Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Viajes > Ideas y consejos

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Turismo urbano: prueba práctica en 13 ciudades : Las ciudades piensan poco en el turista que no las conoce

Lo peor, la información ofrecida en las oficinas de turismo: sólo aprueban las visitadas en cinco de las trece ciudades estudiadas

Cómo se hizo el estudio

  • Técnicos de CONSUMER que no conocían la ciudad, recrearon el itinerario quizá más común cuando llega el turista a una urbe que pretende visitar: tras llegar en coche, acudieron a un hotel céntrico de tres estrellas (donde teóricamente el turista dejaría las maletas y descansaría del viaje).
  • Desde el hotel se partió, nuevamente en coche, hacia la oficina de turismo más cercana. Para llegar a ella, además de la señalización existente en las calles, el técnico de esta revista trató de servirse de informaciones proporcionadas en el hotel. Una vez en la Oficina de Turismo, los técnicos de CONSUMER no solicitaron informaciones concretas, sino que preguntaron en general sobre la oferta turística, cultural y de ocio de la ciudad. La actitud que se consideró más adecuada en los empleados de estas oficinas era la de interesarse por las características de nuestro viaje: el tipo de turismo que deseábamos realizar, la duración de nuestra estancia o si disponíamos de alojamiento. Se evaluó, asimismo, el conocimiento de la oferta turística por parte del empleado que atendía en la oficina y la forma de exponerla al usuario, así como la referida a lugares en los que los técnicos de CONSUMER mostraron especial interés. Se recogió toda la información escrita facilitada (mapas, hojas con horarios de museos o espectáculos…). Se preguntó también -cuando el empleado no había tomado la iniciativa de hablar de ello-, sobre las zonas menos seguras de la ciudad y cómo evitar los posibles problemas de delincuencia.
  • El siguiente destino fue un lugar de interés cultural, el museo más emblemático de la ciudad, y tras éste se acudió a una zona de ocio o compras, preferentemente la recomendada en la oficina de turismo.
  • En esta prueba, todos los desplazamientos se realizaron en coche. Para comparar la facilidad, comodidad y rapidez para llegar hasta los lugares de interés se anotaron la cantidad (número y tipos de indicaciones por kilómetro recorrido desde la entrada de la ciudad) y calidad (ubicación adecuada, claridad y visibilidad) de las señales, así como el tiempo que se tardó en recorrer las distancias y la fluidez del tráfico rodado en la urbe.
  • Por último, se comprobó la existencia de transporte público en las cercanías del hotel, de la oficina de turismo, del museo y de la zona de compras visitados en esta prueba.
  • Para la nota global de cada ciudad se ha tenido en cuenta el servicio dispensado en la Oficina de Turismo (40%), la facilidad y comodidad para localizar y llegar a los destinos (40%) y la existencia, cantidad y diversidad de transporte público en los lugares fijados como destino (20%).

Recomendaciones para el viajero que llega a una ciudad que no conoce

  • Planifique el viaje y la visita. Una llamada a la Oficina de Turismo de la ciudad de destino bastará para recibir en casa información práctica sobre la urbe a visitar. Internet es un medio idóneo para organizar un viaje, ya que la Red ofrece muchos y variados sitios web especializados donde además de la oferta cultural, deportiva y de ocio se puede consultar dónde comer, alojarse o dormir, cómo llegar a la ciudad, qué sitios conviene no perderse, etc. Si algún conocido o familiar conoce esa ciudad, solicítele esa información personal y menuda que los estamentos oficiales no proporcionan. Las guías escritas son también una ayuda muy útil.
  • El mapa: si no tiene un mapa de la ciudad, acérquese a la Oficina de Turismo más cercana y solicite uno. Y preste atención a las señales; si no son suficientes, pregunte a los policías municipales, en tiendas o bares o a viandantes con aspecto de residentes en la ciudad.
  • La Oficina de Turismo: visítela nada más llegar a la ciudad, siempre aportan información útil (oral y escrita) al viajero.
  • Cuando reciba una indicación interesante, apunte la ruta en el mapa, y busque lugares de referencia conocidos por los residentes, como grandes almacenes o centros comerciales, plazas emblemáticas de la ciudad, hospitales o lugares de interés turístico. Y no olvide prestar atención a las señales.
  • En las urbes grandes, utilice las circunvalaciones para desplazarse de una parte de la ciudad a la otra: es más cómodo y rápido.
  • Transporte público: si el despliegue es suficiente (infórmese antes), deje aparcado el coche (si lo lleva) y recurra al bus, metro, tranvía o taxi para sus desplazamientos por la ciudad.
  • Cuidado con los robos, no descuide sus pertenencias en ningún momento, sobre todo en lugares con mucha gente. Los turistas constituyen el blanco perfecto para carteristas y “tironeros”. Conviene informarse también sobre las zonas en las que, por cualquier motivo, hay que extremar la precaución para que no nos ocurran percances desagradables.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones