Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa >

La primera comunión : Celebraciones más "caseras"

Realizar un presupuesto, comparar precios y no dejarse influir por el consumismo compulsivo son aspectos básicos para aminorar el gasto de esta celebración, que ronda los 3.000 euros

Celebraciones más "caseras"

En los últimos tiempos, la fiesta de la primera comunión se extiende más allá del banquete con animaciones de payasos o monitores de tiempo libre, cuyo coste puede elevarse en torno a los 300 euros. En algunos casos, los padres agasajan a sus pequeños con viajes a parques temáticos como Eurodisney, Portaventura o Warner Bros, lo que implica contar con un presupuesto adicional de entre 200 euros (si sólo se visita el parque) o unos 1.000 euros si hay que pagar alguna noche de hotel. Cuando se debe prescindir de este tipo de gastos, un recurso puede ser hacer una fiesta posterior al día de la comunión sólo con los amiguitos del pequeño en algún centro comercial con juegos infantiles o en el propio domicilio del protagonista.

Regalos y complementos

La mayoría de los regalos que recibirán los niños correrán a cargo de familiares. Sin embargo, una serie de complementos, como fotos o recordatorios, engordan un poco más la factura de los padres. Un albúm de fotos ronda los 300 euros y el vídeo los 200 euros. Los tradicionales recordatorios (unos 50, según el número medio de invitados) pueden superar los 200 euros. Para ahorrar en esta partida, se puede solicitar a algún familiar que haga de fotógrafo y cámara improvisado. Los recordatorios, por su parte, pueden hacerse caseros. Incluso pueden ser el regalo de algún pariente cercano con conocimientos de diseño.

Los obsequios en dinero en efectivo pueden
ayudar a sufragar la celebración

En cuanto a los regalos de familiares, puede ser de gran ayuda sugerir que obsequien al niño con dinero en efectivo (que se puede emplear para ayudar en el coste de la celebración) o con presentes útiles y prácticos como ropa, equipamiento escolar o deportivo, libros didácticos… Conviene evitar que reciban regalos no acordes con su edad como móviles (no recomendados hasta los catorce años).

La opción del crédito

Las familias que desean celebrar una primera comunión por todo lo alto y en esos momentos no tienen el dinero necesario pueden recurrir también a la financiación ajena, es decir, pedirle un préstamo al banco. El primer escollo que deberán superar, no obstante, es ser considerados un cliente solvente (para lo que las entidades valorarán sus ingresos mensuales, su estabilidad en el trabajo, los otros créditos que tengan suscritos…). Si se consigue el “sí”, la familia deberá asumir que asumir que la celebración se encarecerá en torno a un 10-12%, de media, el tipo de interés que aplican en estos momentos bancas y cajas de ahorros en sus préstamos personales.

Si, por el contrario, se recibe un “no” por respuesta, las opciones que se pueden barajar son varias, entre ellas, la de aplazar la Primera comunión hasta que la economía familiar se encuentre un poco más saneada. Según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), una de cada tres familias aplazará la celebración al próximo año a la espera de que mejore la situación económica.

Cómo evitar una comunión ruinosa: consejos

  • Planificación: preparar un presupuesto y estudiar con qué cantidad de dinero se puede contar para la celebración es útil para evitar endeudamientos innecesarios.
  • Huir de estereotipos sociales, como el consumismo compulsivo: actuar con sentido común es fundamental. Los niños son protagonistas ese día y así deben sentirse, pero sin verse excesivamente rodeados de prácticas consumistas. La sencillez no está reñida con la diversión y el buen gusto.
  • Buscar y comparar: a la hora de elegir traje y menú del banquete es fundamental comparar costes en varios establecimientos y valorar siempre la relación calidad-precios.
  • Reserva anticipada: como con las vacaciones, suele ser más económico reservar el sitio del banquete con cierta antelación. Conviene preguntar si el establecimiento elegido cuenta con menús para niños.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones