Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Kétchup : Conclusiones 

Es, sin duda, una de las salsas más populares en nuestro entorno. muchas personas lo consideran un ingrediente casi imprescindible cuando se trata de consumir ciertos alimentos, como hamburguesas, perritos calientes o patatas fritas. Asomémonos al interior de ese envase.

Conclusiones 

El kétchup suele estar mal visto porque mucha gente piensa que apenas tiene tomate y que contiene mucho azúcar. En realidad, sí contiene tomate (se utilizan unos 170 g para elaborar 100 g de producto). Pero eso no significa que esta salsa sea saludable, ya que contiene mucha sal y mucho azúcar. Otro de los problemas es que tiene un sabor intenso, que enmascara el sabor propio de los alimentos a los que acompaña, algo que deberíamos tener en cuenta especialmente cuando se trata de alimentación infantil. En definitiva, conviene reservar su consumo para contadas ocasiones y, en caso de hacerlo, elegir marcas con mucho tomate, poca sal y poco azúcar.

Esos son los principales elementos que se han tenido en cuenta a la hora de valorar los productos analizados en esta guía, además de su relación con el precio. Considerando todo ello, las mejores opciones son las salsas de Eroski porque son las que contienen más tomate y un menor precio, especialmente Eroski menos azúcares, porque es la segunda que menos azúcares tiene (por detrás de Prima Cero) y además no tiene edulcorantes que aumenten la intensidad de sabor dulce.

Tres preguntas para decidir 

Cuánto. El kétchup contiene una cantidad considerable de sal y azúcares añadidos. Cuando lo consumimos de forma ocasional y en pequeñas cantidades, el aporte final de estas sustancias en el conjunto de la dieta no es elevado (en una ración de unos 15 gramos hay en torno a 2 gramos de azúcar y 0,3 gramos de sal). Pero conviene prestar atención, porque un consumo habitual o excesivo sí puede representar un aporte significativo.

Con qué. Es importante tener en cuenta otros aspectos que a veces pasan desapercibidos. Uno de ellos es que esta salsa suele asociarse al consumo de productos insanos, como perritos calientes, hamburguesas, fritos de pollo… En estos casos, nuestra atención debería centrarse precisamente en esos alimentos, porque su consumo tiene un impacto más significativo sobre la salud que la salsa de la que hablamos. En este sentido, lo adecuado sería evitar su consumo o tratar de reducirlo en la medida de lo posible.

Para quién. Otro aspecto importante es que esta salsa tiene un sabor muy intenso, así que si nos acostumbramos a tomarla con asiduidad, podría alejarnos de una dieta saludable, ya que corremos el riesgo de que alimentos con sabores suaves nos resulten insípidos y aburridos (calabacín, lechuga…). Además, suele enmascarar el sabor y el aroma propio de los alimentos a los que acompaña. Todo esto resulta especialmente relevante cuando hablamos de alimentación infantil, ya que en esa etapa de la vida es fundamental educar el paladar. Es decir, no se trata de rociar con kétchup todos los alimentos para conseguir que los niños los coman (judías verdes, pescado, tortilla francesa…) porque de ese modo será peor el remedio que la enfermedad. Se trata de ofrecerles los alimentos que les gusten, dentro de una oferta variada y saludable.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones