Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Viajes > Ideas y consejos

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Inspeccionados 101 campings : La mitad no están adaptados para minusválidos

El verano y sus bondades climatológicas ya están aquí. El sol calienta y quienes todavía no disfrutan de vacaciones esperan ilusionados el momento de sacudirse el cansancio acumulado tras un año de trabajo y rutina. La oferta de alojamiento no se limita a hoteles y apartamentos.

Dos de cada diez, suspenso

Tras una evaluación ponderada de estos campings (siguiendo criterios exclusivos de CONSUMER, a partir de la valoración de la relación calidad-precio, del equipamiento y de la seguridad, pero sin olvidar las especificidades de esta clase de alojamiento), la nota media que obtuvieron fue bastante discreta: sólo 5,8 puntos sobre 10 posibles. Los mejores están en Madrid y Navarra, con casi 7 puntos de media. También llegaron al aprobado (de media) los de La Rioja, Murcia, Vizcaya, Alava, Barcelona, Cantabria, Guipúzcoa, Valencia, y Alicante, con entre 6,2 y 5,3 puntos, en orden decreciente. La peor calificación la han merecido los de Málaga, con sólo 4,9 puntos de media.

Otra conclusión de peso es que casi el 20% suspenden por carecer de las prestaciones consideradas como básicas por CONSUMER. Justo en el otro extremo, los mejores 17 campings son El Teularet (Valencia); Itxaspe (Guipúzcoa); Angosto (Alava); La Puerta y Las Torres (Murcia); Internacional La Marina y Armanello (Alicante); Canto de la Gallina, Pico de la Miel y Ardilla Roja (Madrid); El Molino, Acedo, Riezu y Estella-Lizarra (Navarra); y Santa Marina, Molinos de Bareyo y Playa Joyel, en Cantabria.

La seguridad en el camping

Ciertas catástrofes bien recientes han puesto en cuestión durante los últimos años si las medidas que garantizan la seguridad de los usuarios en los campings son suficientes. Todos los centros estudiados aseguran cumplir la normativa en esta materia. Asesorados por especialistas en seguridad, técnicos de CONSUMER efectuaron una consulta entre los 101 campings, cuyo resultado fue que en Navarra todos contaban con un plan de emergencia (en una media general, sólo lo tienen cuatro de cada diez recintos). El resultado no fue tan satisfactorio en Murcia y La Rioja (en ambos territorios, al 66%), ni en Madrid, Vizcaya, Alava y Cantabria, donde sólo la mitad de los campings dispone de un plan de emergencia. En el resto de provincias, son minoría los que adoptan esta precaución. En un nivel similar, se sitúa el número de campings con un plan de evacuación y Navarra es el único territorio en el que todos los recintos consultados están al día tienen este plan, mientras que en Madrid y Vizcaya está previsto en dos de cada tres campamentos. La media general es del 45%.

Si se produce un incendio, extintores (los hay en todos los campings consultados) y tomas de agua facilitan la labor de los bomberos. Todos los de Madrid, Navarra, Vizcaya y Alava cuentan con tomas de agua, y las hay en tres de cada cuatro centros del resto de provincias, con la excepción de La Rioja (en el 66%) y Málaga (en el 54%).

La iluminación de emergencia deviene fundamental cuando el problema se produce de noche. Casi uno de cada diez campings carece de este sistema de prevención, y en Barcelona, el 30% no contaban con ella. Ya en otros aspectos examinados, dos campings de Barcelona no se encontraban cerrados en todo su perímetro (aunque lo obligue la norma), sólo uno de Valencia y otro de Alicante no ofrecen servicio de vigilancia. Y únicamente en el 65% de los campings se informa a los usuarios de las medidas para casos de urgencia o alarma. Ya en lo positivo, en prácticamente todos los campings el cableado eléctrico está enterrado, aunque sea en parte.

Los precios dicen bien poco

La categoría de un camping no siempre refleja la calidad de sus servicios y, en ocasiones, el usuario puede sentirse defraudado por no encontrar lo que esperaba. CONSUMER ha establecido cuatro supuestos para conocer qué provincias ofrecen los campamentos más baratos y qué diferencias de precio existen entre las categorías (véanse cuadros).

El supuesto más representativo de los usuarios de campings está basado en una familia compuesta por un matrimonio y un niño de cinco años que disfruta sus vacaciones la primera quincena de agosto en un camping, al que llega en coche con una tienda de campaña (se incluyen el coste del alojamiento, el del derecho a instalar la tienda y el coche, además del precio del derecho a enchufe de la luz, sumado a todo ello el IVA correspondiente). Para esta familia, los campings más caros son los de Alicante, donde el precio medio supera las 56.600 pesetas . Tarifas algo más económicas se encontraron en Vizcaya, Barcelona y Cantabria, mientras que en Valencia, Madrid, La Rioja, Málaga y Guipúzcoa, los costes se movieron entre 47.200 y 43.800 pesetas, en orden decreciente. Murcia y Navarra fueron los territorios más asequibles para esta familia, ya que en sus campings pagaría poco más de 40.000 pesetas de media por sus 15 días de acampada. En Alava, los dos únicos campings (existentes en el mes de mayo) son de Segunda categoría. Su precio medio (41.650 pesetas para la familia del supuesto)se puede considerar normal para los de esta clase.

Habitualmente, la cantidad a desembolsar ayuda al consumidor a intuir la calidad del servicio, pero en los campings no siempre es así. Por ejemplo, y siempre según el supuesto de esta familia, en los campings de Segunda de Navarra se cobran 41.400 pesetas de media, 2.000 pesetas más que en los de Primera navarros analizados.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones