Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Motor > Educación y seguridad vial

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Fluidez del tráfico urbano : En algunas ciudades el tráfico es tres veces más lento que en otras

Comparada la fluidez del tráfico en 18 ciudades: El bus fue el medio de transporte más lento en todas, excepto en Bilbao

En Bilbao el bus fue más rápido que el coche privado

Pamplona es la ciudad donde se transita más fluidamente en coche, pero el resto de medios de transporte se sitúan también entre los más rápidos del estudio. Bilbao es la única en que el bus fue más rápido que el coche privado. En Cádiz, Valladolid y Málaga destacó la agilidad del bus, mientras que en Murcia, Santander y Alicante donde la enorme lentitud de su bus las situó a a la cola en fluidez general del tráfico. Para el coche, Pamplona, A Coruña y Málaga son las más convenientes, mientras que Alicante y Santander son las más lentas.
Las diferencias en lo que respecta al taxi también fueron importantes: mientras que en Bilbao, Cádiz, Málaga, Zaragoza, Granada y Pamplona apenas se necesitan cinco minutos por cada kilómetro, en Murcia y Alicante, al igual que ocurre con el coche privado, se necesita el doble de tiempo. Así, el taxi es el segundo medio más rápido, tras la moto, en todas las ciudades excepto en Murcia, A Coruña y Vitoria (donde se ve superado por el coche), y Barcelona y Bilbao, donde el metro fue más rápido en la prueba.

Los resultados de las cuatro ciudades que disponen de metro fueron positivos,
aunque destacaron los de Bilbao y Barcelona, donde fue el segundo medio más rápido. En Madrid, el metro supera en rapidez al coche y al bus, pero en Valencia sólo al bus.

La moto, lo más económico

/imgs/20051001/img.tema-portada.02.jpg
Para analizar lo que cuesta desplazarse en la ciudad se han tenido en cuenta el precio del billete sencillo de autobús y de metro, el consumo de gasolina en la moto, el coste de la carrera y de la llamada telefónica -si ha sido necesaria- en el taxi, y la gasolina y los gastos de aparcamiento (si fueron necesarios, y tanto en origen como en destino) en el coche privado.
Mientras que cubrir un kilómetro en moto representa, de media, 0,04 euros, en taxi supone 1,8 euros. En el resto de medios de transporte, es similar: entre 0,31 euros por kilómetro del metro y 0,36 euros y 0,37 euros que supone hacerlo en coche y autobús, respectivamente.

Un kilómetro urbano en coche exige 4 minutos en Pamplona y 15 en Alicante y Santander

El precio de los billetes sencillos de bus (tarifa media en las 18 ciudades) es de 0,9 euros por trayecto, aunque oscilan entre los 0,75 euros del billete en Zaragoza y los 1,15 euros de Barcelona. Sin embargo, en todas las capitales hay posibilidades de economizar (tarjeta bonobús, abonos mensuales o anuales, descuentos para estudiantes y jóvenes, jubilados, familias numerosas, personas con bajos ingresos). Además, en algunas ciudades hay billetes combinados o únicos para viajar a un mismo precio y con el mismo billete en bús, metro, tren de cercanías, etc. Y las cuatro ciudades que disponen de metro fijan tarifas similares en sus billetes sencillos: entre 1,15 euros (Barcelona y Bilbao) y 1,1 euros y 1 euro de Valencia y Madrid, respectivamente.

Cuánto transporte público

La dotación de transporte público registra diferencias muy significativas entre ciudades. Madrid, Alicante y Barcelona disponen de más de 18 asientos de bus urbano cada mil habitantes, mientras que en Vitoria y Cádiz hay menos de 10 y Murcia y Santander superan ligeramente esa ratio. /imgs/20051001/img.tema-portada.03.jpg En taxis, Barcelona y Madrid son nuevamente las mejor dotadas: en la ciudad condal hay más de 6 taxis cada mil habitantes, en Madrid son 5, y Sevilla y Valencia superan los 3 taxis cada mil habitantes, pero Murcia, Vitoria y Pamplona apenas llegan a uno.

En cuanto a los horarios de funcionamiento de los buses, destacan los de Sevilla y Valencia ( más de 21 horas diarias), Bilbao y Cádiz (superan las 19). Sin embargo, en Murcia y Oviedo sólo transitan 16 horas y media al día. Por lo que respecta a la dotación de buses ecológicos (disponen de un motor con una emisión de contaminantes significativamente inferior a los exigidos por las normas europeas), la situación es muy mejorable: apenas uno de cada cuatro autobuses que circulan por nuestras ciudades utilizan combustibles ecológicos o poco contaminantes. La mejor situación se encontró en San Sebastián y Cádiz, ciudades en la que casi toda la flota de autobuses utiliza carburantes ecológicos, Valladolid (tres de cada cuatro buses son ecológicos) y Oviedo (el 55%). En el otro extremo, figuran las ciudades de Alicante, Granada, Murcia y Zaragoza, donde ninguno de sus buses urbanos usa combustibles que puedan denominarse ecológicos.

Tampoco el despliegue de carriles bus en las ciudades estudiadas es precisamente elogiable: A Coruña, Cádiz y Santander no cuentan siquiera con un solo tramo reservado y delimitado específicamente para el transporte público de viajeros. Y otras tres ciudades sólo cuentan con 2 ó menos kilómetros de carril bus. Destacan positivamente Barcelona y Madrid (un centenar de kilómetros) y Valencia (72 kilómetros).

Las mayores facilidades para los discapacitados (y para personas que conducen carritos de niño) en el transporte público se vieron en Oviedo (todos los buses estaban adaptados), Murcia, Madrid, Barcelona, Málaga, Alicante y Zaragoza, con más del 80% de sus buses adaptados mediante rampas de acceso, plataformas elevadoras o acceso de piso bajo. Donde menos se ha pensado en las necesidades de estos usuarios es en Santander y A Coruña, con apenas la mitad de los buses adaptados, aunque en la capital cántabra está previsto que toda la flota de autobuses urbanos esté adecuada a principios de 2006. En los taxis, la situación es muy mejorable en general, si bien más aún en Alicante (no hay ningún “eurotaxi”, así se denomina a los adaptados), mientras que en A Coruña, Barcelona, Málaga, Valencia, Sevilla, Zaragoza y Madrid menos del 1% de la flota facilita el acceso a personas en silla de ruedas o con carritos para niños. En Pamplona los taxistas sí han pensado en estos colectivos: casi el 10% de los que circulan son eurotaxis, mientras que en Vitoria los taxis adaptados representan cerca del 6% de la flota).

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones