Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Encuestados más de 1.900 consumidores de 9 comunidades autónomas para conocer sus hábitos de consumo de juguetes : El gasto medio en juguetes por niño será de 70 euros

Uno de cada cuatro encuestados asegura que alguna vez ha tenido dudas acerca del juguete que tenía que comprar

¿Afecta la crisis a la ilusión?

Tres años de crisis invitan a mirar el bolsillo continuamente, incluso en Navidad. De hecho, aunque dos de cada tres personas consultadas por EROSKI CONSUMER consideren que su desembolso económico en juguetes será igual que el del año anterior, otro 31% asegura que variará. ¿Pero ese presupuesto será mayor o menor? En general, son más los hogares que afirman que será menor (uno de cada cuatro personas entrevistadas). Los motivos son variados: un 41% argumenta que su desembolso será menor por la crisis y quiere ahorrar; un 25% dice que el aumento de los precios provoca tener que hacer recortes; un 13% por problemas económicos o de empleo; un 12% por problemas económicos y un 8% porque a lo largo del año ha realizado otros gastos que le impiden tener un presupuesto mayor. En este sentido, los valencianos, castellano manchegos y andaluces son, entre las nueve comunidades, los que en mayor proporción consideran que su desembolso en juguetes será menor este año, fundamentalmente por la crisis y la necesidad de ahorrar.

Únicamente un 7% de los encuestados considera que su gasto en juguetes será mayor. Un 45% cree que se debe a las fechas navideñas, un 34% porque comprando lo mismo, este año parece que está todo más caro; y un 21% porque ha mejorado su situación económica. Por comunidades, los madrileños y baleares son los que en mayor proporción (un 9%) creen que su desembolso aumentará, fundamentalmente porque dicen que este año todo está más caro.

Falta información pedagógica

Sobre el papel, las claves para dar con el juguete «perfecto» parecen fáciles para los encuestados: que sea seguro para el pequeño, adecuado para su edad, que en su fabricación se haya respetado lo máximo posible el medio ambiente, que cuente con una garantía que certifique su calidad, si cuenta con instrucciones de uso o si bien, fomenta valores adecuados para el desarrollo de los niños… Pero al intentar ponerlas en práctica uno de cada cuatro encuestados por la revista asegura que alguna vez se ha sentido perdido y ha tenido dudas acerca del juguete que tenía que comprar. Interrogantes que se multiplican cuando el juguete en cuestión es educativo, un videojuego o de tipo eléctrico.

La mayoría de los encuestados (el 88%) se fija en si el juguete
es adecuado a la edad del niño

Aun así, ocho de cada diez encuestados afirma que se fija en las advertencias de seguridad que aparecen en el juguete. Además, siete de cada diez tienen en cuenta si el producto puede resultar tóxico para el niño o si las piezas son demasiado pequeñas y el niño se las pueda llevar a la boca, con el consiguiente peligro. Con todo, los encuestados que más se preocupan en materia de seguridad viven en Cataluña, Comunidad Valencia y Madrid; aunque no puede decirse lo mismo de los navarros, cuyos porcentajes están ligeramente por debajo de la media.

Afortunadamente, es mínimo el porcentaje de consumidores (no llega a un 7%) que ha sufrido algún percance por la mala seguridad del juguete. Además de en criterios de seguridad, la mayoría de los encuestados (el 88%) se fija en si el juguete es adecuado a la edad del niño (el 91% de los catalanes encuestados y el 84% de los manchegos) y un 74% se preocupa por si el juego fomenta la creatividad, imaginación o desarrollo del pequeño (para un 81,6% de los vascos preguntados y un 69% de los manchegos encuestados). A esto hay que añadir que casi un 70%, de media, se fija en si en el envoltorio aparece un indicativo de garantía de la CE; mientras que solo uno de cada tres se centra en la composición del juego, su lugar de fabricación o si tiene instrucciones de uso.

Errores en la compra

A menudo se cometen errores en el momento de comprar los juguetes de los más pequeños y hay algunos que son muy comunes y se repiten con frecuencia:

  • No leer bien las etiquetas: en ellas se indican las condiciones de uso, el contenido y las indicaciones de seguridad. En ocasiones no se les da suficiente importancia, aunque se pueda estar poniendo en peligro la seguridad del niño.
  • Dejarse influenciar por la publicidad: hay que explicarles a los niños que hay otros juguetes que aunque no salgan por la tele también resultan divertidos y educativos.
  • No tener en cuenta los deseos de los niños o solo hacerles caso a ellos: hay que buscar un término medio, es decir, conocer y escuchar las peticiones de los más pequeños, a la vez que se les enseñan otras alternativas más adecuadas. Aun así, siempre hay que buscar la variedad, no se deben adquirir juguetes parecidos, ya que el niño debe tener diferentes experiencias de juego.
  • Regalar juguetes no adecuados para la edad del niño, en función del sexo o que no transmitan los valores deseables: los juguetes tienen que responder a las necesidades de crecimiento del pequeño, deben ser libres y sin connotaciones violentas, racistas y/o sexistas.
  • Regalar muchos juguetes: el exceso de juguetes causa en los niños una falta de interés. En ocasiones, se compran de forma impulsiva sin saber lo que realmente se compra. Pero antes de regalar un juguete hay que pensar si lo necesita o es el más adecuado para el niño.
  • Comprar juguetes instructivos pero aburridos: aunque los juguetes son un excelente recurso para que el niño aprenda, además tienen que ser desenfadados y divertidos.
  • No regalar juguetes a los niños mayores e incluso a personas adultas: el juego y los juguetes son necesarios para el desarrollo educativo de los niños en todas sus etapas de la infancia, no sólo en las primeras. Y también sirven para mejorar la calidad de vida de las personas de todas las edades, favoreciendo habilidades y reforzando aprendizajes.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones