Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

: De la música al silencio

La elección de los auriculares y el modo de usarlos son dos factores determinantes para conservar la salud de los oídos

De los más nocivos a los menos peligrosos

La elección de los auriculares y el modo de usarlos son dos factores clave para conservar los oídos sanos a largo plazo.

Los internos o intracanales son los auriculares más perjudiciales para la salud auditiva, porque se colocan más cerca del tímpano y, por lo tanto, aumenta el nivel de presión acústica. Cuando se introduce uno de estos dispositivos dentro del oído el volumen de aire que queda entre el auricular y la membrana timpánica (tímpano) es menor. Y al reducir el volumen, aumenta la potencia de la música o sonido que se escucha (así un volumen de salida de 115 decibelios puede subir a 125 decibelios) y esta mayor potencia lesiona la cóclea.

Entre los auriculares internos, cabe precisar lo siguiente:

  • Los ear-buds no suelen aislar muy bien del ruido exterior. Para compensarlo, el usuario tiende a elevar el volumen de la música, un gesto que repercute en su salud auditiva.
  • Los intra-auriculares, que se ubican más hacia adentro, en el canal auditivo, son los más perjudiciales para los oídos, al reducirse aún más el espacio que media entre estos y el tímpano. Este escaso margen de volumen de aire incrementa todavía más la potencia del sonido, lo que pone en riesgo la audición de sus usuarios. Se dice de estos auriculares que, al quedar en el interior del oído, favorecen un mejor aislamiento del exterior y que no es necesario recurrir a un volumen tan elevado. Sin embargo, los expertos remarcan que se trata de un planteamiento erróneo, porque la elevación del volumen no depende del diseño del auricular, sino de su impedancia y del reproductor.
  • Los externos, ya sean supra-aurales o circumaurales, son los menos nocivos, porque se colocan por fuera de la oreja y esto significa que quedan más separados del tímpano. El volumen de aire que media entre los auriculares y esta parte del oído es de entre 3 y 4 centímetros cúbicos (cm3), a diferencia del cm3 o 1,2 cm3 que queda si se introduce un auricular intracanal en el oído.

Los auriculares externos son los menos nocivos

El hecho de que los auriculares, según la calidad del aire, sean abiertos o cerrados no tiene ningún impacto en la salud auditiva, según los expertos. En el caso de los cerrados, puede ocurrir que se generen más resonancias y se produzca una mayor sensación de la audición de las frecuencias graves, pero estas no lesionan el oído, mientras que sí lo hacen las frecuencias agudas.

¿Cuál es, por lo tanto, la elección más segura de un auricular, según los expertos? La de un auricular de diseño supra-aural y de impedancia alta. Como queda separado por un volumen de aire superior al que dejan los auriculares intracanales registrarse una alta impedancia, se necesita una potencia menor de salida del sonido.

Protección extra para los usuarios de auriculares

Las personas que no saben salir de casa sin sus auriculares deben saber que para proteger su salud auditiva las opciones son limitadas, aunque hay algunas:

  • Uso de un filtro acústico: es una especie de audioprótesis que se hace a medida y que se coloca en el orificio del oído, lo que permite aislarse del sonido circundante y atenuar ciertas frecuencias. Lo llevan profesionales como los músicos de orquesta, los disc jockeys o los corredores y los mecánicos de Fórmula 1, que deben soportar un ruido de 148 dB. Pero los usuarios de reproductores de música con auriculares solo pueden utilizarlos con auriculares supra-aurales, ya que el espacio del conducto auditivo queda ocupado por este filtro protector que se coloca dentro del canal auditivo.
  • Elegir un reproductor con la salida de audio limitada de fábrica: la única forma de protegerse que tienen los usuarios de auriculares intracanales es elegir reproductores que tengan la salida del sonido limitada. Este es el caso de los Ipod, con la salida de sonido limitada desde fábrica, de modo que, para desbloquearla, hay que acceder a las funciones avanzadas de estos aparatos. Actualmente, el límite establecido por la legislación europea para la salida de sonido de los reproductores de audio portátiles es de 100 decibelios, pero se plantea reducirlo aún más para proteger a los consumidores.
  • Pruebas de audición: si uno se excede con el uso de los auriculares puede someterse de manera periódica a pruebas de audición o audiometrías, como las audiometrías de alta frecuencia, que constituyen una muy buena prueba preventiva de la sordera. A diferencia de las audiometrías estándares, que estudian frecuencias de 12.000 Hz, esta explora frecuencias de hasta 18.000 Hz. Estas frecuencias de 18.000 Hz son las correspondientes a los tonos agudos, los primeros que se pierden cuando se daña la audición. Pero esta prueba es muy costosa y todavía hay muy pocos equipos en España que la realicen.

Consejos para protegerse de los auriculares

  1. Escuchar música a un volumen más bajo, ya que se puede oír bien sin necesidad de que el sonido se irradie fuera de los auriculares.
  2. Si se pone la música a un volumen elevado, conviene reducir el tiempo de exposición a media hora.
  3. Si se escucha la música a todo volumen hay que someterse a revisiones periódicas de audición, para saber si se está dañando el oído o no.
  4. Utilizar equipos de música de calidad que permitan limitar el nivel de salida del sonido.
  5. Escuchar música a un máximo de 90 decibelios (lo que ya constituye un nivel alto), pero ni a 100 ni a 110 decibelios.

Fuente: Josep Gou, audioprotesista, profesor de la Escuela de Audioprotesistas ETCP-Clot y responsable de audioprótesis de la Fundación Widex.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones