Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Accesibilidad en las ciudades: analizados zona centro, ayuntamientos, ambulatorios, bus urbano y eurotaxi en 18 ciudades : Las ciudades marginan aún más a ciegos y sordos que a quienes usan sillas de ruedas

Sólo A Coruña supera el "aceptable" en la nota global de accesibilidad. Las mayores carencias se registran en las medidas de adaptación para las personas ciegas y sordas. Quienes se desplazan en silla de ruedas han visto mejorar algo su situación

Centros de salud

Tres de los centros de salud visitados (los de Alicante, Córdoba y Vitoria) carecían de entrada accesible. Además, en varios de ellos la pendiente de las rampas era demasiado pronunciada, en ninguno se observó una placa o letrero con información en braille que identificara el edificio, sólo en cinco de ellos la puerta era automática y en más de la mitad no había pasamanos. A esto se suma que en casi la mitad de los ambulatorios visitados las mesas de atención al público no permitían el acercamiento a los usuarios en silla de ruedas. Una de las principales dificultades de los invidentes es la ausencia de alternativas para rellenar impresos, como documentos en braille, soportes digitales, etc. La única opción que tienen es que el personal de los distintos mostradores les ayude a rellenarlo, con lo que queda vulnerada su intimidad y quizá también su autoestima.

Por otra parte, ninguno de los centros de salud visitados en estas 18 ciudades contaba con intérprete profesional de la lengua de signos y además, únicamente en los de Barcelona y Oviedo se podía solicitar este servicio (con tres y dos días de antelación respectivamente). En la evaluación de la accesibilidad de los baños, los resultados fueron mejores que en los consistorios. Salvo los visitados en Córdoba y Valladolid, todos tenían aseo adaptado.

Transporte urbano: bus y eurotaxi

La accesibilidad del servicio de un autobús urbano debe comenzar en las paradas de estos vehículos, pero en el 28% de las que se visitaron no había espacio suficiente para la silla de ruedas, y en una de cada tres se hallaron obstáculos, problema también relevante para usuarios invidentes. Para estos últimos, ninguno de los apeaderos disponía de sistema sonoro para avisar de la llegada del urbano. Además, ninguno de los paneles o informaciones de la parada estaba escrito en braille. Y en uno de cada cuatro paradas de bus las informaciones expuestas no estaban a una altura accesible para personas en silla de ruedas.

En cinco de las 18 ciudades (Cádiz, Córdoba, Málaga, Valladolid y Vitoria) los conductores no esperaron a que la persona con dificultades de movilidad estuviera completamente ubicada en su sitio para arrancar. En sentido bien contrario, en los buses estudiados en A Coruña, Alicante, Murcia y Oviedo, el chófer proporcionó ayuda al usuario en silla de ruedas tanto en la subida como en la bajada y en la acomodación en su asiento. En cualquier caso, en todos los urbanos había una zona adaptada para personas con discapacidad motriz, la mayoría contaban con cinturones de seguridad y botón para solicitar la parada, aunque sólo una de cada tres tenía sistema de anclaje para la silla. Otra de las deficiencias es que el sistema acústico para alertar de las paradas, implantado sólo en uno de cada cuatro autobuses visitados, sólo se escuchaba correctamente en Oviedo y Valencia y ninguno de los vehículos visitados contaba con información en braille para usuarios invidentes.

En ocasiones, las personas con discapacidad recurren al taxi. Necesitan, por tanto, un vehículo adaptado, denominado eurotaxi. Todas las ciudades visitadas contaban con este servicio. Sin embargo, no fue posible utilizarlo en Córdoba (había que esperar dos horas) y Málaga (el servicio no se encontraba disponible en ese momento). En el resto de las capitales los usuarios ficticios tuvieron que aguardar una media de doce minutos. En todos los casos, eso sí, el taxista ofreció su ayuda a las personas con problemas de movilidad. Las críticas se dirigen sobre todo al insuficiente número de taxis adaptados. Esto hace que en ocasiones cuando se requiere de un taxi de estas características, no haya ninguno disponible. A esto hay que añadir que las tarifas son más caras que las un taxi normal.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones