Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Instalaciones deportivas públicas : En unas capitales, mucha mayor insfraestructura deportiva que en otras

En nuestro país, casi cuatro de cada diez ciudadanos practican deporte de forma habitual. Y la mitad de ellos recurre a instalaciones deportivas de titularidad pública.

Pamplona, caso aparte

Pamplona tiene una infraestructura deportiva diferente a la del resto de las ciudades. Nada menos que el 40% de la población es miembro de alguna de las sociedades deportivas privadas que operan en la ciudad. En el resto de las capitales, la mayoría de la población acude a instalaciones municipales. Aunque estas coexistan, o compitan, con instalaciones y clubes deportivos privados en los que hay que pagar normalmente una elevada cantidad de dinero para hacerse socio y otra para abonarse para todo el año u otro periodo de tiempo.

Pamplona es una de las ciudades que peor equipamiento deportivo de uso público ofrece. Sin embargo, cuenta con más de una docena de clubes privados, muchos de los cuales disponen de instalaciones de calidad para la práctica de diversas especialidades deportivas. Asimismo, el coste que supone pertenecer a algunas de ellas es más asequible que el habitual en otras ciudades.

Desde el Ayuntamiento pamplonés se explicó a CONSUMER que no se ha invertido en construir más instalaciones deportivas porque los clubes cubren suficientemente la demanda deportiva de los vecinos. Desde el Ayuntamiento se propician acuerdos con estas sociedades privadas por los que se les cede terreno declarado de uso público para que amplíen sus instalaciones. A cambio, los clubes entregan a la corporación municipal un determinado número de abonos de uso anual, o para la temporada de verano, para que los distribuya entre los ciudadanos.

A pesar de todo, es de suponer que no serán pocos los pamploneses que preferirían disponer de más instalaciones deportivas de titularidad pública.

Barcelona, caso aparte

Los datos que figuran en el informe corresponden a las instalaciones deportivas de propiedad municipal. No figuran las que pertenecen a la Generalitat, Puerto Autónomo, Diputación y Administración Central. El Ayuntamiento de Barcelona explota sus instalaciones deportivas cediendo la gestión de las mismas a entidades deportivas. (ninguna instalación es gestionada por el Ayuntamiento. Los gestores de las instalaciones municipales han de ser entidades sin ánimo de lucro. El órgano que controla esta gestión indirecta, os subcontratación, es el Consejo Municipal de Deportes. El Ayuntamiento no organiza una oferta de cursos, los fomenta delegando en los gestores de las instalaciones.

Así, se ofertan cursos en la medida en que haya demanda, es decir, se trata de ajustar la oferta a la demanda, hasta que se colapsan las instalaciones; entonces, se hace una lista de espera. La cesión de las instalaciones a las entidades deportivas se realiza mediante la firma de un contrato por un número de años. Estos contratos se auditan anualmente mediante un informe de ingresos y gastos. Los gestores pagarán un canon anual por gestionar esas instalaciones municipales.

En cuanto a los precios para el acceso a las instalaciones, se fijan y aprueban por el Ayuntamiento. Hay nada menos que 119 entidades gestoras de las instalaciones municipales. El canon a pagar al Ayuntamiento se compone de una parte fija y otra variable en función de los ingresos. Si la entidad ha llevado a cabo alguna inversión para la mejora de las instalaciones, este canon se reducirá. En caso de una reparación importante, o de la construcción de más instalaciones, el coste lo sufraga el Ayuntamiento.

Barcelona es la primera ciudad europea que implanta este modelo de gestión. Según fuentes municipales, la actual dimensión demográfica de la ciudad desaconseja, por su complejidad, una gestión directa de las instalaciones deportivas municipales por parte del Ayuntamiento.

Las instalaciones públicas no municipales se gestionan también indirectamente, por cesión. Al parecer, el sistema funciona bien y se amortizan más fácilmente las instalaciones.

Ficha técnica

  • Se analiza y compara el equipamiento deportivo de titularidad y uso públicos con el que cuentan Vitoria, Bilbao, San Sebastián, Pamplona, Logroño, Burgos, Santander, Barcelona, Valencia, Alicante, Castellón y Murcia.
  • A partir del 1 de noviembre, CONSUMER se puso en contacto con el Area de Deportes del Ayuntamiento de cada ciudad, explicando el objeto del estudio y remitiendo un cuestionario, en el que solicita datos sobre el número de vasos de piscinas, pistas de tenis, squash, paddle, canchas, frontones, campos de fútbol?etc. También se preguntó por las tarifas de acceso a las instalaciones, y por los cursos que se ofertan a nivel público en general, y para la tercera edad y minusválidos en particular.
  • Por otra parte, se visitaron, entre los días 5 y 9 de noviembre de 1998, cincuenta y dos complejos deportivos de uso público (de 3 a 5 por ciudad). En cada uno, se analizaron: estado general de conservación y limpieza, vestuarios y taquillas, elementos peligrosos, accesos y aseos para minusválidos, cabinas telefónicas y botiquín dependencia sanitaria. En total, se visitaron: 75 piscinas, 78 gimnasios y salas de musculación, 12 pistas de atletismo, 110 canchas deportivas (futbito, balonmano, baloncesto, minibasket, volleyball y badminton), 28 pistas de squash, 48 frontones, 8 pistas de paddle, 92 de tenis, 19 campos de fútbol, 7 de rugby, 6 de hockey patines, 5 rocódromos para practicar la escalada, 1 campo de golf y tres espacios para la práctica de golf.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones