Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Economía doméstica > Servicios y Hogar

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

Aire acondicionado : Cuando el calor aprieta...

La industria de la climatización mueve en España más de 1.400 millones de euros y vende casi un millón de equipos domésticos anuales

Bomba de calor

Es la opción para quien necesita un aparato de aire acondicionado en verano y un sistema de calefacción en invierno. Aunque la inversión inicial resulte en torno a un 25% superior a la de otros aparatos de aire acondicionado, se puede amortizar en poco tiempo ya que permiten alcanzar unos ahorros energéticos en torno al 30-40%.

La gran ventaja de la bomba de calor reside en su eficiencia energética en calefacción, puesto que es capaz de aportar más energía que la que consume, aproximadamente entre 2 y 3 veces más. Esto es así porque el equipo recupera energía gratuita del ambiente exterior y la incorpora como energía útil para calefacción. Los modelos que podemos encontrar son de gran variedad, como los modelos de ventana, los portátiles que se pueden transportar de un lugar a otro, las consolas compactas de aspecto estético y elegante, o los equipos «multi-split» que son más decorativos, permiten regular de forma distinta cada habitación y aprovechan mejor la potencia contratada.

Instalación del aire acondicionado

Es importante contar con el permiso de la comunidad de vecinos para instalar el compresor fuera, y en cuanto a la parte que va dentro de la casa, debemos estar dispuestos a agujerear paredes por las que deben discurrir los tubos, aunque se disimulan con canaletas. Un inconveniente de estos aparatos es que en regiones muy cálidas en las que el compresor permanece en contacto con temperaturas muy altas, las averías son más frecuentes, pues debe realizar mucho más trabajo. Otro aspecto importante: la instalación del aire acondicionado, excepto el de aparatos portátiles, requiere de los servicios de un albañil, que realizará la obra necesaria para la colocación de los tubos, y de un profesional que conectará el aparato. Los establecimientos que venden estos electrodomésticos ponen en contacto a sus clientes con personal especializado en este tipo de instalaciones, pero no está de más asegurarse de que realmente son expertos. Además, el coste que hay que añadir al precio del aparato supone, de media, unos 300 euros, cantidad muy a tener en cuenta en el presupuesto disponible.

Claves para acertar en la compra

  • Realice la compra con suficiente antelación. Es probable que a partir de julio y, sobre todo, en agosto, el mercado esté saturado y no se puedan instalar todos los aparatos que se compren. Además, cuanto más tarde se adquiera, es más probable que los precios suban.
  • A la hora de elegir entre un equipo u otro, tenga en cuenta la zona climática en la que vive, las dimensiones de la vivienda, la orientación de las paredes, el número de personas que habitan la casa, el aislamiento de su vivienda, etc.
  • Calcule sus necesidades. Si va a necesitar calefacción durante el invierno, puede que sea mejor comprar un equipo de aire acondicionado con bomba de calor. Será más económico.
  • Intente que un técnico visite el lugar en el que se ha de instalar el aparato antes de la compra para conocer exactamente las posibilidades de instalación del mismo y que le aconseje sobre la cantidad de frigorías y el aparato más conveniente.
  • Compare precios. No se conforme con la primera oferta. Solicite toda la información por escrito para conocer todo lo que incluye el precio y en caso de incumplimiento poder realizar la reclamación correspondiente.
  • Sepa de antemano todos los detalles y características del aparato, así como los de su instalación, y si el IVA está incluido en el precio final.
  • No elija aparatos más grandes ni más potentes de lo que necesita. Estará tirando dinero y malgastando energía.
  • Asegúrese de que el modelo elegido tiene termostato con lectura numérica de temperatura y sensores de ambiente con programador de tiempos y temperaturas. Un grado más de frío puede implicar un 8% más de consumo.
  • No olvide que los aparatos tienen que ser instalados por profesionales. Pida presupuesto de instalación. El coste de ésta depende de varios factores, como la zona donde el aparato se va a instalar, la distancia entre las zonas de instalación, si sólo es necesario hacer agujeros o hay que hacer obras de más envergadura, entre otros.
  • Exija una factura detallada para no tener problemas ante cualquier posible reclamación. Si la instalación no está incluida, pida otra factura a los instaladores.

Frescos sin salirse del presupuesto

  • A la hora de comprar un aparato de aire acondicionado, tenga en cuenta que, para el mismo nivel de prestaciones, hay aparatos que consumen hasta un 60% más de electricidad que otros.
  • Un aparato de aire acondicionado de 3.000 frigorías/hora que funciona constantemente durante una hora consume alrededor de 1’4 kWh, lo que equivale, aproximadamente, a 0’08 euros. Una plancha consume casi el doble.
  • Instale la unidad exterior en las fachadas norte o en patios sombríos. Protéjala de la luz solar directa instalando un tejadillo por encima.
  • Procure que no quede muy separada la unidad exterior de la interior porque cuanto mayor sea la distancia, mayor será el consumo.
  • Evite que los electrodomésticos que generan calor se encuentren en las habitaciones refrigeradas y que el termostato esté próximo a focos de calor como bombillas, radiación solar, etc.
  • Regule el termostato del aire acondicionado a 25º C como máximo. Cada grado que disminuya la temperatura, aumentará el consumo de energía un 8%, pero no el confort. Además, las dolencias pulmonares y de garganta por la adaptación a ambientes muy contrastados de temperatura están más que demostradas.
  • En cualquier caso, una diferencia de temperatura con el exterior superior a 12ºC no es saludable.
  • Para dormir es suficiente una temperatura entre los 15º y los 17º C, aunque los niños y personas mayores pueden necesitar algo más.
  • Instale un termostato si su aparato de aire acondicionado no lo tiene incorporado o si no proporciona información precisa sobre la temperatura.
  • Apague el aparato de aire acondicionado unos minutos antes de irse a la cama, la sensación térmica perdurará durante un tiempo por la inercia térmica del ambiente y no consumirá energía. Por la mañana no lo encienda hasta que la casa esté ventilada.
  • Cuando el calor apriete, cierre las ventanas expuestas a la luz solar directa, con persianas o contraventanas. Ahorrará hasta un 30% de energía y conseguirá un ambiente agradable en menos tiempo.
  • Con la instalación de toldos y acristalamientos adecuados, así como aislando adecuadamente los muros y techos, también puede tener un ahorro energético de más de un 30%.
  • No deje las puertas y ventanas abiertas, el aparato estará trabajando constantemente y el consumo será mayor.
  • En verano, procure tener la casa en penumbra durante el día (sin que exija encender las luces). Igualmente, es conveniente instalar toldos y persianas en el exterior y cortinas y/o visillos en el interior. Impiden las radiaciones directas del sol y disminuyen las necesidades de refrigeración.
  • Limpie regularmente los filtros (cada dos semanas). Un filtro sucio, además de empeorar la calidad del aire, aumenta el consumo.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones