Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: La mayoría, muy poco sabrosas

En síntesis

  • Se analizaron 8 muestras de croquetas de jamón precocinadas y congeladas, cuyos precios iban desde las 238 hasta las 822 pesetas el kilo.
  • Se elaboran con leche, harina, pan rallado, almidón, aceite vegetal y jamón. Son nutritivas, sanitariamente correctas y están bien etiquetadas. No son muy energéticas (entre 150 y 200 calorías cada 100 gramos), pero al freírlas ganan muchas calorías.
  • Contienen cantidades de jamón muy distintas. Goldar y Frinca no tienen un sólo trocito. La que más, Frudesa, llega al 8,3% de jamón.
  • Ninguna es muy satisfactoria al paladar. Las que mejor se comportan en la cata se quedaron en 6 sobre 10, mientras que tres, las más baratas precisamente, no llegaron al aprobado.
  • Cuatro marcas, las tres más baratas (Goldar, Frinca y Freisa) y Findus, recurren al sórbico, conservante no permitido.
  • La calidad hay que pagarla: las tres más sabrosas son de las más caras. Y las tres que suspenden en la cata y menos jamón contienen, son las más baratas. Además, las tres añaden sórbico.
  • La opción más interesante son las Pescanova, a precio medio, 518 pesetas el kilo, y con buena valoración en cata (6 puntos) y una correcta composición.
  • Conviene freírlas en aceite muy caliente, para que mantengan su forma compacta y no se empapen en exceso de grasa.

TABLA COMPARATIVA

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones