Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Prestaciones y derechos por maternidad y paternidad : La maternidad y la paternidad también son derechos laborales

En el primer semestre de 2008 se han gestionado en nuestro país más de 180.000 permisos de maternidad y casi 140.000 de paternidad

El cuidado de los hijos también es cosa de hombres

Desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, ellos pueden, si así lo desean, compartir con su pareja los primeros cuidados y atenciones del nuevo miembro de la familia. La norma otorga a los padres 13 días ininterrumpidos de permiso, con independencia de los que tienen derecho por convenio, en los supuestos de nacimiento de hijos o hijas, adopción o acogimiento. Este permiso de paternidad es ampliable en caso de parto, adopción o acogimientos múltiples. El incremento es de 2 días más por cada hijo a partir del segundo. La decisión de disfrutar del permiso a tiempo completo o parcial debe llevarse a cabo de acuerdo con la empresa.

Por otro lado, la Seguridad Social acaba de reconocer el derecho del padre a acceder a la prestación por maternidad en el supuesto de fallecimiento de la madre. En dicha resolución se afirma lo siguiente: “En caso de muerte de la madre durante el parto o en un momento posterior, con independencia de que aquélla se encuentre o no incluida en el ámbito de la Seguridad Social, el padre podrá optar a la prestación económica por maternidad durante la totalidad del periodo reglamentario”.

Se pueden beneficiar de este derecho y del de baja por maternidad los trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena y cuenta propia, incluidos los contratados para la formación y a tiempo parcial, aunque en este último caso es necesario que hayan cubierto un periodo de cotización de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha del inicio del permiso, o 360 días a lo largo de su vida laboral con anterioridad a la mencionada fecha. La prestación económica por maternidad/paternidad consiste en un subsidio equivalente al 100% de la base reguladora correspondiente. En el caso de que el padre se encuentre en paro, el tiempo de permiso por paternidad no se descuenta de la prestación por desempleo.

Permiso de lactancia

Entre los derechos que asisten a madres y padres trabajadores se halla el de ausentarse de su puesto de trabajo con el objetivo de facilitar la lactancia, ya sea natural o artificial, de sus hijos menores de nueve meses, sin que ello repercuta en su salario laboral. No obstante, y aunque este derecho puede ser disfrutado de forma indistinta por ambos progenitores, si la madre es una trabajadora autónoma, el padre, salvo que su convenio colectivo indique lo contrario, no tiene derecho a su disfrute.

Además, en el caso de que el progenitor que solicite el permiso de lactancia sea un trabajador autónomo, la Ley 20/2007, del Estatuto del Trabajo Autónomo sólo contempla el derecho a suspender su actividad en caso de situación de riesgo durante la lactancia natural. En este último caso se tienen en consideración las condiciones de trabajo (fatiga, estrés, condiciones ambientales, etc.), que pueden reducir la capacidad de lactar e incluso interrumpir la lactancia de las mujeres trabajadoras, y la exposición a algunos contaminantes (tóxicos, radiaciones ionizantes, etc.), que pueden poner en riesgo la salud de los lactantes.

Padres y madres tienen derecho a una hora de ausencia del trabajo, que se incrementará de forma proporcional en los casos de parto múltiple, y que pueden dividir en dos fracciones. La ley prevé que los padres puedan sustituir este derecho por una reducción de su jornada en media hora, o la prevista en el convenio colectivo, o acumularlo en jornadas completas en los términos previstos en dicho convenio, o por el acuerdo que, en su caso, se haya pactado con el empresario.

Ayudas económicas a la Conciliación Familiar y Laboral

Según datos del Estudio IFREI 2006 del IESE de la Universidad de Navarra sobre la adopción y puesta en práctica de políticas de conciliación en España, sólo un 7% de las empresas españolas son familiarmente responsables, únicamente un 17% son comprensivas con los empleados que dan prioridad a su familia y un 40% de las mismas reconoce que se juzga como menos comprometidos a los trabajadores que hacen uso de las medidas de conciliación. Vistos estos datos, no es de extrañar que el embarazo sea el primer riesgo laboral para la mujer, y se vea en muchos casos como un obstáculo para desarrollar la carrera profesional, en particular por las del sector privado (33%) y las autónomas (32,5%), mientras que las funcionarias se sienten menos afectadas (23%), tal y como se desprende de Calidad de Vida en el Trabajo (ECVT), informe elaborado por el Ministerio de Trabajo.

Ante este panorama, algunas comunidades autónomas han comenzado a poner en práctica medidas en forma de ayudas económicas para compensar las excedencias y reducciones de jornada por el cuidado de menores, y para aportar así su granito de arena en la difícil conciliación familiar y laboral. Navarra, Baleares, Castilla y León, Galicia y País Vasco son algunas de las comunidades que otorgan dichas ayudas, que oscilan entre los 1.200 euros y los 8.700 euros anuales, con la circunstancia, en alguno de los casos, de que se aplica una discriminación positiva, con cantidades más altas para los padres, buscando su implicación en el cuidado de los hijos.

Un padre que solicite la excedencia en el País Vasco recibirá 3.000 euros anuales, y 2.400 si es la madre. En caso de reducción de jornada la cuantía a percibir anualmente oscila entre 1.350 y 1.800 euros en el caso de las madres, y entre 1.800 y 2.400 euros para los padres. La diferencia entre prestaciones por reducción de jornada viene marcada por el porcentaje de reducción con respecto de la jornada laboral. La retribución en Castilla y León otorga 3.000 euros anuales a los padres o madres trabajadores que reduzcan su jornada de trabajo ordinaria en al menos un 50%. En caso de excedencias, la ayuda es de 7.000 euros con carácter general, y más de 8.700 si es familia numerosa, monoparental, parto múltiple o adopción. El gobierno gallego ofrece una ayuda exclusiva para hombres y familias monoparentales basada en un pago único de entre 2.400 y 3.600 euros anuales por reducción de las horas de trabajo, en función del porcentaje de reducción de la jornada laboral que se solicite, y la duración de ésta, que tendrá un máximo de ocho meses. El Gobierno balear, por su parte, subvenciona con una cantidad que oscila entre 145 y 175 euros mensuales a los trabajadores y trabajadoras que soliciten una reducción de jornada para el cuidado de sus hijos. En el caso de Navarra, el Gobierno foral otorga una ayuda económica mensual de 417 euros cuando ambos padres trabajen y uno de ellos solicite excedencia laboral para el cuidado de su hijo. Ésta, como otras ayudas, se halla sujeta a una serie de limitaciones y condiciones establecidas por los diferentes organismos que las conceden.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones