Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Finanzas

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Obra social de entidades financieras: analizada la dotación a iniciativas sociales de 21 cajas de ahorro y cinco bancos españoles : Las grandes cajas refuerzan sus fondos de reserva a costa de la Obra Social

·Las cajas de ahorro destinan a iniciativas sociales una proporción de los beneficios 15 veces mayor que la de los bancos.
·El porcentaje de beneficios para obra social de las dos grandes cajas se ha reducido drásticamente en los cinco últimos años.
·El dinero dedicado al apartado sanitario-asistencial ha crecido un 63% en detrimento del ámbito cultural y de tiempo libre

Proyectos más destacados y tablas comparativas

El fin de la Obra Social de las cajas de ahorro es responder a las demandas ciudadanas. Las necesidades asistenciales ganan protagonismo cuando se multiplican las familias que cuentan con menos recursos. Este comportamiento se traslada también a la distribución de los recursos para fines sociales de estas entidades. En 2008, la organización de actividades para colectivos sociales con dificultades de inserción social, los programas de cooperación al desarrollo, la ayuda a la tercera edad o la financiación de infraestructuras sanitarias han acaparado buena parte de los recursos disponibles.

Este es el caso del Instituto Oncológico de San Sebastián, iniciativa sufragada por Kutxa y que ha representado la mitad de su presupuesto anual para Obra Social (41 millones de euros); los casi siete millones de euros otorgados por La Caixa en forma de becas para la inserción laboral de internos de centros penitenciarios; otros dos millones con los que la Caja de Ahorros de Navarra (CAN) cubre los gastos del Colegio Isterria, un centro de educación especial, o la cifra de 1,3 millones de euros con la que Caja Vital financia el programa “Vitalquiler” con el que se ofrece una bolsa de pisos de alquiler subvencionados para jóvenes. La cultura también se ha beneficiado de los fondos de la obra social de las cajas. Este dinero se destina para la creación y mantenimiento de salas, museos, espacios polivalentes, bibliotecas; el apoyo de representaciones musicales y teatrales; y la organización de congresos, seminarios o exposiciones. Entre las iniciativas de las cajas estudiadas, sobresale, por el éxito cosechado, la exposición “Sorolla. Visión de España”, patrocinada por Bancaja, con paradas en Sevilla, Bilbao, Málaga, Valencia y Madrid y una afluencia de público de casi un millón de visitantes. Otras iniciativas de interés: el Festival Internacional de cine de Huesca, a cargo de CAI, o el II Premio Logroño de Novela, dotado con 90.000 euros, y organizado por Caja Rioja en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad y la Editorial Anaya.

Educación-investigación y conservación del patrimonio y el medio ambiente fueron los dos epígrafes que obtuvieron las proporciones más reducidas en relación al presupuesto total de Obra Social de las entidades de ahorro. Esta tendencia no impide que sobresalgan proyectos como los 12,2 millones de euros destinados por BBVA para la educación de 50.000 niños en América Latina, el desembolso de 800.000 euros como parte de las Becas Caja España (para universitarios, alumnos de formación profesional o aprendizaje de idiomas), los más de tres millones de euros para la restauración del Antiguo Real Conservatorio María Cristina de Málaga por parte de Unicaja o el programa “CAM Agua”, basado en acciones de sensibilización y formación dirigida a la comunidad escolar para el uso y gestión sostenible del agua.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones