Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Guía de compra: langostinos : Recomendaciones económicas

La acuicultura permite que lo tengamos disponible todo el año, pero el langostino es, sin duda, el rey de la mesa navideña

Recomendaciones económicas

Apuntes para el ahorro

La acuicultura, el comercio internacional y los métodos de conservación eficaces, como la congelación, han hecho posible que encontremos langostinos todo el año y a un precio asequible. Desde luego, no hay nada como degustar el producto fresco y recién cogido de su entorno natural; pero esto es algo que no todas las personas pueden permitirse, ya que ese placer se refleja en el precio. La buena noticia es que cada vez hay más y mejores alternativas para disfrutar del sabor de los langostinos al alcance de todos los bolsillos. Los siguientes son algunos consejos para ahorrar en la compra:

  • Planificar. ¿Qué platos vamos a preparar con los langostinos? ¿Cuántas personas comerán? Estas preguntas son fundamentales si vamos a adquirir el producto fresco, que es el más caro. La idea es comprar lo estrictamente necesario, tanto para la cantidad de comensales como para los platos donde se pueda lucir la materia prima.
  • El tamaño de los langostinos, así como su variedad, inciden en el precio. Cuanto más grandes son, más cuestan. Por ejemplo, entre los langostinos cocidos, el precio de una bandeja (con el mismo peso y de la misma marca) varía entre 4,46 euros y 6,30 euros según el tamaño de los ejemplares.
  • La marca y la presentación de los langostinos también afectan al precio final. Los productos crudos congelados son los más económicos y nos permiten prepararlos a nuestro gusto. Los cocidos y congelados son también económicos y prácticos, ya que nos ahorran tiempo en la cocina.
  • Combinar presentaciones según el plato. Una manera efectiva de ahorrar es comprar langostinos pequeños para los platos donde no sean el ingrediente protagonista, y elegir los más grandes y vistosos para aquellos en los que puedan lucir más.
  • Aprovecharlo todo. Elijamos el langostino que elijamos, siempre podremos utilizar las cabezas o las partes que no se comen para hacer otras preparaciones, como un fumet o caldo de pescado, un arroz con este fondo…

Cestas de la compra

Para realizar las cestas se han empleado los datos más recientes de consumo de langostinos, que se cifran en 2 kilos por persona al año (1,2 de los cuales son congelados) y las recomendaciones dietéticas (raciones de 50 gramos y consumo ocasional).

Las presentaciones comerciales exceden, en numerosas ocasiones, la ración recomendada (50 gramos o 4 langostinos medianos crudos y pelados). De ahí que algunos productos escogidos superen las necesidades mensuales de la familia 1. La idea es ilustrar cómo se puede ahorrar comprando productos similares. Al tratarse de langostinos congelados, su uso se puede racionar y extender a más de un mes.

Las presentaciones comerciales también varían de tamaño y peso (hay desde bandejas de 200 gramos hasta cajas de 1 kilo). Para conocer realmente qué productos son más económicos, es preciso comparar cantidades equivalentes y observar el precio por kilo (que se incluyen en las cestas).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones