Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Viajes > Ideas y consejos

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Turismo urbano: prueba práctica en 13 ciudades : Las ciudades piensan poco en el turista que no las conoce

Lo peor, la información ofrecida en las oficinas de turismo: sólo aprueban las visitadas en cinco de las trece ciudades estudiadas

Hoteles: muy poca información útil para el viajero

Como primer destino de la estancia en la ciudad, el hotel seleccionado (en el estudio de CONSUMER, un hotel céntrico de tres estrellas) juega un papel importante a la hora de comenzar la visita a la ciudad, porque tanto la información escrita como las indicaciones del personal del hotel pueden convertirse en el mejor comienzo para empezar con buen pie el itinerario y no perder tiempo con equivocaciones. Pues bien, en el 62% de los hoteles visitados la única información escrita que proporcionaron fue un pequeño mapa sobre cómo llegar al propio hotel. En otros, además de un mapa de la ciudad ofrecieron información de algún interés sobre eventos culturales o de ocio. Sólo cuatro hoteles, los visitados en San Sebastián, Pamplona, Vitoria y Cádiz aprobaron el examen.

De todos modos, esta variable, la de los hoteles (por su insignificante representatividad), no se ha tenido en cuenta en la valoración global de cada ciudad en la prueba de CONSUMER.

Oficinas de turismo: seis de cada diez, suspenso

Cuando se acude a una ciudad en la que nunca antes se había estado o que se quiere conocer mejor, la Oficina de Turismo se convierte en punto de referencia estratégico de muchos viajeros. Allí esperan encontrar asesoramiento experto acerca de qué procede ver, cómo llegar a ese museo imprescindible o a los sitios más interesantes, dónde alojarse, comer, hacer compras, disfrutar de un espectáculo… Nuestra primera exigencia cuando acudimos a una Oficina de Turismo es que se interesen por nuestras preferencias y particularidades (duración de la estancia, si se tiene o no alojamiento, si viaja con niños o personas mayores…). También deben proporcionarnos información, al menos, acerca de las actividades turísticas, los museos y las zonas de esparcimiento o citas culturales en la ciudad. Asimismo, es fundamental la calidad de la información, entendida como la precisión técnica y el detalle de las explicaciones. El viajero agradece también recibir una recomendación experta acerca de los lugares que merece la pena visitar. Por último, el usuario quiere salir de la oficina de turismo con información escrita, abundante, bien presentada y de calidad, sobre la oferta cultural y de ocio, sobre actividades lúdicas y deportivas y sobre zonas y espacios de interés, además del imprescindible mapa de la ciudad. Pero aún queda algo: el turista valora también que se le informe sobre las zonas de la ciudad donde conviene extremar las precauciones, por la especial incidencia de problemas de seguridad que se da en ellas.

En la investigación que, sobre el terreno, realizó CONSUMER, ocho de las trece oficinas de turismo visitadas suspendieron el examen; dicho de otro modo, sólo el 38% ofrecieron un servicio satisfactorio al consumidor. La única oficina visitada que aprobó holgadamente (con un notable alto) fue la de Madrid, donde atendieron al técnico de esta revista (que no se identificó como tal) con una actitud de servicio y profesionalidad encomiables. Las menos diligentes y eficaces fueron las visitadas en Barcelona, Murcia y Málaga. Lo que peor hicieron, en general, las oficinas de turismo estudiadas fue: interesarse por las expectativas, preferencias y circunstancias concretas del visitante (sólo aprobaron las de Madrid, Pamplona, Valencia, Bilbao y Murcia), el modo de ofrecer oralmente -con calidad técnica y detalle suficiente- la información turística (suspendieron todas menos las de Madrid y Vitoria) y, por último, el aviso sobre las zonas, barrios o aspectos menos seguros de la ciudad: sólo superó el examen la oficina de Bilbao. En el otro lado de la balanza, los apartados en que mejor servicio ofrecieron estas oficinas fueron la explicación general de la oferta turística de la ciudad (únicamente suspendieron Málaga, Murcia y San Sebastián, estas dos últimas por poco; y destacaron muy positivamente las de Madrid, Pamplona y A Coruña), y en la información escrita facilitada al usuario, donde sólo la oficina de A Coruña suspendió, mientras que las de Vitoria y Cádiz conseguían un sobresaliente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones