Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Finanzas

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Analizados 287 productos financieros de ahorro de 32 entidades financieras : Las entidades recomiendan depósitos, pagarés y fondos para los pequeños ahorradores

El pagaré es un producto floreciente debido a la necesidad de capital de bancos y cajas

Cuentas vinculadas

El consumidor creado por EROSKI CONSUMER no era cliente de ninguna de las entidades bancarias estudiadas. Por ello, en el 93% de las visitas realizadas le obligaban a vincular el producto financiero de ahorro con una cuenta corriente. No obstante, en siete sucursales decían no exigirlo: en dos de ellas (BBVA y Caja Rural de Navarra, en Pamplona) informaban de que la cuenta únicamente servía para pagar los intereses del producto de ahorro contratado y en el resto (cinco sucursales estudiadas del Banco Santander, Sabadell, Caixa Bank y CAN) no obligaban, pero lo recomendaban insistentemente.

En general, abrir una cuenta corriente es la condición principal para contratar un producto financiero. Sin embargo, hacerlo le exige al futuro cliente cumplir otra serie de requisitos que le unen aún más a la entidad. Y es que la mayoría de estas cuentas corrientes conllevan un gasto de mantenimiento o una serie de comisiones que pueden evitarse o rebajarse si se domicilia la nómina en esa cuenta, e incluso algunos servicios de luz, agua y gas. Otra opción es realizar un ingreso mínimo de entre 300 euros y 1.000 euros, disponer de un saldo mínimo de entre 1.000 y 2.000 euros o realizar varias aportaciones al mes o al semestre (por ejemplo, en el BBVA, 12 euros al semestre; o en el BBK, de 30 a 40 euros al mes).

Qué recomiendan las entidades

El depósito es sin duda el producto más recomendado por las entidades bancarias. En la mitad del centenar de visitas realizadas así lo hicieron. Principalmente, son dos los argumentos por el que lo recomiendan: su rentabilidad y su seguridad. Destaca especialmente Caixa Bank, donde en todas le recomendaron al colaborador que contratase este tipo de producto. Por su parte, en Banesto ocurrió en cuatro de cada cinco visitas realizadas, en Sabadell en cuatro de las siete y en el BBVA y el Banco Santander en cinco de las catorce. En segundo lugar, las entidades bancarias recomiendan los fondos de inversiones, aunque la proporción de recomendaciones es mucho menor: una de cada seis visitas. Los atributos que esgrimen para aconsejar este tipo de productos son su buena rentabilidad y las ventajas fiscales que conllevan. Pese a ello, solo una de cada tres entidades recomienda esta opción: BBVA, Banesto, Banco Popular, Caja Madrid, Banco Santander, Bankinter, Caixa Galicia, Sabadell, Bankoa, Banco Guipuzcoano, Kutxa y Caja España-Caja Duero. De ellas, destacan BBVA que lo propone en 4 de las 14 visitas realizadas y Sabadell, en 3 de las 7.

Antes de contratar un pagaré conviene revisar el rating de la entidad

En tercer lugar, los pagarés son los productos más recomendados, aunque tan solo en doce del centenar de visitas realizadas a las 32 entidades bancarias. En el estudio, solo una de cada cinco entidades bancarias estudiadas ofrecieron este producto: el Banco Santander (en cinco visitas), Unicaja y el BBVA (en dos visitas respectivamente), y Banesto, Caixa Catalunya y Caja Madrid (en una respectivamente).

¿Cuáles son mis derechos y obligaciones?

El consumidor no está solo frente al ‘gigante bancario’, sino que la Ley le protege. Debe conocer los derechos que le asisten, así como las recomendaciones que debe seguir a la hora de contratar un producto financiero:

Al informarse…

  • La entidad debe dar toda la información necesaria y detallada para entender bien la operación o producto ofertado.
  • El consumidor debe analizar y comparar los diferentes productos y servicios que le ofrecen y si se tienen dudas, pedir que las aclaren.
  • Es fundamental buscar el producto más apropiado para sus posibilidades y necesidades.
  • Conviene fijarse en la combinación de tipo de interés y plazo (en el caso de un depósito a plazo, examinar con cuidado la disponibilidad del producto, es decir, si podrá retirar todo o parte del dinero antes de que acabe el plazo y con qué penalización), así como prestar atención a las tarifas de comisiones bancarias y todos los gastos que puedan cobrar.
  • El consumidor puede conocer de antemano los modelos de contrato de las operaciones o productos ofrecidos por las entidades.

Contratar un producto concreto…

  • El cliente tiene que solicitar un ejemplar del contrato y conservarlo por si es necesario en el algún momento.

Después de contratar…

  • El consumidor debe recibir los extractos y los documentos de liquidación de intereses y comisiones bancarias.
  • La entidad debe informar al cliente previamente sobre los cambios que decida su entidad sobre el tipo de interés, las comisiones bancarias y los gastos de las operaciones que le afecten.
  • Es recomendable que el consumidor compruebe si es correcta la información que envía la entidad periódicamente.
  • El banco o caja debe disponer de un procedimiento para resolver las reclamaciones, quejas y consultas de sus clientes, en caso de no estar de acuerdo con la entidad en las operaciones que les afecten, o ante cualquier duda que les pueda surgir.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones