Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Deporte aventura : Mal en seguridad y en calidad de servicio

Se estudió la información proporcionada por un centenar de empresas de deporte aventura del todo el país. Los precios difieren mucho de unas a otras.

Calidad de servicio y atención al cliente

/imgs/20050301/tema03.jpg
También este ámbito se ha comprobado un amplio margen de mejora para las empresas de deporte aventura: el 54% de ellas suspende el examen y el 25% debe conformarse con un simple aprobado, y sólo el 15% consigue un “bien” mientras que es un muy exiguo 6% el que logra un “muy bien” de media. Los peores deportes en calidad de servicio fueron parapente, espeleología, alpinismo, escalada, descenso de cañones y puenting. Sólo el flysurf consigue un bien y el resto se queda en un aceptable. En general, lo peor es la casi inexistencia de contratos (con lo que ello supone de falta de compromiso de estas empresas para con sus clientes) y lo poco que se tiene en cuenta a los discapacitados que desean realizar estas actividades.

  • Contrato escrito: el 53% de las empresas no suscribe ningún tipo de contrato por escrito con sus clientes, un requisito que varias Comunidades Autónomas exigen en sus legislaciones. Por otro lado, en mucho casos en los que se formaliza el contrato, éste es incompleto: sólo indica que el cliente acepta las condiciones impuestas por la empresa y el precio de los servicios contratados (alquiler de equipos, monitores, seguro de accidentes, condiciones de contratación y anulación, etc). Todos los deportes suspenden este apartado.
  • Cursos de aprendizaje: el 83% de las empresas ofrecen cursos, bien de iniciación bien de perfeccionamiento. Los mejores deportes en este apartado son parapente, ala delta y submarinismo, actividades que requieren de una mayor preparación. Los peores, espeleología, puenting, descenso de barrancos, hidrospeed y rafting.
  • Meses en los que ofrecen actividades: siete de cada 10 empresas ofrecen sus servicios durante todo el año, siempre que la meteorología lo permita.
  • Alquiler del equipo: el 94% de las empresas alquilan el equipo necesario para la práctica de las actividades. Este es el mejor apartado de la atención al cliente, con una nota media de excelente.
  • Infraestructuras disponibles: a pesar de que 8 de cada 10 disponen de una base o instalación acondicionada para la actividad, la mitad de las mismas carece de aparcamiento, mientras que un 18% ni siquiera cuenta con vestuarios y duchas. La mitad de las empresas no tiene servicio de bar o cafetería y tan sólo un 26% ofrece restaurante, aunque al menos un 48% dispone de máquinas expendedoras de comida o bebida. Finalizando con los servicios: tan sólo la mitad de las empresas disponen de teléfonos públicos y sólo hay fuentes de agua potable en el 43% de las empresas. Las peores instalaciones se encontraron en las empresas de parapente.
  • Actividad o curso para discapacitados: el 68% de las empresas no organizan ningún tipo de actividad o curso para este colectivo. Los mejores deportes en este caso son el parapente, el paracaidismo y el rafting. En el otro lado de la balanza se sitúan las empresas dedicadas a la espeleología y el alpinismo.
  • Accesi- bilidad de las instalaciones: sólo 6 de cada 10 empresas admiten que no las tienen adaptadas para discapacitados. Por actividades, sólo aprueban ala delta y flysurf, el resto suspenden.

Precios: llamativas diferencias

Resulta difícil de entender la espectacular diversidad de precios incluso en una misma disciplina deportiva: un curso de flysurf puede costar por persona desde 200 hasta 300 euros, una jornada de escalada desde 10 hasta 110 euros y una de alpinismo desde 12 hasta 88 euros, siempre según la empresa con la que se contraten los servicios. Las menores diferencias de precio se dan entre las empresas que ofrecen puenting (20 euros entre la más cara y la más barata) y rafting e hidrospeed (25 euros de diferencia).
El deporte más caro es el flysurf, más de 200 euros de media por curso. Es también cara la la caída libre: 165 euros de media. Parapente y ala delta suponen un desembolso medio de 67 euros. Entre 30 y 40 euros por jornada se sitúan rafting, submarinismo, hidrospeed, alpinismo, descenso de barrancos, espeleología y escalada deportiva. Naturalmente, el precio de cada actividad depende de la duración de la misma y de los servicios contratados, no es lo mismo practicar puenting (el precio se refiere a un solo salto y la infraestructura no es mucha) que caída libre (se requiere el concurso de una avioneta). Por tanto, conviene que el usuario se informe, no sólo de los precios, sino sobre qué incluyen la tarifas en cada actividad: número de saltos (en su caso), tipo de curso (iniciación, perfeccionamiento., experto), duración de la actividad, equipo y material incluido, desplazamiento, comidas, alojamiento, etc. Por otra parte, la mayoría de las empresas ofrecen descuentos a grupos, por lo que interesa preguntar el tipo de descuento que realizan. La lectura práctica de estos datos es que conviene comparar los precios de varias empresas. Ahora bien, hay aspectos esenciales, como la calidad de la oferta deportiva, la cualificación y el trato que dispensan los monitores o instructores, seguros, cursos, instalaciones y servicios, duración de la actividad, etc., que no pueden ser soslayados a la hora de tomar la decisión. A buen seguro, algunas empresas ofrecerán prestaciones satisfactorias a precios competitivos.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones