Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuestados más de 1.900 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer sus hábitos de consumo de juguetes : El gasto medio en juguetes por niño será de 70 euros

Uno de cada cuatro encuestados asegura que alguna vez ha tenido dudas acerca del juguete que tenía que comprar

Sin presupuesto previo

Aunque es una herramienta que ayuda a ahorrar, lo cierto es que casi la mitad de los encuestados por la revista confirma que no elabora un presupuesto previo que incluya todo lo que se gastará en juguetes. Frente a ellos, tres de cada diez encuestados asegura que siempre lo hace. Aunque no es una práctica muy común, lo cierto es que ahora son más las personas (en el caso de esta encuesta, uno de cada cinco) que se plantean plasmar en un papel cuáles serán sus gastos en juguetes. Con todo, los más previsores en este sentido son andaluces (un 40% aseguran que siempre hacen un presupuesto previo), catalanes y madrileños (35% en ambos casos). Por sexo, una de cada tres mujeres encuestadas hace dicho presupuesto frente a uno de cada cuatro hombres a los que se ha preguntado.

Se haga o no un presupuesto previo, la mitad de los encuestados coinciden en señalar que los juguetes que se comprarán son los elegidos por los niños; pero siempre supervisados por un adulto. Por su parte, uno de cada cinco encuestados asegura que deja libertad al niño para que elija el que prefiera, al contrario que uno de cada tres adultos que deciden ser ellos mismos los que se decanten por uno u otro regalo. Una vez escuchados los deseos de los más pequeños, en la medida de lo posible, siete de cada diez encuestados se decantará por juguetes que sean útiles, frente a uno de cada cuatro consumidores que asegura que adquirirá aquellos regalos que los niños les pidan (sin tener muy en cuenta el gasto que eso suponga). Para los que piensan en su bolsillo, apenas un 13% comprará menos juguetes caros, un 12% se fijará en aquellos con descuento y un 9% reducirá sus compras compulsivas. Los más concienciados en este sentido son los hombres de entre 20 y 44 años. Además de pensar en hacer un presupuesto previo, los andaluces son los que en mayor medida piensan en el ahorro, ya que intentan reducir sus gastos por capricho, se decantan por juegos con descuentos o más económicos.

Comprar por adelantado

El 92% de los encuestados, en el momento en que respondieron a la encuesta, consideraban que era demasiado pronto para comprar los juguetes; al contrario que para un 8% de ellos que a fecha de hoy ya había adquirido alguno o todos de los juegos. Aunque la mayoría de los encuestados no espera a estar de lleno en la Navidad sino que a finales de noviembre o principios de diciembre ya se pone en marcha; los motivos principalmente esgrimidos son en este orden, evitar que se agoten las existencias de ciertos juguetes, no tener que «sufrir» las aglomeraciones en los comercios durante esos días festivos, porque resulta más barato comprar con algo de antelación y por tener mayor oferta de productos donde elegir. Eso sí hay un porcentaje considerable (3%) de consumidores al que no le importa comprarlos entre la multitud los días previos a las fiestas.

Después de comprar...

El 97% de los encuestados por la revista admite que los niños tienen más juguetes de los que necesitan. ¿Pero qué hacer con todo lo que los niños no utilizan por desinterés o porque ya han crecido? Hay varias opciones:

  • Donar: es una de las mejores formas de reutilizar: bien a un hermano menor, amigo o familiar, bien a otros niños que no tienen medios para adquirirlos. Evidentemente, no se pueden dar juguetes rotos o estropeados, por ello, es importante enseñarles a los más pequeños a conservar y cuidar bien sus muñecos, coches o juegos.Existen diversas entidades o asociaciones que recogen juguetes donde se pueden regalar juguetes usados: desde parroquias, ayuntamientos y hospitales, hasta ONGs o campañas para la recogida de juguetes promovidas por otras instituciones.
  • Reciclar: los juguetes también se pueden reciclar para que no acaben en lugares inadecuados, separando sus diferentes componentes: plásticos, cartón, metal, vidrio, etc. Hay varias formas de hacerlo:

    • Si son juguetes electrónicos o eléctricos (como las consolas de videojuegos, libros parlantes, juguetes con melodías, muñecas que hablan o tienen luz), hay que quitarles las pilas y tirarlas al contenedor correspondiente.
    • No es correcto tirar los juguetes de plástico al contenedor amarillo. Deben llevarse a los ecoparques o puntos limpios: allí se podrá valorar su separación por materiales y su posterior tratamiento.
    • Los juguetes rotos de cartón plastificados no se pueden depositar en los contenedores de color azul. Si el cartón está plastificado o incluye piezas de otros materiales, debemos retirarlos previamente o si esto no es posible, debemos llevarlo al ecoparque. Sólo si está hecho exclusivamente de cartón o papel puede desecharse en el contenedor azul.
    • Tampoco deben dejarse en los contenedores azules las cajas de los juguetes con el corcho y/o las bolsas de plástico dentro. Hay que separar convenientemente cada material y depositarlo en su correspondiente contenedor.
    • Siempre que sea posible, conviene reutilizar el papel de regalo tantas veces como se pueda. Es una manera de ahorrar dinero y de consumo de papel.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones