Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

La salud de la piel : Herpes labial, sin perder la sonrisa

No reviste gravedad, salvo en niños pequeños o personas inmunodeprimidas, pero es molesto e, incluso, doloroso para quienes lo padecen

Los niños, víctimas de la gingivoestomatitis

Normalmente, el herpes simple no da síntomas y pasa desapercibido para una gran parte de las personas infectadas. Pero existe un tipo de herpes labial que provoca numerosas molestias la primera vez que se manifiesta, ya que no solo sale en los labios, sino que puede extenderse hacia su interior de la cavidad bucal hasta la lengua. Este tipo de herpes se denomina gingivoestomatitis herpética: dura entre una y dos semanas y afecta a niños de entre 6 meses y 5 años.

En estos casos, el virus provoca muchas molestias: fiebre alta, babeo, inflamación de las encías (gingivitis) que incluso pueden sangrar, mal aliento y ampollas o úlceras dolorosas en los labios, en la mucosa bucal y en la lengua que pueden ocasionar dificultades para comer.

El tratamiento: según la fase

El herpes simple evoluciona en pocos días y desaparece de forma espontánea, sin necesidad de tratarlo. No obstante, hay disponibles algunos productos y tratamientos que aceleran la curación de las lesiones herpéticas, aunque con resultados discretos.

En la fase inicial del herpes, cuando aparece como vesículas o ampollas llenas líquido, se deben utilizar antisépticos para limpiarlas y secarlas. Para ello, se recomienda lavarlas con agua y jabón. Después, aplicar alguna solución de vaselina o alguna crema similar. Uno de los antisépticos que se pueden utilizar en los primeros momentos es el alcohol, con pequeños toques con un algodoncito sobre la lesión pero con moderación.

En la fase inicial del herpes se deben
utilizar antisépticos para limpiar las
ampollas y secarlas

Otra opción para secar las ampollas es aplicar una loción que se prepara mezclando 1 gramo de sulfato de cobre o sulfato de zinc que se vende en la farmacia con un litro de agua del grifo. A continuación, se empapa con ella un paño o gasa y se aplica tres veces al día sobre las ampollas, durante diez minutos, hasta que se hayan convertido en costras.

También hay cremas que incorporan antirivales, aunque su precio es elevado en comparación con los beneficios que ofrecen. Se han realizado estudios con algunas pomadas que incluyen penciclovir y los resultados señalan que solo acortan de manera ligera el brote de las lesiones, en torno a unas horas o un día, por lo que algunos dermatólogos no las recomiendan. Únicamente en los casos de inmunodeficiencias severas es preciso utilizar tratamientos antivirales con pastillas, con compuestos como el aciclovir (que también está disponible en crema). Otros fármacos disponibles en pastillas son famciclovir (que es la forma en comprimido de la crema tópica con penciclovir) y valaciclovir.

Las personas que padecen gingivoestomatitis pueden aliviar la fiebre y el dolor con medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno, por su doble acción antitérmica y analgésica.

Consejos para personas con herpes labial

  1. Mantener la zona de las lesiones limpia, no manipularla y, en caso contrario, lavarse bien las manos ante sy después de hacerlo.
  2. No compartir vasos ni cubiertos para evitar posibles contagios.
  3. No besar a los niños ni a personas que no hayan tenido nunca herpes.
  4. No hay medidas de prevención, salvo evitar el contacto con la saliva, por lo que se deben controlar los factores que pueden influir en su aparición, como aprender a manejar el estrés.
  5. Cada persona debe estudiar sus propias tendencias y observar qué circunstancias son más propicias para que salga un herpes labial.
  6. Si el factor que favorece la reactivación del virus es el sol, se debe utilizar un protector solar elevado en los labios, tanto en verano como en invierno.
  7. Si el los brotes se repiten, con al menos seis brotes al año, lo mejor es consultar al dermatólogo.
  8. Evitar que los niños con gingivoestomatitis acudan al colegio, hasta que las lesiones del herpes se hayan convertido en costras.
  9. Para aliviar la gingivoestomatitis, los más pequeños deben tomar alimentos fríos y fáciles de tragar, como purés y papillas. Conviene evitar los alimentos ácidos, como los cítricos, y demasiado salados y beber líquidos en abundancia.

Fuente: Unidad 12. y Aurora Guerra, jefa de Sección de Dermatología del Hospital Doce de Octubre, de Madrid, profesora titular de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Guía Práctica de la Salud de Semfyc y AEPAP

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones