Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Valor emocional de los alimentos : Pequeñas concesiones

Los platos preferidos durante estas fechas también tienen cabida en la mayoría de las dietas terapéuticas siempre que su consumo sea moderado y puntual

Pequeñas concesiones

/imgs/20101201/alimentacion1-1.jpg
La renuncia absoluta a cualquier cosa por no poder conseguir todo lo que se desea, lo que en psicología se denomina mecanismo de “todo o nada”, explica la frustración y el desánimo de numerosas personas que ven más obstáculos que facilidades para conseguir su objetivo: perder peso o mantenerse en un peso saludable. Esta actitud aflora con más frecuencia en épocas concretas como los meses previos al verano o a la Navidad, en las que se espera ver con ansia los resultados de la dieta. Cada persona debe asumir que tiene sus limitaciones y que puede disfrutar con lo que ha sido capaz de conseguir hasta ese momento. Es más sano y equilibrado para la salud emocional disfrutar de un pequeño capricho con la tranquilidad de ser moderado el resto del día y la semana que decidir ‘saltarse la dieta todo el día’.

El mantenimiento de un peso saludable o el tratamiento de una enfermedad a través de la dieta más adecuada exige saber planificar la alimentación en el tiempo, más allá de los días inmediatos. Eso sí, sin renunciar para siempre al placer que proporcionan algunos alimentos tomados en su justa medida y en momentos concretos. Por eso, no se debe prohibir el consumo de ningún alimento (siempre que la persona esté sana), ni siquiera los más calóricos. Sí se ha de explicar al paciente que su consumo es superfluo e innecesario y que el beneficio no va más allá del gusto momentáneo y pasajero.

/imgs/20101201/alimentacion1-2.jpg
La clave se halla en la diferencia entre privación total y moderación en el consumo, y en dar alternativas y sugerencias para aligerar en azúcares, grasas y calorías los alimentos, las recetas y los platos que más gustan.

  • Dulce, pero no azucarado. Si a una persona le tientan los dulces, es posible buscar recetas de postres dulces en los que el azúcar es prescindible para su elaboración. El uso de especias que emulan ese sabor y aportan un gusto agradable a la receta, como el clavo, el cardamomo, la canela, la nuez moscada, el anís y la vainilla no tiene por qué ser exclusivo de repostería y pastelería. La adición de canela da un sabor delicioso a platos de arroz, pollo, carne estofada, pescado. La nuez moscada proporciona un toque exótico a las ensaladas. Las frutas desecadas -como las pasas, las ciruelas secas y los orejones-, ya sean enteras o trituradas, en forma de cremas suaves o en distintos platos (cordero, conejo, arroces o ensaladas), confieren el contrapunto de sabor a unas preparaciones de por sí saladas. Su sabor dulce natural reduce la tentación de necesitar terminar la comida con un postre dulce, por lo general, demasiado azucarado.
  • Formas de aligerar los platos. Se puede optar por el spray de aceite para aliñar la ensalada, elaborar salsas ligeras con yogur batido o quesos suaves, macerar las carnes y los pescados con hierbas aromáticas para que resulten jugosos y sabrosos a la plancha, o cocinar los alimentos en papillote, en su propio jugo.

Nervios bien nutridos


Son varios los nutrientes que fortalecen los nervios y ayudan a calmar, en parte, la sensación de nerviosismo que acompaña a la ansiedad. Por ello, conviene revisar con detenimiento la alimentación que sigue cada uno. Al mismo tiempo se debe comprobar si se ingieren alimentos ricos en magnesio, triptófano y vitaminas del grupo B, entre ellas la B6, la B1 y la B12.

Por sus propiedades relajantes, el magnesio mantiene a raya el ritmo cardiovascular, que lo convierte en un buen complemento dietético para calmar la ansiedad. Se consume suficiente magnesio cuando se tiene la costumbre de comer un puñado de frutos secos. Las legumbres, los alimentos integrales y las verduras de hoja, como las acelgas o las espinacas, también concentran una buena dosis de este mineral.

Por su parte, el aminoácido triptófano, componente de las proteínas, se transforma en serotonina mediante complejos ciclos metabólicos, lo que permite mantener sus niveles adecuados en el organismo (los bajos niveles de serotonina se asocian con un bajo estado de ánimo). Reservar las proteínas animales (carnes, pescados o huevos) para la cena garantiza el aporte diario de este aminoácido. Una fruta diaria rica en triptófano, como el plátano o la piña, también es un buen recurso.

La vitamina B6 participa en la síntesis de serotonina a partir del triptófano, así como en la formación de las vainas de mielina de las neuronas, necesaria para que estas células transmitan correctamente los mensajes. Su deficiencia causa nerviosismo y ansiedad. En la época de más nervios, acostumbrarse a tomar copos de avena con germen de trigo durante el desayuno, o añadir este complemento dietético a las ensaladas y zumos, es una manera eficaz de enriquecer la dieta en vitaminas del grupo B.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones