Los más caros no fueron mejores en la cata