Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien

: Sugerencias de compra

Su contenido calórico no es tan elevado como se piensa, aunque por su aporte en azúcar se recomienda un consumo moderado

Sugerencias de compra

Para quienes no renuncian al dulce

Lo ideal sería escoger mermelada (mejor que confitura, ya que suele contener más azúcar) y elegir las preparaciones ya dispuestas en porciones. La marca Helios los comercializa en distintos sabores albaricoque, ciruela, fresa y melocotón. Aunque son de calidad extra (tiene más fruta) se trata de confituras. De igual manera, al tener las raciones ya calculadas se controlará con más éxito la tentación. Para pasar con nota el desayuno, lo más apropiado es tomar pan integral sin sal (también tostado).

  • Precio ración (25 g): 0,13 euros.
  • Precio tarro (25gx8): 1,10 euros.

Para los más pequeños

De nuevo, el consejo pasa por decantarse por la mermelada antes que la confitura. Las razones son que se elabora con fruta entera y suele tener menos azúcar. Debido a que el sabor dulce de las versiones sin azúcares añadidos (pero con edulcorantes artificiales) suele ser mayor, no conviene utilizar a menudo en niños este tipo de productos: el paladar tiende a acostumbrarse al potente sabor dulce y luego puede que el niño tienda a comer mayor cantidad de alimentos dulces. En este caso, podemos optar por preparaciones clásicas como la Mermelada EROSKI Basic de fresa o innovar en la mesa y elegir formatos como la Mermelada Bocabajo de Hero de fresa; un dosificador que no requiere el uso de cuchara o cuchillo y que facilita la tarea a los más pequeños.

  • Precio ración (25 g): 0,13 y 0,05 euros.
  • Precio tarro (350 g y 410 g): 1,95 y 0,92 euros.

Para diabéticos

Una persona con diabetes no debería consumir mermelada o confitura de forma habitual, ya que el perfil nutricional de estos productos no es óptimo para ellos. Se suele fomentar en estas personas el consumo de mermeladas o confituras con fructosa, debido a que se digiere de manera más lenta y produce menos picos de azúcar en sangre. Lo cierto es que hay estudios que demuestran que la fructosa añadida puede incrementar el riesgo cardiovascular. Por todo ello, lo preferible es escoger las versiones “sin azúcar”. La mermeladas de la gama de EROSKI Sannia (fresa, melocotón, albaricoque, ciruela…) se elaboran sin añadir azúcares. Debido a ello, estas mermeladas tienen un 75% menos de azúcares que las mermeladas normales. Contienen edulcorantes acalóricos como el aspartamo, apto para los diabéticos.

  • Precio ración (25 g): 0,11 euros.
  • Precio tarro (215 g): 1,01 euros.

Para los que buscan nuevos sabores

Mermelada y sabor dulce parecen un matrimonio indisoluble. Pero el mercado ofrece recetas y preparaciones menos edulcoradas que nos brindan la oportunidad de sacar mayor rendimiento en la cocina, incluso en platos salados. Con la confitura de tomate de EROSKI podemos preparar unas deliciosas tostas templadas con roquefort y salmón. La de cebolla (Hero la comercializa) es otra de las recetas más comunes en el mercado. Para probarla, una idea: solomillo a la plancha con cama de cebolla confitada.

  • Precio ración (25 g): 0,06 y 0,15 euros.
  • Precio tarro (365 g y 320 g): 0,99 y 1,95 euros.

Apuntes para el ahorro

  • Marcas blancas. Si algo ha demostrado la crisis económica es el auge de las marcas de distribución como aliadas en el ahorro doméstico. A lo largo de todas las Guías de Compra que hemos elaborado, se ha mostrado que los precios de los productos de marca blanca frente a los de fabricante son más democráticos. En el caso de las mermeladas y las confituras las diferencias son claras: una ración de 25 g de mermelada de fresa de marca distribución cuesta, de media, 5 céntimos mientras que la de fabricante dobla el precio, 11 céntimos. El ahorro potencial es de 6 céntimos. Si echamos cálculos, una familia de cuatro miembros que tome dos veces a la semana mermelada, al año podrá ahorrarse en torno a los 25 euros.
  • Por tipo. El desconocimiento o la desinformación lleva a que el en el imaginario colectivo la confitura sea a priori un producto más selecto, y por lo tanto más caro, que la mermelada. Pero lo cierto es que el precio de la mermelada (con mayor contenido en fruta y además entera o en trozos) es más elevado que el de la confitura (con menor cantidad de fruta y elaborada a partir de su pulpa): el precio medio de la mermelada de fresa de fabricante es de 0,11 euros y el de la confitura de fabricante 0,09 euros.
  • Ofertas. Gestionar nuestros recursos de una manera eficiente es el punto de partida para conseguir ciertos ahorros en cualquier economía doméstica. La compra de mermeladas no debería escapar de esta eficiencia, por asequible que pueda llegar a ser su precio. No experimentar y elegir aquellos sabores y recetas que sabemos que más gustan en casa es una manera de evitar que el bote de la mermelada acabe en el cubo de la basura. Permanecer atentos a ofertas y promociones es otro hábito que se debe interiorizar así como asegurar la correcta conservación de los envases de la mermelada una vez abierta: siempre en el frigorífico.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones