Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Edición impresa > Educación > Extraescolar

Los datos, informaciones, interpretaciones y calificaciones que aparecen en esta información corresponden exclusivamente al momento en que se realizaron y tienen, por tanto, una vigencia limitada.

: Clases particulares: sólo una ayuda coyuntural

Conviene entenderlas como una solución temporal, que concluirá una vez se obtengan los resultados deseados

Si quiere ayudar a su hijo en los estudios...

  • Infórmese de todo lo relacionado con su colegio. No sólo de las notas, también son importantes sus problemas con los compañeros o de relación con los profesores. El niño debe sentir que sus estudios son un asunto que interesa.
  • Muestre predisposición y atienda sus necesidades y preguntas en casa, pero nunca le haga el trabajo.
  • Jamás le haga sentirse inútil o culpable, ni le compare con sus hermanos o amigos.
  • No amenace ni castigue. Apueste, sobre todo, por la persuasión y la estimulación, y celebre sus éxitos, por mínimos que sean.
  • Evite transmitir mensajes negativos del tipo «eres un mal estudiante» porque puede llegar a creérselos y bloquear su desarrollo posterior.
  • Incentive su curiosidad por la cultura, por el saber en general. Si falta este interés por aprender, el estudio se convierte en una mera obligación, una actividad impuesta.
  • Para aprender a estudiar hay que aprender a organizarse. Diseñe junto a su hijo un horario de estudio de forma clara sobre una hoja y cuélguelo en un lugar visible.
  • Prepare un lugar adecuado de estudio. Ha de ser siempre el mismo, porque esto facilita la ambientación y la disposición a estudiar. Si su hijo trabaja cada día en una habitación distinta le será más difícil la concentración al no asociar este lugar con la actividad del estudio.
  • Para concentrarse en el estudio debe estar cómodo: ropa holgada, postura relajada, luz adecuada, espacio suficiente, ausencia de ruidos…
  • No debe de dedicar al estudio diario de una misma materia mucho tiempo seguido, aunque el tiempo concreto variaría según la edad del estudiante (entre 10 minutos y 30 minutos).
  • No presione demasiado a su hijo con el cumplimiento del horario, lo importante es que él lo encuentre útil, aprenda a respetarlo paulatinamente y adquiera un hábito de estudio.
  • Es muy importante que su hijo perciba que el estudio no es cosa de niños, sino un verdadero trabajo que exige concentración, esfuerzo y constancia.
  • Conviene que empiece por la asignatura más difícil, ya que al inicio del estudio estará más descansado y con más tranquilidad.
  • El estudio requiere de técnica. Debe aprender a subrayar, a hacer esquemas, resúmenes, cuadros sinópticos, a tomar apuntes, a organizar los repasos y a preparar los exámenes.
  • No se trata de memorizar la lección y repetirla como un loro. Es muy importante que el alumno comprenda lo que estudia, reflexione sobre ello y memorice las ideas de la lección, que después deberá expresar con palabras distintas de las del libro.
  • Una buena manera de comprender lo que se lee es tener un diccionario a mano para averiguar el sentido correcto de las palabras que no se entienden.

Paginación dentro de este contenido

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones