Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Viajes > Derechos y trámites burocráticos

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizados 101 campings de 18 provincias : Los campings mejoran sus prestaciones, aunque siguen suspendiendo uno de cada tres

Las carencias en servicios y accesibilidad para discapacitados, principales puntos flacos, junto con la seguridad y la asistencia sanitaria. Las deficiencias crecen cuanto menor es la categoría, y el precio, del camping

Asistencia médica y seguridad deficientes

/imgs/20070601/img.tema-de-portada.04.jpg La seguridad y la asistencia médica son fundamentales para gozar de unas vacaciones al aire libre sin preocupaciones. Tanto en una como en otra, sin embargo, se han constatado deficiencias. Así, a pesar de que la gran mayoría contaba con botiquín y en casi cuatro de cada diez se halló sala de curas o enfermería, apenas un 10% estaba dotado con personal médico de forma permanente o con un servicio de asistencia sanitaria concertado, medidas que garantizan una mejor reacción ante cualquier emergencia.

Los responsables de los campings deben garantizar la seguridad de los campistas en todo momento. La presencia de vigilantes o guardias de seguridad es una de las medidas más frecuentes (sólo dos de los 101 campings estudiados carecían de personal de este tipo). Por el contrario, la instalación de cámaras o sistemas de video sólo se aplica en uno de cada cuatro casos, y únicamente en campings de primera y segunda categoría. También es muy común que el camping se cierre de noche por motivos de seguridad, de hecho un 85% lo hace y la mayoría prohíbe el tráfico rodado dentro de las instalaciones.

Tampoco sobresalen estas instalaciones en prevención. El 29% no tiene un plan de catástrofes elaborado ni el 23% dispone de un plan de evacuación para actuar en caso de emergencia. Además, un 30% de los campamentos que disponen del plan de catástrofes no lo revisa de manera anual, al igual que sucede con el plan de evacuación cuya revisión no se contempla en el 23% de los campings. Al menos, todas las instalaciones tenían extintores.

Los defectos en materia de seguridad se detectaron en mayor medida en los establecimientos de tercera categoría. El 57% carecía de un plan de evacuación y, en una proporción similar, de un plan para hacer frente a las posibles catástrofes.

Si una persona con movilidad reducida decidiera ir a un camping de España se encontraría con serias dificultades. En casi la mitad de los analizados, no todas las instalaciones están adaptadas para salvar los problemas de accesibilidad. En el 23% de los campings ni siquiera los baños son accesibles para personas con problemas de movilidad.

El precio por disfrutar al aire libre

Dentro de las alternativas vacacionales, uno de los principales “ganchos” del camping, además del contacto con la naturaleza, frente a otras opciones es el menor desembolso económico que exige, pero, ¿es realmente tan barato?

Con el fin de comparar los precios, CONSUMER EROSKI ha establecido dos supuestos básicos. Por un lado, un matrimonio con un niño de cinco años que quiere pasar la primera quincena de agosto de acampada en una tienda familiar y, por otro, la misma familia pero en esta ocasión una caravana sustituye a la tienda de campaña. En ambos casos se han calculado los precios totales con los descuentos incluidos para reflejar las diferencias entre los campings de las 18 provincias llevadas a estudio, así como el salto de precios entre categorías.

Lo primero que llama la atención es que el tipo de alojamiento escogido no influye demasiado en el precio, es decir, el coste medio tanto en el primer caso (en tienda de campaña) como en el segundo (en una caravana) se sitúa en torno a los 380 euros.

Donde sí se ha registrado una notable variación es en la comparación entre los precios registrados en un informe similar elaborado en 2002 y los actuales. Hace cinco años, el precio medio a pagar era aproximadamente 80 euros más barato que en la actualidad (380 euros en 2007 frente a los 300 de 2002, un crecimiento de un 27%, diez puntos superior al del IPC acumulado en este periodo, un 16,6%). Las diferencias también son significativas por categorías. En el supuesto de la tienda de campaña, en 2002 debía pagar alrededor de 346 euros por alojarse en un camping de primera categoría, precio que cinco años después ha subido hasta los 426 euros, es decir, un aumento del 23%, casi seis puntos por encima del aumento del IPC en estos cinco años.

En uno de segunda categoría, el precio medio se ha encarecido en 60 euros aproximadamente (el precio medio en 2002 era de 311 euros frente a los 372 de ahora, una subida del 20%, ligeramente por encima del IPC). Los campings de tercera categoría son los que menos han acusado esta subida de precios ya que han experimentado una subida inferior a 20 euros (coste medio hace cinco años de 255 euros frente a los cerca de 272 de la actualidad), lo que representa un incremento del 7%, diez puntos por debajo del crecimiento del IPC.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones