Enfermedades, fármacos y conducción, un triángulo peligroso