Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Instalaciones deportivas públicas : En unas capitales, mucha mayor insfraestructura deportiva que en otras

En nuestro país, casi cuatro de cada diez ciudadanos practican deporte de forma habitual. Y la mitad de ellos recurre a instalaciones deportivas de titularidad pública.

El deporte también se aprende

La tradición de nuestro entorno humano más cercano, la comodidad o cualquier otra circunstancia pueden orientarnos hacia un deporte, cuando quizá nuestras preferencias o habilidades apuntan a otro. Es el caso de quien queda cada fin de semana con sus amigos a jugar al futbito o fútbol sala cuando lo que le encanta es el tenis o la natación. Pero nunca es tarde para aprender: hay cursos para casi todo, pero no en todas las capitales la oferta es igualmente variada. Vitoria se erige como la capital más ambiciosa en materia de educación deportiva: las instalaciones públicas ofrecen cursos sobre más de 50 especialidades. La oferta de Logroño también es muy diversa, con 41 modalidades distintas. En las demás capitales, los vecinos se encuentran con una gama de opciones muy inferior: en Valencia, Murcia, Bilbao, Castellón, Alicante y Pamplona disponen de cursos de aproximadamente una veintena de deportes.

En menor medida podrán aprender deportes los residentes en Burgos y Santander, con cerca de 15 cursos, aunque son los ciudadanos de San Sebastián los menos favorecidos: sólo hay cursos de cinco modalidades deportivas. En Barcelona no ha sido posible conocer el número de cursos ofertados.

Los vestuarios, bien.

En todos los complejos deportivos visitados de Alicante, Murcia, Bilbao, San Sebastián y Pamplona, y en dos de los tres de Santander y cuatro de cinco de Barcelona, hay taquillas en los vestuarios. Además, el estado de conservación y limpieza de las taquillas era bueno, con la excepción de las de La Albericia (Santander), Antiguo Hipódromo y Pabellón Municipal de Deportes (ambos en Alicante) en las que podría mejorarse. En el Centro Río Vena, de Burgos, no las hay. En Vitoria, los tres centros que cuentan con taquillas (se visitaron cinco), las tenían en correcto estado, al igual que los dos de Castellón que tienen taquillas (se visitaron 4).

En Valencia, sólo en dos (Pabellón Fuente San Luis y Tramo 3 del cauce del Río Turia) de los cinco había taquillas, si bien su conservación y limpieza eran adecuadas La peor preparada es Logroño. Sólo en uno (Las Norias) de los cuatro había taquillas, si bien su conservación y limpieza eran adecuadas. El estado de los vestuarios en general no presentaba deficiencias importantes. Unicamente se localizaron 8 vestuarios con deficiente aspecto: cuatro de los 14 visitados en Vitoria, dos de los 7 de Santander, uno de los 11 de Barcelona y uno de los 11 de Alicante.

De otro lado, se han detectado pocos elementos que entrañen peligro para quienes hacen uso de los complejos deportivos: en Mendizorroza (Vitoria), se vieron hierros y andamios en algunas zonas. En Txurdinaga y Artxanda (Bilbao) se debería ajustar mejor las arquetas que delimitan las piscinas. En el Varea, de Logroño, se puede uno tropezar con las canastas de baloncesto mientras hace deporte en la cancha polivalente, ya que las canastas están muy pegadas a la banda. En el Antiguo Hipódromo Monte Tossal (Alicante), se vieron taquillas oxidadas en los vestuarios y en el Pabellón Municipal de Deportes, de la misma ciudad, se estaban acometiendo algunas obras, que estaban deficientemente delimitadas.

Por lo que respecta al suelo de los vestuarios, en el Pabellón Fuente San Luis, en todos los complejos de Bilbao, salvo los del San Ignacio, eran resbaladizos. Sucede lo mismo en Mendizorroza (Vitoria), en las Piscinas Paco Yoldi y en el Bidebieta (ambos, en San Sebastián) y en Las Norias (Logroño). También se puede uno tropezar con el abundante material deportivo que se reparte por los pasillos del Polieportiu Municipal L´illa de Barcelona.

Y, cambiando de tema, en todos los centros visitados de Vitoria, Bilbao, San Sebastián, Murcia, Santander y en cuatro de cinco de Alicante, había cabinas telefónicas. Nunca está de más disponer de un teléfono al que poder recurrir para dar avisos o recados personales, y, sobre todo, para casos de urgencia. La peor dotación telefónica se daba en Logroño, Barcelona y Pamplona. Sólo en uno de los cuatro polideportivos visitados en estas ciudades había cabina. En el Vena, de Burgos, en la mitad de Castellón y en tres de cinco de Valencia, tampoco había cabinas.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones