Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Elegir y reciclar bombillas de bajo consumo : Precios, intensidades y modelos

A medida que se multiplican los modelos, crecen las dudas de los consumidores sobre qué modelo es más conveniente o qué pasos seguir cuando se funde una bombilla de bajo consumo

Precios, intensidades y modelos

Frente a una lámpara incandescente, una halógena cuesta de dos a tres veces más y una fluorescente compacta, entre cinco y diez veces más. Las formas, potencias, tipos y niveles de calidad, entre otros aspectos, determinarán el precio final.

La luminosidad es un elemento básico que se debe indicar en el envase de la bombilla. En el caso de las bombillas CFL, los fabricantes destacan los vatios (W) de potencia en comparación con una lámpara incandescente. Una CFL de 11-12 W proporcionaría una luz equivalente a una convencional de 60 W.

La Comisión Europea recomienda
dividir entre cuatro la potencia de
una bombilla incandescente para
saber qué tipo de bombilla de bajo
consumo se precisa

Sin embargo, estas cifras no son muy reales, según alertan informes. Como medida de cálculo, la Comisión Europea recomienda dividir entre cuatro la potencia de una incandescente para saber qué tipo de bombilla CFL se precisa. Si se quiere sustituir una convencional de 60 W, lo mejor sería elegir una CFL de 15 W.

El Lighting Research Center de Estados Unidos, una institución universitaria especializada en la investigación de la iluminación, es incluso más exigente. Sus responsables aseguran que lo más objetivo es hacer la división entre tres: una incandescente de 60 W tendría su equivalente en una CFL de 20 W. Para evitar esta confusión, se espera que la nueva normativa europea obligue a los fabricantes a que indiquen las equivalencias en lumens, una unidad de medida que señala la potencia luminosa percibida.

La vida útil de estas lámparas también varía. Se estima que duran unas 10.000 horas, varias veces más que las incandescentes, pero en este caso también depende de la calidad, las marcas o el uso. Los ambientes húmedos y calurosos perjudican las bombillas CFL y apagarlas y encenderlas cada 15 minutos disminuye en más de la mitad su duración prevista.

En cuanto a los modelos de CFL, han evolucionado y mejorado en los últimos años. En un primer momento sólo proporcionaban una luz similar a las fluorescentes (blanco azulado), que no resultaba apropiada si se buscaba ambientes más cálidos. Pero ahora también hay unidades CFL con una luz más amarilla, e incluso de otros colores. Además, se fabrican diversos modelos que se ajustan a distintos tipos de necesidades:

  • Con bulbo: simulan la apariencia de las bombillas incandescentes convencionales, así que son una buena opción si se quiere conservar la misma estética.
  • Espiral: fueron de las primeras en salir al mercado y, por ello, se pueden ver en distintos espacios, aunque resultan algo aparatosas.
  • Globo: es una buena elección para ambientes de interior ya que, a pesar de sobresalir de la tulipa o de la pantalla de las lámparas, no desentonan.
  • Lineal: su forma alargada es más adecuada para cocinas o lugares como garajes o patios.
  • Reflectora: dirigen el haz luminoso, de manera que son idóneas para lámparas verticales y cuando se busca un tipo de iluminación incidental o hacia el techo.

Futuro de las bombillas de bajo consumo

El desarrollo de las bombillas de bajo consumo en los próximos años transcurrirá por varios caminos. Por un lado, los fabricantes trabajan para ampliar la gama de las CFL y sustituir a las incandescentes con garantías, en especial en ambientes de interior, así como para mejorar las posibilidades de las halógenas ahorradoras donde el tono de luz sea determinante.

Por otro lado, y con miras hacia el futuro inmediato, el LED (diodos luminiscentes) será determinante gracias a su menor consumo y mayor duración (unas 50.000 horas). En los últimos años se han mejorado de manera notable sus prestaciones y ya se empiezan a ver en algunos lugares como los semáforos.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones