Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Finanzas

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Cuentas corrientes y libretas de ahorro : La Banca siempre gana

Quizá no seamos conscientes de ello, pero tan representativos de nuestro "modus vivendi" como los ordenadores, la TV o las tarjetas bancarias lo son las cuentas corrientes y libretas que abrimos para gestionar desde ellas todas nuestras operaciones económicas, desde la custodia de los ahorros o la domiciliación de la nómina hasta el pago del plazo del crédito del coche o la cuota mensual de la comunidad de vecinos

Contratos: se entienden poco y algunas cláusulas son abusivas

Si piensa enfrentarse a un contrato de cuenta corriente o libreta de ahorro de cualquier entidad financiera, vaya bien pertrechado y por partida triple. De lentes de aumento y de paciencia, en primer lugar, si pretende leer y comprender el condicionado general y particular del contrato (el tipo de interés que le pagarán, los gastos, las comisiones y el tipo deudor para los «números rojos», …). Armese también de conocimientos jurídicos, si quiere entender unas cláusulas redactadas en un lenguaje ininteligible para el común de los mortales. Y, por último, recurra a sus mejores conocimientos matemáticos y financieros para comprender las enrevesadas fórmulas (y su aplicación) que establecen los bancos y cajas a la hora de hacer los cálculos.

La solución a este evidente problema (el consumidor firma un contrato cuyas condiciones no entiende, por mucho que se esfuerce en hacerlo, y debe confiar en que las cajas y bancos actuarán correctamente) ha de venir desde las propias entidades: mayor claridad expositiva, más sencillez en la redacción y más transparencia (menor ambigüedad) en algunas frases. Y no es pedir mucho, simplemente que sometan estos contratos (siempre de adhesión, «o lo tomas o lo dejas», el usuario no puede aportar nada en ellos) a los criterios recogidos hace más de una década en la Ley de Defensa del Consumidor y Usuario.

CONSUMER ha extraido conclusiones del estudio de los 22 contratos: hay que subrayar en primer lugar que la facultad que se atribuyen las entidades de modificar el tipo de interés y el importe de las comisiones no es, aunque pueda parecerlo, abusiva. Así lo establece la Ley de Condiciones Generales de Contratación. La entidad sólo está obligada a notificar al usuario la modificación con la suficiente antelación para que si lo desea, dé por finalizado el contrato. Ahora bien, es muy probable que cualquiera de estos contratos contenga alguna claúsula abusiva, como un interés TAE para los descubiertos superior al máximo legal (abuso que cometen cuatro de las 22 entidades) o como la facultad que se atribuyen la mayoría de bancos y cajas de cobrar las deudas con ellos contraídas mediante saldos que el usuario disponga en otras cuentas o depósitos de la entidad, independientemente de la plena identidad de los titulares.

Durante la normalmente longeva vida de una cuenta corriente o libreta de ahorro puede no surgir problema alguno, y todo irá bien. Pero si el usuario , por ejemplo, firma un buen día varios cheques que sumen un importe superior al saldo de su cuenta, o se encuentra en descubierto en una cuenta propia u otra persona con la que comparte una cuenta en la misma entidad está en «números rojos», o si le roban la chequera o la extravía y avisa verbalmente de ello a un empleado del banco pero olvida notificarlo por escrito a la entidad, … entonces, pueden surgir los problemas: si pierde un cheque, será casi seguro (para el banco o caja) por no haberlo custodiado con diligencia y la negligencia (y sus posibles efectos negativos) será del cliente y no del empleado que no comprobó esa firma tan burdamente imitada (por el ladrón) antes de que el usuario notificara el extravío de su chequera. La mayoría de las 22 entidades comparadas no asume en sus contratos responsabilidad alguna antes de la notificación de pérdida de la libreta de ahorro o del talonario de cheques, a pesar de que en relación con el pago de cheques falsificados, la ley cambiaria y del cheque establece, en primer lugar, la responsabilidad de la entidad financiera. Y, ya en otro caso, si hay un descubierto en su cuenta, quizá tenga que pedir disculpas a su hermano porque han compensado saldos con la cuenta que tienen abierta conjunta y solidariamente.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto