 pesetas por litro. Para la moto, cuyo carburante es una mezcla de gasolina y aceite, se partió de un consumo medio de 4 litros cada 100 kilómetros, lo que supone 160 pesetas por litro. Junto al consumo de gasolina, se ha incluido, cuando ha sido necesario, el gasto de aparcamiento en parking o, en su caso, de la ORA. Maticemos que ni en la moto ni en el coche privados se han tenido en cuenta los importes de adquisición, de los seguros y del mantenimiento. Si se hubieran repercutido proporcionalmente estos costes, los resultados hubieran sido bien distintos.

Con estas premisas, aparece el ciclomotor como el medio más económico, seguido del coche privado, aunque el gasto que este requiere sea ya tres veces superior. El tercer medio más barato para el usuario es el autobús (ocho veces más caro que la moto, siempre por kilómetro urbano recorrido). El taxi dispara su coste, casi 40 veces superior al de la moto.

Pero no todo es el precio, en el transporte público juega un papel también preponderante la disponibilidad. Al respecto, CONSUMER ha comparado la amplitud del horario de los buses. Y, una vez más, las diferencias entre las cinco capitales son notables. Barcelona ofrece el servicio más amplio, con 19 horas de funcionamiento diario los laborables. Castellón y Murcia se sitúan, otra vez, al final del ranking, ya que sus buses sólo funcionan 14 horas y media y 15 horas al día, respectivamente. Valencia y Alicante superan las 18 horas de servicio diario.

Tarifas, también distintas.

En las cinco ciudades, para las tarifas del taxi encontramos las dos modalidades, bajada de bandera y tarifa única, por lo que no se puede realizar una comparación exacta. Las diferencias entre las tarifas de taxi de un día festivo y uno laborable son más comparables. Tanto en laborable como en festivo, la ciudad más cara, es Barcelona (96 y 112 pesetas por kilómetro recorrido, respectivamente) y las más baratas son Murcia (un día laborable, 78 pesetas por kilómetro) y Alicante (un festivo, el kilómetro sale a 102 pesetas). El autobús, por su parte, ofrece tarifas también dispares. Castellón es la más barata. Tanto en el billete ordinario, que cuesta 80 pesetas, hasta en el bono-bus con el que un viaje sale por 50 pesetas, pasando por los descuentos para estudiantes, que les permiten viajar por 35 pesetas.

Además, en esta ciudad, los jubilados viajan gratis. Barcelona cuenta con los billetes ordinarios más caros (135 pesetas), pero ofrece un bono-bus, que sale a 74 pesetas el viaje. También disponen los buses de Barcelona de descuentos para jubilados y estudiantes, igual que los de Alicante. Murcia es la más cara en el bus, ya que, aunque su billete ordinario es el segundo más barato, su bono-bus es el más caro.

Además, os descuentos para la tercera edad son menos interesantes que los del resto de las ciudades, y sus buses no ofrecen tarifa para estudiantes. Valencia no destaca. Su billete ordinario es el segundo más caro (105 pesetas), pero el bono-bus sale barato, a 67 pesetas el viaje. Para los ancianos, hay una tarjeta anual de 1.600 pesetas, sin límite de viajes. Pero olvida a los estudiantes.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones