Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Análisis del gasto familiar en 17 comunidades autónomas, así como de la renta media percibida y las carencias materiales de los hogares : El gasto familiar crece tímidamente por primera vez en seis años

Cada hogar desembolsó en 2014 una media de 27.000 euros; el 59% lo destinó a vivienda, a alimentación y transporte

Ingresos, dificultades y privaciones de las familias

Los ingresos disminuyen

Cada hogar ingresó de media 26.154 euros en 2013, un 2% menos que el año anterior (cuando la renta media era de 26.700 euros) y un 13% menos que en 2006 (se percibieron unos 30.000 euros de media).

En este sentido, las familias que más dinero ingresaron son las compuestas por dos adultos con uno o más niños dependientes (los menores de 18 años y las personas de 18 a 24 años económicamente inactivas para las que al menos uno de sus padres es miembro del hogar). En total, percibieron más de 31.200 euros, a diferencia de los 14.500 euros de las familias integradas por una sola persona. Al igual que la renta media general, por tipo de hogar, estos ingresos también han caído, desde 2008, entre un 7% y 10%.

Por comunidad autónoma, los hogares que más dinero ingresaron en 2013 fueron los vascos, 34.240 euros. Los extremeños, por su parte, fueron quienes menos percibieron, poco más de 19.300 euros. La diferencia entre unos y otros es de un 77%.

En un año (entre 2012 y 2013), las caídas más fuertes ha sido las de las rentas medias de los hogares extremeños y murcianos (en ambos fue un 8%). Por su parte, entre 2008 y 2013, descendieron de forma más precipitada los ingresos medios de las familias cántabras (un 23%) y, de nuevo, las murcianas (un 20%).

La dificultad de llegar a final de mes

Dos de cada tres familias reconocen que, en 2014, llegaban a fin de mes con dificultades, el 37% de ellos aseguraba incluso que con muchas dificultades. El tipo de hogar que mayores problemas tuvo fue el compuesto por un adulto y uno o más niños dependientes (el 81%).

Por comunidades autónomas, los hogares canarios y los andaluces destacan por ser los que más complicado lo tuvieron el año pasado en este sentido (en torno al 80% admitía llegar con dificultades a final de mes), al contrario que los navarros, (el 35%).

En ocho años, la situación no ha cambiado en exceso. En 2006, el 61% de los hogares ya aseguraba tener dificultades para llegar a fin de mes. Y, de nuevo, se repetía la tendencia de que fuesen los hogares compuestos por un adulto con uno o más niños dependientes los que mayores problemas tuvieron.

Aun así, resulta característico que, en tan solo un año, haya aumentado en 10 puntos porcentuales la proporción de hogares con un adulto con uno o más niños dependientes con serias dificultades para llegar a fin de mes: ha pasado de un 48% en 2013 a un 58% en 2014.

Sin viajes ni imprevistos

A pesar de que se haya reactivado tímidamente el consumo, las familias aún se privan de muchas cosas. Por ejemplo, un 45% de los hogares no puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año (un 6% más que en 2006) y otro 42% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos (un 9% más que hace 8 años). Además, alrededor del 7% no puede permitirse disponer de un ordenador personal (un 4% menos que en 2006) o de un automóvil (apenas ha variado la proporción en ocho años).

Entre otras carencias más graves, un 11% no puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada (sin cambios con respecto a 2006), otro 10% ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad, etc.) en los últimos 12 meses (ha aumentado del 5% al 10% en ocho años) y un 3% no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días (la proporción ha bajado 1%).

Por tipos de familias, las compuestas por un adulto con un niño dependiente o más destacan sobre el resto. Un 62% de ellas no pueden permitirse irse de vacaciones ni tampoco tienen la capacidad para afrontar gastos imprevistos. Un 22% ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda en los últimos 12 meses, un 16% no puede permitirse disponer de un automóvil y el 13% tampoco de un ordenador personal. Además, casi un 7% no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado al menos cada dos días.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones