Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Investigación exclusiva: Parques de ocio : La seguridad sigue siendo mejorable

Servicios al usuario y mantenimiento, puntos fuertes de estos parques, mientras que la oferta de ocio puede calificarse de buena

Mantenimiento y servicios

Es este capítulo en el que los parques obtienen mejor valoración. Destaca, con una nota global de excelente, el parque temático Warner Bros Park, aunque Port Aventura, Isla Mágica, Terra Mítica, el Parque de Atracciones de Madrid y el acuático de La Pineda han logrado un muy bien como calificación final. El acuático de Benidorm se queda en un bien por los olores desagradables en algunos de los vestuarios visitados y por no disponer de servicios que facilitan la estancia (como la posibilidad de reserva de entradas o alquiler de coches de niños). El parque de atracciones de Zaragoza y el aquapark de Torremolinos se deben conformar también con esta misma nota: se observaron importantes deficiencias en el estado de limpieza de algunos aseos (en Zaragoza había inodoros obstruidos y espejos con manchas y en Torremolinos faltaban duchas en algunas piscinas). Por su parte, los parques de atracciones Tibidabo y Tívoli merecen un aceptable por no disponer, el primero, de servicios bancarios (ni cajeros automáticos ni cambios de divisas), y el Tívoli por carecer de servicio de consignas.

/imgs/20060701/img.tema-portada.04.jpg

Hablando de lo mejorable, se pueden citar las oficinas de atención al visitante del parque de atracciones de Zaragoza y del acuático de Mijas. Por lo que respecta al servicio de parking, sólo tres parques obtuvieron una nota de muy bien (parques de atracciones de Madrid, Zaragoza y Tívoli) por su buena organización (y por ser gratuitos). En el resto de parques se debe abonar entre 4 y 6 euros al día, y algunos no disponían de personal que ayudara al estacionamiento de los vehículos (es el caso de todos los aquaparks).

El apartado de la adaptación del parque a las personas con algún tipo de discapacidad ha mejorado respecto al estudio realizado por esta revista en 2001, ya que cinco de los doce parques (Warner, Port Aventura, Isla Mágica, Terra Mítica y el Parque de Atracciones de Madrid) destacan muy positivamente con una nota de muy bien, mientras que el resto de parques merece un bien. Las penalizaciones en este fundamental apartado se han debido a las barreras arquitectónicas que todavía hay en ciertas atracciones o la carencia de un servicio de alquiler de sillas de ruedas.

La hostelería en los parques es indudablemente una de las asignaturas pendientes: en la amplia mayoría el servicio es regular y la oferta se reduce a comida rápida, es decir, una dieta nada equilibrada. Pero además de desatender las necesidades alimenticias de los visitantes, los precios son desorbitados. Otra de los aspectos estudiados fue el trato dispensado, amable en la mayoría de los casos, aunque en el caso de Tibidabo se mereció una nota final de mal por la deficiente atención dispensada al técnico de CONSUMER EROSKI y por no disponer de una simple aspirina. Otro tanto sucedió en el acuático de Mijas.

Hay mejoras posibles también en la oferta de servicios bancarios (cajeros automáticos y cambios de divisas). En cuatro de los parques (acuáticos de Mijas, Torremolinos y La Pineda, además del Tibidabo) este tipo de prestaciones resultan insuficientes, mientras que Port Aventura y el Aqualand de Benidorm destacan muy positivamente.

Las consignas para equipaje u objetos personales, elementos muy apreciados, son habituales. Sólo el Tívoli malagueño no cuenta con este servicio. Otros servicios que facilitan la estancia del parque (recogida de compras, revelado fotográfico, teléfonos públicos, reserva de entradas para evitar colas, visitas guiadas, etc.) se encuentran cada vez más extendidos, aunque cuatro de los parques (Mijas, Torremolinos, Tívoli y Benidorm) obtienen mediocres resultados por no ofrecer la reserva anticipada de entradas, visitas guiadas, servicios de recogidas de compras o de alquiler de coches de niño. Positivamente destaca la excelente dotación de este tipo de servicios de los parques Warner y Port Aventura.

Por último, los parques obtienen buena nota en mantenimiento y limpieza, salvo algunas deficiencias encontradas en Tívoli, Mijas, Parque de Atracciones de Zaragoza, Isla Mágica y el Parque de Atracciones de Madrid: grafittis en paredes y papeleras, espejos rallados y con marcas, suelos en mal estado o notable deterioro en algunas atracciones. En cambio, la limpieza de los aseos y vestuarios es, en general, buena, aunque mejorable en el parque de Atracciones de Zaragoza. Las piscinas también destacan por su limpieza, a excepción del fondo con tierra encontrado en un vaso del Acuático de Mijas y las hojas secas en los accesos de algunas piscinas de Torremolinos. Todas ellas cuentan con duchas en buen estado, salvo el parque acuático de Torremolinos, que no cuenta con duchas en alguna de las piscinas visitadas.

Por otro lado, tras las visitas a los aquaparks se ha podido constatar la escasez de pediluvios en la mayoría de ellas. Los pediluvios o lavapiés son fundamentales en los recintos acuáticos: se pueden eliminar los restos de cremas solares, sudor o tierra, antes de entrar al agua, y evitar, de esta forma, posibles contagios.

Oferta de ocio y organización

Dentro del apartado de la oferta de ocio, Port Aventura destaca con una nota de “excelente” por la amplitud y diversidad de sus atracciones y espectáculos, seguido del parque de Atracciones de Madrid, Warner Bros Park, y de todos los acuáticos (el nivel de exigencia en lo que respecta a los acuáticos es menor que el aplicado a los parques temáticos y de atracciones, de ahí su buena calificación). Por su parte, los parques de Isla Mágica, Zaragoza y Tibidabo se deben conformar con un mediocre aceptable en su oferta de atracciones y espectáculos.

En el número de taquillas de venta de entradas a disposición de los usuarios, Tibidabo y Tívoli logran la mejor valoración gracias a su despliegue de taquillas en relación a su extensión y número de visitantes. Por otra parte, el orden y la señalización son dos de los aspectos más cuidados por los parques. La mayoría supera con nota este apartado, a excepción del parque acuático de Torremolinos (en el momento de las visitas no contaban con ningún tipo de folleto o guía del parque). El parque de atracciones de Tívoli consigue un mediocre aceptable ya que el visitante puede sentirse desorientado en el mismo al no contar con un recorrido establecido o áreas bien definidas.

El resultado de las consultas al personal de los parques que técnicos de CONSUMER EROSKI realizaron para testar y comprobar el nivel de colaboración del personal (giraban en torno a la ubicación de atracciones y horario de espectáculos) fue muy positivo, aunque con algunas excepciones (Tibidabo y Zaragoza) en los que la atención e indicaciones facilitadas fueron poco precisas.

Finalmente, en organización en atracciones y espectáculos, la mitad de los parques visitados deben conformarse con un mediocre regular. La organización de las colas o la indicación del tiempo de espera en ellas fue deficiente en los parques de atracciones de Madrid y Tívoli, y en los cuatro parques acuáticos. Los parques de atracciones de Zaragoza, el Tibidabo, y el temático Warner Bros Park obtuvieron una calificación sólo de aceptable por no disponer de carteles con tiempo de espera en la totalidad de las atracciones en las que era necesario.

Además, la mayoría de los parques estudiados no disponían de consignas de equipaje u objetos personales en los que depositar las pertenencias al acceder a la atracción, lo que obliga a dejarlas amontonadas sin ningún tipo de vigilancia.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones