Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Entonan el estómago, pero nutren muy poco

En síntesis

  • Se analizaron cuatro sopas de pollo con fideos y otras tantas de cremas de champiñones. En ambos casos, se trata de preparados deshidratados. Se venden en sobres de 67 a 85 gramos, que sirven para preparar un litro de producto. Salen desde las 475 pesetas el kilo (sopa de pollo con fideos Calnort) hasta las 1.124 pesetas de la crema de champiñones Gallina Blanca.
  • Todas cumplen con lo legislado para este producto en cuanto a extracto seco y sal .
  • Todas usan generosamente glutamato (aditivo potenciador del sabor), si bien en dosis inferiores al máximo admitido.
  • Son nutritivamente muy pobres. Y no hay diferencias significativas de composición entre unas y otras muestras. Tienen mucha sal, pocas proteínas, muy poca grasa, algunos hidratos de carbono, y pocas vitaminas y minerales (exceptuando el sodio de la sal). Y su aporte energético es muy modesto: unas 50 calorías por plato de sopa o crema.
  • Tampoco agradan al paladar, si bien las cremas de champiñón gustaron algo más que las sopas de pollo. Tres de cada cuatro de estas últimas ni siquiera aprobaron en la cata.
  • Para sopas de pollo se ha definido una mejor calidad-precio: Maggi. En las cremas de champiñones, ninguna de las cuatro muestras se hace acreedora este reconocimiento.

TABLA COMPARATIVA

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones