Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Cascos históricos urbanos: Analizadas 144 calles de las zonas antiguas de 18 ciudades para comprobar su habitabilidad : Los cascos históricos suspenden en servicios e infraestructuras

Sólo Zaragoza, Valladolid, Pamplona, Madrid y Barcelona logran un "bien". Las mayores deficiencias se hallaron en A Coruña, Alicante, Córdoba, Murcia, Oviedo y Valencia

Más hostelería que zonas infantiles o centros de salud

Muchas de las zonas antiguas de las ciudades se han convertido en meros centros de ocio y diversión durante los fines de semana. Multitud de bares, locales de copas y discotecas (de manera especial, en las calles de Bilbao, Málaga, Valencia, Valladolid y Zaragoza) inundan calles en las que, por el contrario, resulta menos sencillo encontrar una farmacia, una panadería, un centro para la tercera edad o un espacio acondicionado para el disfrute de los más pequeños. De ahí la calificación media de ‘mal’ que se refleja en las conclusiones del estudio. Sólo Zaragoza y Pamplona eluden el suspenso en este apartado. En el lado opuesto, las calles estudiadas en Alicante y Córdoba reciben un ‘muy mal’. Los vecinos de 138 de las 144 calles analizadas no cuentan con un centro de salud cercano. El 66% no dispone tampoco de farmacias en los alrededores (fallan sobre todo Alicante y Logroño frente a las halladas en siete calles de Zaragoza).

Buena parte de los ciudadanos que viven en los centros históricos tienen más de 65 años. Salvo en A Coruña, Madrid, Pamplona, San Sebastián, Valencia, Vitoria y Zaragoza, en el resto de zonas históricas estudiadas los vecinos de mayor edad deben trasladarse a otros barrios para disfrutar de los servicios de un centro para la tercera edad. Una situación similar se constató con los residentes más pequeños: sólo se halló una zona de juegos infantiles en alguna de las calles estudiadas en Zaragoza, Logroño, Pamplona y Barcelona. Asimismo, estos niños se desplazan cada mañana a otros barrios para asistir al colegio.

Por otro lado, Vitoria es la única ciudad que alberga equipamientos culturales en la mitad, al menos, de las calles analizadas (en Bilbao, Córdoba y San Sebastián, ni rastro); ni Alicante ni Valencia ni Vitoria disponen de sucursales bancarias en ninguna de las vías escogidas; Barcelona y la capital guipuzcoana sobresalen por contar con el mayor número de alojamientos turísticos ubicados en el casco histórico, y sólo en Zaragoza los técnicos de CONSUMER EROSKI hallaron en las ocho calles elegidas señales con información turística.

También escasean los quioscos de venta de prensa y revistas (sólo hay en 23 de las 144 calles examinadas), y los estancos (en una de cada cuatro calles).

Además de su papel destacado en equipamiento cultural, las ocho calles analizadas en el centro antiguo de la capital alavesa son las que tienen más zonas verdes (los técnicos de la revista observaron espacios verdes para el esparcimiento en tres de la ocho vías vitorianas), y una de las dos únicas (junto con Málaga) que cuenta con aseos públicos. Mientras los malagueños y visitantes deben abonar 0,20 euros para utilizarlos, los de Vitoria son gratuitos. Sin embargo, su estado de limpieza era muy deficiente.

Sólo en la mitad de las 144 calles se localizaron establecimientos de alimentación. Sólo se observaron panaderías y carnicerías en cuatro calles de Vitoria, dos de Pamplona y Zaragoza, y una de Barcelona, Bilbao, Logroño, Murcia y Sevilla. Pescaderías se encontraron en dos vías zaragozanas y en otras dos, repartidas entre Pamplona y Vitoria; y fruterías en el mismo número de calles de Zaragoza y en sendas de A Coruña, Bilbao, Córdoba, Málaga, San Sebastián y Valencia. Para comer, lo mejor es acercarse a los numerosos restaurantes que hay en los cascos viejos de Zaragoza, Madrid y San Sebastián.

Poco mobiliario urbano y mal conservado

El mobiliario urbano es un apartado fundamental que, además de mejorar la imagen de las ciudades, ayuda a mantenerlas limpias. Papeleras, contenedores y alcantarillas evitan la suciedad que estropea el pavimento y que genera una sensación de abandono. Sin embargo, estos elementos, al igual que árboles y bancos, están muy lejos de ser abundantes en los cascos antiguos. Sólo Zaragoza obtuvo en este caso una valoración de ‘muy bien’. Las mayores deficiencias se hallaron en ciudades como A Coruña, Murcia, Oviedo y Valencia, que suspendieron con un ‘regular’.

Así, en las ocho calles visitadas en Alicante sólo se encontraron dos papeleras, a diferencia de las 35 observadas en Zaragoza. La capital aragonesa también sobresale entre el resto de ciudades en materia de alcantarillado, ya que las 38 que se contaron estaban en perfecto estado y no suponían un peligro porque estaban bien cerradas. Por el contrario, de las 40 estudiadas en Valencia, más de la mitad tenían algún defecto que las hacía inservibles.

El equipamiento de bancos y árboles fue uno de los apartados en los que suspendieron la mayoría de las ciudades. Como siempre, Zaragoza contaba con un buen número y su estado de mantenimiento era óptimo. De nuevo, Valencia destacaba negativamente por no tener apenas bancos ni árboles. Además, su limpieza dejaba mucho que desear.

Por último, Zaragoza, Madrid, Alicante, Barcelona, Granada, Valencia y Logroño sobresalen en la dotación de fuentes de agua potable, ornamentales y pivotes que separen el tráfico de la zona destinada a los peatones. Los técnicos de esta revista sólo vieron fuentes de agua potable en una docena de calles históricas (tres en Alicante, dos en Córdoba, Logroño y Valencia, y una en Vitoria, Granada y Barcelona). Las de Valencia, además, se encontraban en mal estado y la mitad de ellas ni funcionaban. En cuanto a las fuentes ornamentales situadas en estos centros antiguos, Málaga y Murcia siguen la estela de Valencia: estos elementos decorativos necesitan una buena sesión de limpieza en ambas ciudades.

Casi el 60% de las calles estudiadas no disponían de señales o paneles de situación. En concreto, no se encontró ninguno en A Coruña, Bilbao ni San Sebastián. Dentro de ese 40% de los casos que sí disponían de este tipo de paneles, los de Vitoria suponían un obstáculo o riesgo para el viandante y, al igual que los de Málaga, tenían algún elemento peligroso (fragmentos salientes sin base en el suelo o con esquinas o aristas).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones