Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

VIAJAR SEGUROS CON NIÑOS : La duda eterna: ¿en autobús?

MOVERSE EN FAMILIA ES UNA AVENTURA. RESULTA ALGO DIFÍCIL -LA PACIENCIA DEL PROGENITOR MÁS TRANQUILO SE PONE SIEMPRE A PRUEBA- Y, A VECES, NI LOS MAYORES SABEN DE QUÉ MANERA DEBEN Y PUEDEN VIAJAR LOS PEQUEÑOS. PARA QUE SU SEGURIDAD SEA LO PRIMERO, PON EN PRÁCTICA ESTAS INDICACIONES.

La duda eterna: ¿en autobús?

Paran cada dos horas, no te puedes levantar, no todos tienen baño y no suelen tener silla para viajar con niños menores de 12 años, como la Kidy Bus (la primera homologada para usar en Europa), que sería lo idóneo. El Reglamento General de Circulación apunta que, en los vehículos destinados al transporte de pasajeros de más de nueve plazas, los niños de más de 3 años tienen que emplear sistemas de retención homologados. Y si no los hay, usarán los cinturones de seguridad, siempre que sean adecuados a su talla y peso. Instalar la sillita del coche o un arnés, como en el avión, resulta una alternativa, pero siempre tiene que ir bien sujeta al asiento.

Si eliges este medio de transporte, que para menores de cuatro años suele ser gratuito, lo conveniente es que sea cómodo y tenga baño. En el caso de que necesites que tu hijo viaje solo, habrá que preguntar a la compañía a partir de qué edad pueden hacerlo con tu autorización o si existe la posibilidad de solicitar un servicio de canguro (habitual en servicios de clase con personal auxiliar). En trayectos internacionales, los jóvenes de entre 16 y 18 años necesitan pasaporte y autorización policial para viajar.

SINÓNIMO DE COMODIDAD: EL TREN

Seguro, confortable y hasta económico. En los viajes de AVE, Avant y media y larga distancia de Renfe, los menores de cuatro años que no ocupen sitio no pagan, pero requieren de “billete gratuito de niño”. Si no han cumplido 14 tienen descuentos especiales. No hace falta silla especial ni cinturón de seguridad, aunque Mikel Garrido considera que se debería dar la opción para ir más seguro.

Los baños suelen contar con cambiadores de bebés y puedes moverte con tu hijo, pero las sillas y carritos deben ir plegados, pues se consideran equipaje de mano. Solo podrán ir abiertos en las plazas para personas con discapacidad, cuando no estén ocupadas. Si vas solo con un bebé en carrito y con maleta, al comprar el billete solicita el servicio gratuito Atendo, disponible para viajeros con discapacidad o movilidad reducida. Te facilita el tránsito por las estaciones, así como la subida y bajada de los trenes, excepto en Cercanías y Feve.

Y si el que va solo es tu hijo, debe tener entre 6 y 13 años, viajar en clase Preferente (o en Club, si el tren dispone de ella) y su tren debe llegar antes de las 22.00 horas. Pero hay más requisitos: un adulto comprará el billete al menos 48 horas antes de la salida, elegirá el menú y se presentará junto al menor 30 minutos antes. El niño será recogido en destino por la persona indicada en el documento que autoriza el viaje.

SI RESERVAS CON TIEMPO: EL AVIÓN

Tranquilidad. Viajar en avión es rápido, pero con niños resulta caro (siempre pagan, un 10% de la tarifa como mínimo) y requiere de tiempo para reservar billetes contiguos, facturar, pasar controles, embarcar los primeros o los últimos… lo que puede resultarles pesado. Los bebés pueden volar a partir de los dos días de vida, pero lo recomendable es que lo hagan con una semana en vuelos cortos y con tres en los de larga duración. Tienen derecho a su propio equipaje de mano, incluidos sus medicamentos, leches y productos de aseo que, como líquidos que son, deberán cumplir la correspondiente normativa.

Algunas aerolíneas ofrecen cunas para vuelos intercontinentales, pero, como su número es reducido, lo mejor es avisar cuanto antes de que se viajará con un lactante. Aun así, podrás disponer de un arnés que se sujeta a tu cinturón, un sistema “muy incómodo” para el bebé, critica Garrido, además de “inseguro”. Los niños pueden llevar su silla infantil de coche, pero antes deberá ser homologada por la compañía, o el conocido arnés Cares, una sujeción de cuatro puntos desmontable que se sujeta al asiento y al cinturón.

Entre los 5 y los 12 años pueden viajar solos, pero cada compañía tiene sus requisitos. Reserva este servicio con al menos un día de antelación, llega a aeropuerto con tiempo y, por supuesto, permanece en él hasta que el vuelo haya despegado. El niño recibirá una bolsa con el billete, su documento de identidad, la autorización de sus padres y una ficha de identificación con los datos de contacto de la persona que le recogerá en el destino.

MÁS DE UN SERVICIO: EL BARCO.

Ir de crucero en familia está de moda incluso con bebés, y hay muchas ofertas. Como norma general, la edad mínima está en seis meses para cruceros regulares y en 12 para especiales, como travesías transatlánticas. Puede que la propia naviera te facilite cunas, carritos, bañeras… y hasta canguro, pero lo mejor es que confirmes con la compañía qué servicios ofrecen y su coste. Al reservar, insiste en que la ubicación sea la más adecuada para que tus hijos no se mareen y duerman a gusto.

En el caso del ferry, los niños de corta edad (1-2 años, depende de la empresa) pueden ir en brazos de sus padres, y apenas pagar las tasas y poco más. Hasta los 13 tienen descuentos en la tarifa y con 15 pueden viajar solos con el DNI en territorio nacional. En algunos casos, tienes posibilidad de cambiadores, tronas e incluso cunas plegables. Y algunas navieras ofrecen hasta cinturones de seguridad “no adaptados a menores”, apunta el presidente de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil. Pero siempre te quedará llevar el SRI de tu hijo para que vaya seguro de Ibiza a Mallorca.

DOCUMENTADOS

  • Cumplidos los 14 años, siempre con DNI.
  • Menores de 14 años acompañados por sus padres: pueden viajar por España sin documentación, pero es preferible hacerlo siempre con el Libro de Familia.
  • Menores de 18 años: necesitan el DNI para desplazarse por la UE o el espacio Schengen; en el resto de los países, el pasaporte y, en algunos, también visado, incluso familiar, por lo que antes habrá que consultarlo en la embajada o consulado. Y tanto si viajan fuera del país solos, como con uno de sus padres o acompañados por otros adultos, deberán justificar la salida con los correspondientes documentos.

ASÍ VIAJAN LAS FAMILIAS ESPAÑOLAS

  • Vehículo propio: 90,9%
  • Avión: 14,2%
  • Tren: 6%
  • Vehículo de alquiler: 4,7%
  • Barco: 3,2%
  • Autocaravana: 2%
  • Autobús: 1,3%

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones