Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: El precio de los buenos propósitos

Cumplir los deseos formulados a fin de año acarrea un coste que a menudo sirve de excusa para justificar su fracaso. Sin embargo, siempre hay alternativas más baratas

Aprender idiomas

“Happy New Year!” en lugar de “¡feliz año nuevo!”

En un país en el que la mitad de sus ciudadanos mayores de 25 años no habla ninguna lengua extranjera, es muy probable que con el nuevo año broten las ganas y las urgencias por aprender o mejorar un idioma, en la mayoría de los casos con el objetivo de responder afirmativamente a esta pregunta: “Do you speak English?” (¿Hablas inglés?).

Claro que, una vez más, la distancia entre el dicho y el hecho es considerable. Según las estadísticas europeas, éste es el propósito que con mayor frecuencia se desmorona. La desidia, la falta de resultados inmediatos y la sensación de estar estancados en su aprendizaje son los principales motivos que explican el abandono. Aprender inglés requiere tiempo, fuerza de voluntad, curiosidad y una cantidad nada despreciable de dinero.

En el caso de lograr una de las escasas y muy demandadas plazas en una escuela oficial de idiomas, el desembolso no sería excesivo, entre 65 euros y 140 por curso lectivo. Nada que ver con los cerca de 500 euros que cobra el British Council por un único trimestre aprendiendo inglés. En una posición intermedia, aunque no por ello barata, se encuentran las clases particulares, que también cuestan lo suyo. Cuanto mayor es la especialización del idioma, por ejemplo si es comercial o business, y menor es el grupo de alumnos, más cara es la hora. Su precio va de los 15 euros de las sesiones más habituales, y los 30 de las más especializadas.

Sin embargo, las nuevas tecnologías también se abren un hueco en la enseñanza del inglés. Nacen así nuevas fórmulas de aprendizaje y, lo que es más importante, a coste cero.

Por la ‘face’ (o por la cara)

Gratis, con libertad total de horarios y adaptada a las necesidades de cada alumno, así es la formación on line de inglés. El inconveniente es que la mayoría de ellos no otorgan diplomas ni certificados cuando se finalizan, aunque muchos incorporan test y ejercicios para que el estudiante compruebe que ha aprovechado la experiencia. El usuario puede, por tanto, ampliar su formación, pero no acreditarla. La web mansioningles.com imparte una enseñanza muy completa: un total de 54 lecciones estructuradas en niveles de iniciación, básico e intermedio. Al finalizar cada uno, el estudiante realiza un test de evaluación que le permite verificar su aprendizaje. En curso de inglés online (http://www.curso-ingles.com/) se accede a un tutorial completo de la gramática inglesa. Una de sus ventajas es que el estudiante puede elegir en un listado los conceptos gramaticales que necesite reforzar y realizar los ejercicios correspondientes. Se completa con un interesante apartado dedicado al inglés comercial, de utilidad para quienes necesiten conocer este idioma por su trabajo. Son sólo dos ejemplos. Pero hay muchos más. Para mejorar la pronunciación, parte elemental en cualquier idioma, resulta muy útil la web Forvo.com. Es una original red social donde sus integrantes aportan pronunciaciones de palabras en inglés, y en otros muchos idiomas también, con el fin de que otros escuchen cómo se dice de forma correcta.

A ello se suman las redes de intercambios de idiomas. Por Internet o por otros medios (en tablones de anuncios de academias, escuelas…) personas interesadas en practicar inglés contactan con otras que desean mejorar su castellano o cualquier idioma que ofrezca el otro miembro del intercambio. Los encuentros pueden celebrarse cara a cara si ambos residen en la misma ciudad, a través de chats, skype o, si se prefiere, también es posible intercambiar la tradicional correspondencia.

My Language Exchange (www.mylanguageexchange.com), que lleva en línea desde 2000 y cuenta con más de un millón de usuarios, conversationexchange.com o intercambiodeidiomas.com son una pequeña muestra de la oferta tan variada que hay en estos momentos. Si se recurre a este sistema, conviene pactar todo por adelantado: frecuencia de los encuentros, duración, compromiso para practicar los dos idiomas… Es aconsejable además no bajar la guardia. Al fin y al cabo se va a tratar con personas desconocidas o de las que no se tiene mucha información. Por este motivo, lo más apropiado para los primeros encuentros es quedar en sitios conocidos junto con amigos u otros acompañantes.

Claves para cumplir los nuevos propósitos

  • Objetivos realistas y medibles. No hay que caer en el error de formular los nuevos propósitos de forma genérica. El objetivo debe ser medible. Si la meta es hacer más deporte, lo más apropiado sería que el propósito fuera realizar ejercicio media hora al día o el tiempo que se desee. De lo contrario, es muy fácil caer en el autoengaño.
  • De uno en uno. Es preciso ser realistas, no conviene intentar a la vez dejar el tabaco, aprender inglés y aprobar el carné de conducir. Es probable que no logre ninguna. En lugar de eso, conviene centrar las energías en uno de los objetivos, y cuando se haya conseguido seguir con el siguiente.
  • Metas en el tiempo. Resulta útil y muy motivador plantearse horizontes en el tiempo -tres semanas, 30 días, dos meses…- así el propósito resulta asumible y sus resultados verificables.
  • En compañía. Hacer partícipes del reto a la familia y a los amigos es un verdadero estímulo para no cejar en el empeño y para evitar las recaídas o los abandonos.
  • Margen de error. Antes de iniciar la transformación, hay que mentalizarse de que habrá recaídas y conatos de abandono. Lo que importa saber es que fallar y recuperarse forman parte del proceso.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones