La presencia es ínfima y se debe a una contaminación difícilmente evitable