Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuestadas 3.100 personas para evaluar la frecuencia de consumo de más de 200 tipos de alimentos : La dieta: diario de los alimentos más habituales

Lechuga, queso, pollo, merluza, lentejas, huevo en revuelto y tortilla, melón, pan blanco y azúcar son los que se consumen con mayor frecuencia dentro de cada grupo de alimentos

Huevos, Legumbres, Cereales, fruta y azúcar

Huevos, en tortilla

Cada hogar gastó durante 2013 en huevos 51 euros. Los huevos son un alimento de gran interés nutricional que aportan proteínas de elevada calidad, vitaminas (A, D y B12) y minerales (fósforo y selenio). También proporcionan nutrientes esenciales en las etapas de crecimiento y en circunstancias fisiológicas especiales como el embarazo, la lactancia y la vejez. Se recomienda un consumo de tres o cuatro huevos por semana.

Según el Estudio ENPE, el huevo suele tomarse con mayor frecuencia en forma de tortilla o revuelto (un 91% de los encuestados así lo destaca). Después, como huevos fritos (72%) y, por último, como huevos cocidos (un 65%). Por regla general, en los tres formatos el huevo se toma una vez a la semana.

Por edad, los huevos fritos se consumen de forma más habitual entre los entrevistados de 9 a 18 años (un 83% de ellos lo menciona), pero solo un 58% de los encuestados mayores de 65 años los toma de esta forma. Prefieren la tortilla o revuelto (un 90% los consume así frecuentemente).

Legumbres: lentejas, la primera opción

Las legumbres supusieron para cada familia durante 2013 una media de 83 euros. Las alubias, los guisantes, los garbanzos, las habas y las lentejas aportan hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales. También son una buena fuente de proteínas. Se recomienda un consumo de al menos 2 a 4 raciones por semana de legumbres. Si se mezclan las legumbres con los cereales, se obtiene un aporte de proteínas de mayor calidad.

Según el Estudio ENPE, las legumbres con mayor presencia en la dieta de los 3.100 encuestados son las lentejas (el 91% de ellos las menciona). Después, están los garbanzos (el 82%), las alubias (72%), los guisantes (55%) y las habas (30%). La mayoría toma las legumbres una vez a la semana, aunque la mitad de quienes dicen tomar guisantes y habas, lo hacen una vez al mes.

En las alubias y en las habas, se encuentran diferencias importantes por edad. En torno a un 58% de los jóvenes de entre 3 y 18 años ingiere las alubias con asiduidad, frente al 80% de los mayores de edad. En cuanto a las habas, se duplican los encuestados que mencionan las habas: pasan del 18% de los menores de edad al 38% de las personas mayores de 65 años.

Cereales: gana el pan blanco

Según el INE, cada hogar gastó en pan y cereales 624 euros de media. Los cereales deben constituir la base fundamental de nuestra alimentación por ser una importante fuente de energía. En este grupo, se incluyen el pan, las pastas, el arroz y los cereales.

La recomendación general es consumir de 4 a 6 raciones de cereales y derivados al día, eso sí, con una presencia importante de preparados integrales (arroz, pasta, pan, etc.) por ser más ricos en fibra, vitaminas y minerales que los refinados.

En concreto, el pan es aconsejable en todas las comidas del día, aunque es preferible el integral, rico en fibra, vitaminas B1 y B6 y magnesio. La pasta se puede consumir de 2 a 3 veces a la semana y el arroz debería incluirse también con esa misma frecuencia.

El 84% de los encuestados en el Estudio ENPE come pan blanco de barra u hogaza con una frecuencia de casi dos veces al día. Sin embargo, solo un 15% come ese mismo tipo de pan en integral. Por sexos, las mujeres comen el doble de pan integral de barra y hogaza: un 20% frente al 11% de los hombres. También los mayores de edad: un 17% frente al 6% de los jóvenes participantes de esta encuesta.

Por otra parte, el 93% de los encuestados ingiere habitualmente arroz (blanco, paella, cubana, rissotto) y el 88% pasta tipo espagueti, macarrones, etc. En ambos casos, una vez a la semana. Solo un 19% toma con asiduidad cereales en el desayuno y un 7% cereales con fibra.

Pocos frutos secos

Cada hogar gastó en 2013 una media de 64 euros en frutos secos. La principal característica de los frutos secos es su alto contenido energético y su importante aporte de ácidos grasos insaturados y fibra. Son una buena alternativa de proteínas y lípidos de origen vegetal. En concreto, las almendras, las avellanas, los anacardos, los piñones, los pistachos y las nueces tienen un contenido en grasas mayoritariamente de tipo insaturado, es decir, que ayuda a controlar los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre. Además, los frutos secos son una fuente extraordinaria de vitamina E, con efectos antioxidantes. Y, por su contenido relativamente elevado en fibra vegetal, no solo ayudan a regular el tránsito intestinal. Se recomienda una ingesta de 3 a 7 raciones por semana para adultos sanos sin obesidad ni sobrepeso. El Estudio ENPE comprobó que solo el 50% de los entrevistados consume almendras, avellanas y nueces habitualmente casi dos veces a la semana. El 41% también incluye en su dieta una vez al mes cacahuetes (que son en realidad legumbres), otro 32% piñones y pistachos, y por debajo del 25%, pipas de girasol y calabaza, palomitas y otros frutos secos.

Frutas, mejor enteras

Cada hogar español gastó en fruta durante 2013 una media de 387 euros. Las frutas y los zumos de frutas aportan agua, azúcares, vitaminas, minerales y fibra. Se recomienda consumir tres o más piezas de fruta al día, preferentemente enteras, ya que los zumos carecen de la mayor parte de la fibra que aporta la fruta entera. Además, es fundamental que una de ellas sea rica en vitamina C, como los cítricos, kiwis, fresas, etc.

El Estudio ENPE comprobó que las frutas preferidas de los encuestados son el melón y la sandía, un 82% de ellos aseguraba consumirlos con asiduidad (hay que tener en cuenta que la recogida de datos se realizó en época estival). Les siguen las manzanas (un 79%), el plátano y la chirimoya, y las naranjas y las mandarinas (en ambos casos en torno al 75%). Por regla general, tanto el melón y la sandía como las manzanas y el plátano y la chirimoya se toman dos veces a la semana. Tan solo uno de cada seis entrevistados aseguraba tomarlas a diario.

Por edad, el melón y la sandía la prefieren los mayores de 19 años. Sin embargo, las manzanas son más comunes entre los más jóvenes (niños de 3 a 8 años). Por su parte, los plátanos y las chirimoyas también las prefieren los más pequeños.

Las frutas menos consumidas son los higos frescos (solo el 24% dice consumirlos habitualmente) y el aguacate (el 20%). También las desecadas, como las uvas pasas o los dátiles, solo mencionadas por aproximadamente el 11%.

Por último, solo el 49% de los entrevistados toma zumo natural habitualmente. Las mujeres tienen algo más de costumbre: el 51% asegura tomar zumo natural frecuentemente frente al 47% de los hombres. Por edad, el zumo natural lo prefieren las personas entrevistadas de entre 9 y 18 años (al 55% frente al resto de grupos de edad que admiten tomarlo por debajo del 50%).

Demasiado azúcar

Cada hogar en España realizó un desembolso en azúcares, confituras, miel, chocolate, confitería y helados de 163 euros. Los azúcares de absorción rápida, como el azúcar de mesa y la miel, se caracterizan por aportar energía y aumentar la palatabilidad de los alimentos y bebidas. Son un grupo de alimentos superfluos y su consumo no es necesario, por lo que debe ser moderado, ya que una ingesta elevada puede favorecer el sobrepeso y la caries dental.

Según el Estudio ENPE, el 60% de los encuestados consume azúcar con frecuencia (por regla general una vez al día) y un 23% miel (casi dos veces al mes). Concretamente, el azúcar lo toman con mayor asiduidad las personas encuestadas de entre 19 y 65 años y los hombres (en ambos casos el 65% de ellos).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones