Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Accidentes domésticos : La prevención, asignatura pendiente todavía

Aunque pudiera parecernos que nuestro hogar es un lugar seguro, el creciente número de accidentes domésticos demuestra que no siempre es así, especialmente si se trata de casas de países industrializados, en las que abundan aparatos eléctricos, sustancias tóxicas y superficies deslizantes

Accidentes infantiles

Enchufes, estufas, suelos que resbalan, aparatos eléctricos, escaleras, productos tóxicos… El hogar es uno de los lugares en donde se produce un mayor número de accidentes infantiles: el 54% de los percances en niños menores de 5 años ocurren en casa.

La principal causa de siniestralidad infantil dentro del hogar son las intoxicaciones, y prácticamente todas se producen de forma accidental. Según el Instituto Nacional de Toxicología (INT), los principales productos implicados en intoxicaciones de menores son los medicamentos (38%), seguidos de cerca por los productos de limpieza (32%), y un poco más lejos por los cosméticos (9%) y los productos del hogar (9%).

Alrededor del 90% de las intoxicaciones tienen lugar por vía oral, y el resto son cutáneas, por la mucosa bucal, ocular y nasal, por las vías respiratorias o por varias vías a la vez. Según las estadísticas, son los niños de hasta 3 años los que más intoxicaciones sufren. A partir de los 3 años de edad, el número de intoxicaciones disminuye, para volver a percibirse un ligero incremento hacia los 14 años. También son motivo de importantes accidentes infantiles el transporte, las caídas y las piscinas, ocasionados por azar, descuido, distracción o imprudencia.

Con su seguridad no se juega

Los niños, por desconocimiento, pueden ocasionar serios disgustos. Es por ello que hay que procurar que siempre permanezcan bajo la vigilancia de un adulto o una persona responsable, sin olvidar adoptar algunas medidas básicas de seguridad.

En el baño

  • Disponga siempre a mano de un botiquín de primeros auxilios; vigile que los medicamentos no estén caducados y manténgalos lejos de su alcance.
  • El segundo accidente mortal infantil es el ahogamiento. Coloque una alfombra antideslizante en el fondo de la bañera, y si el niño es muy pequeño, siéntele dentro de un aro de seguridad.
  • No deje el lavabo cuchillas de afeitar, tijeras, cosméticos, etc.
  • Utilice cierres de seguridad para la tapa del inodoro. Si vierte al agua lejía o amoniaco, no deje que el niño esté cerca y tire siempre de la cisterna. Desprenden vapores tóxicos.
  • Ojo con el suelo mojado y las caídas en superficies tan duras.

En el resto de la casa

  • Elimine todo acceso a ventanas. Si no es posible, bloquéelas para impedir que se asomen niños. En los balcones, las barandillas deben ser estrechas y altas.
  • Ponga barreras de protección en las escaleras. Las caídas pueden ser muy peligrosas.
  • Proteja las esquinas de los muebles con almohadillas, y utilice cierres de seguridad para cajones y armarios.
  • Coloque antideslizantes debajo de las alfombras.
  • Aleje de su alcance las estufas y braseros, no son nada recomendables en casas con niño. Si tiene chimenea, tápela con rejillas de protección.
  • Preste especial atención a los enchufes. Protéjalos con tapas especiales.
  • Cerciórese de que los juguetes no tengan piezas pequeñas que se puedan desprender.
  • Revise a fondo el sofá para asegurarse que no contiene pequeños objetos como monedas o botones que pueda llevarse a la boca.

En el jardín

  • Nunca le deje sin vigilancia cerca de la piscina. Ojo con las depuradoras, los filtros y las caídas cerca del bordillo.
  • Tenga especial cuidado con las herramientas de jardinería, ya que se pueden convertir en peligrosos juguetes.
  • No deje escombros o basuras esparcidas, y almacene a buen recaudo toda clase de productos químicos (insecticidas, fertilizantes, abonos, cloro para piscinas, etc.).
  • Recoja inmediatamente los vidrios rotos de invernaderos y ventanas, y sustitúyalos a la mayor brevedad.
  • Algunas plantas y sus atractivos frutos de color rojo pueden ser muy venenosos. Atención también a las espinas del rosal.

En la cocina

  • Mantenga lejos de su alcance las lejías y demás productos de limpieza y sustancias tóxicas.
  • Utilice cierres de seguridad en los armarios que contengan productos peligrosos.
  • No deje a su alcance tijeras, cuchillos, ni otros objetos cortantes.
  • El horno debe estar instalado en un lugar alto. Si no es así, vigile que su hijo no se acerque a la puerta mientras esté encendido.
  • Procure que los mangos y asas de sartenes y cacerolas permanezcan siempre hacia dentro, y, a ser posible, en los fogones interiores. La lavadora debe disponer de un sistema de apertura retardada. Mientras esté parada mantenga siempre la puerta cerrada. Tenga especial cuidado con la plancha. Las quemaduras son un accidente muy habitual en niños menores de 3 años.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones